Suráfrica: Directrices actualizadas sobre PTMH siguen estando por debajo de estándares internacionales, según expertos

Keith Alcorn

El Departamento de Sanidad Surafricano ha publicado esta semana unas nuevas directrices nacionales referentes a la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo (PTMH). Sin embargo, activistas y médicos afirman que se sigue dejando a Suráfrica en una posición rezagada a este respecto, al nivel de los países más pobres y con menos recursos.

Suráfrica no adoptará el tratamiento descrito como “más eficaz” por las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -hechas públicas en agosto de 2006-, consistente en que las madres sigan un curso de siete días con zidovudina (AZT) y lamivudina (3TC) después de recibir la dosis única de nevirapina (NVP) en el momento del parto, sino que sólo prevén que se suministre AZT al bebé (y no a la madre) en la semana posterior al alumbramiento. El documento de las directrices surafricanas no hace referencia a un tratamiento posparto con AZT para las madres.

La OMS realizó sus recomendaciones en 2006, apoyándose en el argumento de que el empleo conjunto de dos análogos de nucleósido ofrecería una mejor protección frente al desarrollo de resistencia a NVP por parte del virus de la madre al ir disminuyendo los niveles de este fármaco en la semana posterior al parto. Las directrices de la OMS señalan, asimismo, que un metanálisis de estudios ha demostrado que el uso de los dos fármacos por parte de madres y bebés también reducía el riesgo de transmisión del VIH en mayor medida que la utilización de AZT solo.

El pasado mes, la Sociedad Médica Surafricana del VIH criticó el hecho de que no se recomiende el uso de AZT/3TC en las directrices del país, aunque el responsable del Departamento de Salud dedicado al SIDA, el doctor Nomonde Xundu, declaró a Health-e que Suráfrica seguiría las directrices internacionales ajustándolas a “la situación nacional”.

El doctor François Venter, presidente de la Sociedad Médica Surafricana del VIH declaró: “Somos un país de ingresos medios que se comporta como si fuera un caso perdido desde el punto de vista económico.”

Ruanda, que se ve obligada a financiar la mayor parte de su sector sanitario a partir de ayudas internacionales, ya empezó a implementar el régimen posparto de AZT/3TC para madres y bebés en septiembre de 2005.

Las nuevas directrices surafricanas también obvian las recomendaciones de la OMS respecto a que debería considerarse la posibilidad de suministrar terapia antirretoviral de gran actividad (TARGA) a todas las mujeres embarazadas que presenten un estadio 3 de la infección (según la clasificación de la OMS) y con un recuento de CD4 inferior a 350 células/mm3.

Nuevas recomendaciones surafricanas

Mujeres con recuentos de CD4 inferiores a 200 células/mm3 o en un estadio 4 de la infección (según la clasificación de la OMS): Inicio de una terapia antirretroviral (TARV) de tres fármacos para la propia salud de la madre, en consonancia con las directrices nacionales, y comienzo de profilaxis con cotrimoxazol (CTX).

Mujeres que ya tomaban antirretrovirales cuando se confirmó su embarazo: Si estaban tomando efavirenz, cambio a nevirapina en el primer trimestre. Si el embarazo se confirma después de ese momento, ya no es necesario el cambio de efavirenz, aunque es recomendable examinar la presencia de posibles anomalías en el feto por si ha sufrido efectos adversos debidos a la exposición a efavirenz durante su primer trimestre de formación.

Madres que no requieren terapia antirretroviral para su propia salud: Inicio de de terapia con AZT en la semana 28 o lo antes posible a partir de ese momento, a menos que presenten anemia, y tomar una dosis única de nevirapina en el momento del parto.

Bebés: Una dosis única de nevirapina después del parto y AZT durante siete días. Este curso de tratamiento deberá prolongarse a 28 días si las madres recibieron zidovudina o TARGA durante menos de cuatro semanas durante el embarazo o si la madre tomó sólo una dosis única de nevirapina.

Deberían consultarse con las madres las opciones de alimentación de los bebés y debatir con cada mujer la aceptabilidad, posibilidad, asequibilidad, sostenibilidad y seguridad (AFASS, en sus siglas en inglés) de la alimentación con leche maternizada, existiendo la recomendación de dar el pecho exclusivamente en caso de que no se cumplan los criterios de AFASS.

Las directrices se pueden descargar desde el sitio web del Departamento de Sanidad Surafricano: http://www.doh.gov.za/docs/policy/pmtct-f.html.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD