Se eleva a dos tercios el porcentaje de hombres gays que se han sometido alguna vez a la prueba del VIH en el Reino Unido

Roger Pebody

A fecha de 2007, dos terceras partes de los hombres gays del Reino Unido se habían realizado una prueba del VIH al menos una vez, lo que supone un aumento respecto a menos del 50% en 2002. Sin embargo, este hecho no ha conducido a un desvelado generalizado del estado serológico al VIH a las parejas sexuales, según los hallazgos del último sondeo Gay Men’s Sex Survey.

El sondeo también evidenció que, si bien el número de hombres consciente de la existencia de profilaxis post-exposición (PPE) había aumentado en gran medida, sólo el 3% había intentado realmente acceder a la misma tras una práctica sexual de riesgo.

El mencionado sondeo anual emplea un cuestionario disponible en internet (promovido por diversos sitios web comerciales, de promoción de la salud y comunitarios, relacionados todos con la población gay) y en una versión en folleto (distribuida por organizaciones que trabajan en la promoción de la salud). En 2007, se recibieron 6.205 respuestas válidas de hombres gays o bisexuales que vivían en el Reino Unido.

El equipo de investigadores advierte que un sondeo anual transversal (tipo “foto fija”) no resulta ideal para medir los cambios en el tiempo. Las organizaciones que promueven el sondeo y los puntos donde se distribuyen los formularios han cambiado de año en año, al igual que las proporciones de encuestas completadas por internet y en papel.

De todos modos, la muestra de internet está menos sujeta a estas variaciones y se considera más representativa de la población gay más amplia que la muestra en papel. Por estos motivos, los siguientes datos se determinaron únicamente a partir de las respuestas recibidas por la Red.

En 2001, el 46% de los hombres se había hecho al menos una prueba del VIH. Este porcentaje aumentó al 49% en 2002, para ir incrementándose de forma sostenida al 62% en 2006 y el 66% en 2007.

Los varones que menos probabilidades tuvieron de haberse sometido alguna vez a la prueba del VIH fueron los de etnia blanca británica o de origen asiático, los de menor edad, los que no mantenían una relación y los que tendían a vivir lejos de las mayores ciudades con población gay.

Al aumentar el número de hombres que han realizado al menos una prueba, la proporción de diagnósticos de VIH también lo ha hecho. Así, ha pasado de un 4% en 2001 a algo menos del 10% en 2007.

En ocasiones, se ha sugerido que podría existir un beneficio en términos de prevención frente al VIH por el hecho de que más hombres realizaran la prueba y posteriormente desvelaran su estado serológico a sus parejas sexuales. Sin embargo, estos datos no parecen indicar que este tipo de conversación sea generalizado.

Al considerar los varones que practicaron sexo ocasional en el último año, más de la mitad nunca preguntó a sus parejas si tenían VIH (57%) o comentaron su propio estado serológico (54%).

Los hombres no diagnosticados de VIH fueron menos propensos a preguntar o hablar del virus que los que sí tenían un diagnóstico. El 21% de los hombres seropositivos siempre revela su estado serológico a las parejas casuales, el 46% lo hace en ocasiones y el 32%, nunca.

Los hombres con un mayor número de parejas sexuales fueron más proclives a preguntar, o desvelar, el estado serológico al VIH alguna vez.

Profilaxis post-exposición

La encuesta también evidencia que el 56% de los participantes había oído hablar de PPE. Esta cifra ha aumentado respecto al 22% en 2003 y el 38% en 2005, probablemente como resultado de las diversas campañas de sensibilización.

Aunque algo más de la mitad de los encuestados conocía el propósito de la PPE y que debería iniciarse a las pocas horas de la exposición sexual, sólo un tercio sabía que se trataba de un ciclo de tratamiento de un mes con fármacos antirretrovirales.

Además, un número incluso menor era consciente de los aspectos prácticos necesarios para acceder a este servicio. La mayoría de los encuestados no sabía que debería estar disponible en la mayor parte de los hospitales del Reino Unido o que, en la práctica, puede ser difícil de encontrar.

Asimismo, el número de hombres que realmente intentó conseguir acceder a la PPE sigue siendo limitado. Sólo el 3,4% de los encuestados (212 hombres) lo habían intentado y el 2,4% (146 hombres) la habían llegado a tomar. No obstante, estas cifras son superiores a las registradas en los sondeos de 2003 y 2005.

El equipo de investigadores señala que el motivo de ello no es que los hombres consideren que la PPE no les resulta aceptable. Cuando se preguntó a los encuestados si considerarían la posibilidad de tomar profilaxis post-exposición si creyesen que habían estado expuestos al VIH, sólo un 4% contestó que no.

Referencia: Hickson F, et al. Testing targets: findings from the United Kingdom Gay Men’s Sex Survey 2007. Sigma Research, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD