Sentencia del Tribunal Supremo británico concede derecho a recibir atención gratuita en NHS a solicitantes de asilo rechazados

Michael Carter

El Tribunal Supremo británico ha tomado una decisión que implica que las personas seropositivas, cuya petición de asilo haya sido rechazada, tienen derecho a recibir tratamiento y atención para el VIH durante el tiempo que permanezcan en el Reino Unido.

La sentencia, hecha pública el 11 de abril por el magistrado Mitting, implica que cualquier persona que pueda demostrar ser “residente ordinario” en el Reino Unido tiene derecho a recibir tratamiento gratuito en el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés).

El magistrado Mitting sentenció que todas las personas que buscaban asilo a las que se les concedió una admisión temporal en el Reino Unido (en el puerto de entrada, o más tarde, en una oficina de inmigración), y cuya petición haya sido rechazada, se encuentran en el Reino Unido de forma legal y, por tanto, son “residentes ordinarios”. Todas las personas que solicitan asilo deberían recibir cuidado gratuito por parte del NHS hasta que abandonen el país.

El caso que puede sentar precedente implicó a un palestino solicitante de asilo, al que en el NHS se le denegó el cuidado gratuito para una enfermedad hepática crónica porque su hospital consideró que no residía de forma legal en el Reino Unido. La causa fue apoyada por organizaciones de caridad del VIH, incluyendo National AIDS Trust.

En la práctica, la sentencia significa que prácticamente todas las personas con VIH en el Reino Unido tienen derecho ahora a recibir terapia y atención para tratar el virus. La terapia gratuita en un hospital o con un médico de cabecera puede asegurarse aportando un formulario denominado IS96, que reciben todos los solicitantes de asilo cuando plantean por primera vez su reclamación.

Hay otras categorías de personas, que están legalmente en el Reino Unido, que también son consideradas como “residentes ordinarios” y con derecho a recibir atención gratuita en el NHS, como por ejemplo las personas que entraron en el país con un visado válido y solicitaron una ampliación del mismo o un permiso para permanecer en el Reino Unido antes de que el visado expirase. Pero las personas que han sobrepasado el periodo del visado y no han solicitado asilo, así como aquéllas totalmente indocumentadas, no están cubiertas por esta sentencia y no tienen derecho a recibir tratamiento y atención gratuitos.

El Departamento de Salud puede apelar la sentencia, pero las normas del NHS implican que, una vez que un visitante extranjero ha iniciado un curso de tratamiento, éste puede mantenerse mientras la persona permanezca en el país. Una persona con VIH podría no necesitar tomar terapia antirretroviral, sino simplemente recibir cuidado en una clínica y realizarse pruebas para monitorizar la evolución de su infección.

La sentencia también podría tener implicaciones para los solicitantes de asilo rechazados a los que se les reclama los costes de su cuidado en el NHS. En efecto, la decisión judicial implica que nunca se les debería haber pedido ningún dinero y, por tanto, no se les puede reclamar. Además, las personas que hayan pagado, pueden pedir la devolución de lo que hayan entregado.

Sin embargo, el juez rechazó la afirmación de que el tratamiento en el NHS constituía un derecho humano. Dijo que cualquier interpretación de la ley se justifica en este caso para desalentar el “turismo sanitario.”

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD