Saquinavir/r tiene eficacia similar y mejor perfil de lípidos que lopinavir/r en pacientes naive: resultados ínterin de GEMINI

Gus Cairns

Los resultados precoces de una comparación “de igual a igual” de saquinavir potenciado con lopinavir potenciado (Kaletra) sugiere que ambos fármacos alcanzan un nivel de supresión virológica similar, pero que la toma de saquinavir resulta en una cantidad significativamente menor de casos de aumento de lípidos.

El ensayo GEMINI (patrocinado por Roche, que comercializa saquinavir como Invirase) es un estudio abierto, internacional, de 48 semanas de los dos fármacos en 337 pacientes que nunca han recibido antirretrovirales con anterioridad (pacientes naive). Los otros fármacos en el régimen fueron tenofovir y FTC (Truvada).

En el VIII Congreso Internacional de Glasgow sobre Terapia Farmacológica en la Infección por VIH (Reino Unido), se presentaron datos ínterin a la semana 24 de los 150 primeros  pacientes inscritos.

En los resultados virológicos en cuestión correspondientes a un análisis tipo “intención de tratar”, el 75,3% de los pacientes con lopinavir alcanzaron cargas virales inferiores a 50 copias/ml frente a 69,4% de los pacientes que recibían saquinavir. La diferencia no fue estadísticamente significativa (p=0,427). Los resultados para cargas virales inferiores a 400 copias/ml fueron del 83,6% para lopinavir (LPV) y del 80,6% para saquinavir (SQV).

De los 150 pacientes, un 47% (LPV) y 42% (SQV) eran mujeres, la edad mediana fue de 36 años y presentaban un estado bastante avanzado de la infección. La mediana del recuento de células CD4 fue de 121 células/mm3 (LPV) y 134 células/mm3 (SQV) y la carga viral fue de 5,1-5,2 log (entorno a 150.000). El 30% de los pacientes que tomaban lopinavir tuvieron un recuento de células CD4 inferior a 50 células/mm3 mientras que en el caso de los que tomaban SQV fue del 24%. Más de la mitad (57%) de los pacientes con LPV tuvo cargas virales superiores a 100.000 copias/ml mientras que sólo fue así en el 43% de los pacientes con SQV.

En un análisis tipo “sobre tratamiento”, contabilizando sólo a los pacientes que permanecieron en el tratamiento asignado, el 85,9% de los pacientes con LPV y el 79,4% de los pacientes con SQV alcanzaron cargas virales inferiores a 50.

Se produjeron 16 interrupciones (22%) en el brazo de saquinavir, de las cuales dos se debieron a eventos adversos, incluyendo una muerte (un accidente en barca) y 17 (22%) con lopinavir, de las cuales cuatro se debieron a eventos adversos. También se incluyó una muerte, relacionada con los fármacos: una mujer tailandesa interrumpió su tratamiento a la semana 17 debido a un aumento de las enzimas hepáticas, ascitis e ictericia y murió por fracaso hepático a la semana 24. Al inicio, tenía una función hepática ligeramente anómala, pero no tenía coinfección por hepatitis B o C.

Hubo siete pacientes que fueron contabilizados como fracasos virológicos, dos con lopinavir y cinco con saquinavir. No obstante, hay que destacar que la definición de fracaso virológico fue de una carga viral por encima de 400 copias/ml tras 16 semanas de ensayo, de modo que los pacientes sólo han tenido 8 semanas para entrar en esta definición.

El presentador Jihad Slim afirmó que uno de los pacientes con fracaso con lopinavir y tres con saquinavir presentaban una pobre adhesión, mientras que el otro fracaso con lopinavir presentó una diarrea grave. Entre los dos fracasos de adhesión a saquinavir hubo un paciente con una carga viral al inicio de 24 millones, de modo que en este caso, 16 semanas quizá no fueron tiempo suficiente para alcanzar un nivel indetectable. El nivel de adhesión fue similar entre los dos brazos, alcanzando el 83%-85% de los pacientes una adhesión completa.

Hasta el momento, la única diferencia significativa entre los dos brazos de tratamiento es la proporción de pacientes con aumentos de lípidos. La proporción de pacientes al inicio con elevación de lípidos superior a grado 1 fue de 17% (SQV) y 13% (LPV). A la semana 24, esto había aumentado al 21% (SQV) y 38% (LPV) y esta diferencia fue estadísticamente significativa (p=0,036).

En detalle, los pacientes presentaron aumentos de colesterol de 21 mg/dl (SQV) y 29 mg/dl (LPV); los aumentos de triglicéridos fueron 29mg/dl (SQV) y 83 mg/dl (LPV). La proporción de pacientes con elevaciones de triglicéridos superiores a grado 1 (400mg/dl,  que sugiere el uso de una terapia de reducción de lípidos) fue 0% y 4% al inicio para SQV y LPV respectivamente; a la semana 24, estos valores fueron del 1% con SQV pero del 13% con LPV.
 
En términos de eventos adversos significativos en general (grados 2-4), los sufrieron el 48% de los pacientes con SQV y el 58% de los pacientes con LPV; esta diferencia fue debida en gran medida a intolerancia gastrointestinal (13% con SQV y 23% con LPV: se produjeron dos interrupciones debidas a eventos de intolerancia gastrointestinal en el brazo LPV).
 
Roche ya está dando una significativa publicidad al ensayo GEMINI en la conferencia, aunque un participante en la presentación en directo preguntó sobre la necesidad de publicar en absoluto los resultados ínterin cuando el ensayo no ha ofrecido señales significativas de seguridad o potencia.

Referencia: Slim J et al. Saquinavir/r (SQV/r) BID vs lopinavir/r (LPV/r) BID plus emtricitabine/tenofovir (FTC/TDF) in ARV-naive HIV-1 infected patients: GEMINI study. Eighth 8th International Congress on Drug Therapy in HIV Infection, abstract PL 2.5, Glasgow, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD