Los adolescentes con VIH tienen ‘grandes’ necesidades preventivas

Michael Carter

Casi el 50% de la población adolescente con VIH y experiencia sexual entrevistada en EE UU había mantenido relaciones sexuales sin protección desde que recibió su diagnóstico, según informa un equipo de investigadores en la publicación digital avanzada de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Muchas de las chicas se habían quedado embarazadas y pocos participantes revelaron su estado serológico al VIH a sus parejas sexuales.

El estudio incluyó a participantes de entre 13 y 21 años, que habían adquirido el VIH al nacer o por vía sexual.

“Estos dos grupos mostraron una necesidad común de servicios preventivos, incluyendo apoyo en el tema del revelado del estado serológico y de las habilidades de negociación sobre el uso del preservativo”, comentan los autores.

Se inscribió a un total de 166 adolescentes con VIH procedentes de la ciudad de Nueva York, Baltimore y la ciudad de Washington, entre 2002 y 2005. Los participantes cumplimentaron cuestionarios en los que se les preguntó acerca de sus experiencias sexuales (tanto recientes como a lo largo de toda la vida). También se recopiló información relativa al empleo de preservativos y otros métodos de barrera durante el sexo anal, oral y vaginal. Asimismo, se les pidió que facilitaran información de tipo demográfico, que definieran su orientación sexual, afirmaran si consumían drogas y alcohol, si habían practicado sexo para obtener algo a cambio, o si habían sufrido abusos sexuales cuando eran niños.

La mayoría de los participantes (73%) eran de etnia negra, el 53% eran mujeres y el 60% se habían infectado por VIH al nacer. La tercera parte de la muestra (y el 57% de los que adquirieron el virus por vía sexual) definió su orientación sexual como gay, bisexual, u otra.

Los 113 participantes declararon haber practicado sexo alguna vez y 105 adolescentes proporcionaron información detallada sobre su comportamiento sexual. De éstos, 49 (47%) afirmaron que habían practicado sexo sin protección después de su diagnóstico.

La mayoría (72%) de los 105 integrantes del estudio mencionados indicaron que eran sexualmente activos en aquel momento.

Unos 65 adolescentes facilitaron información sobre el uso del preservativo y 41 (63%) afirmaron que habían mantenido sexo sin protección de manera reciente.

En raras ocasiones fue revelado el estado serológico al VIH; los jóvenes no habían informado del mismo al 80% de sus parejas sexuales.

El equipo de investigadores examinó estos resultados con más detalle.

Un total de 45 adolescentes que habían vivido con VIH desde su nacimiento declararon que habían practicado sexo alguna vez y que habían tenido una mediana de tres parejas. La edad en la que tuvieron su primera relación sexual fue de 13 años para los chicos y de 14 para las chicas. Ocho de los 45 participantes afirmaron no haber utilizado nunca preservativos y otros ocho comunicaron que habían sufrido abusos sexuales. De las 24 chicas sexualmente activas, cinco indicaron haberse quedado embarazadas. Ninguno de estos embarazos llegó a completarse.

De los participantes que tenían VIH desde el nacimiento, 23 revelaron haber mantenido una actividad sexual reciente. Se registraron 10 episodios de relaciones sexuales anales, orales o vaginales sin protección. Todas las parejas fueron seronegativas o de estado serológico al VIH desconocido.

De los adolescentes que adquirieron el VIH por vía sexual, 65 declararon haber mantenido una actividad sexual recientemente. La media de edad cuando mantuvieron la primera relación sexual fue de 13 años en el caso de los chicos y de 14 en el de las chicas. Casi la mitad afirmaron haber experimentado un abuso sexual. La mediana del número de parejas sexuales a lo largo de la vida fue de 15.

De estos 65 jóvenes, cincuenta y tres dijeron haber mantenido relaciones sexuales en los últimos tres meses, y treinta y tres, que habían practicado sexo sin protección en ese período de tiempo.

El equipo de investigadores calculó que un total de 24 parejas sexuales de estos jóvenes habían estado expuestas al VIH a través de la práctica de relaciones sexuales sin protección, anales o vaginales.

Tanto en el caso de los participantes infectados por VIH al nacer como en el de los que lo adquirieron posteriormente, el haber practicado sexo sin protección de forma reciente estuvo relacionado de forma significativa con el abuso sexual durante la infancia (cociente de probabilidades ajustado [CPA]: 9,61; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,07 – 86,12; p= 0,04) y con un mejor conocimiento del VIH (CPA: 1,29; IC95%: 1,00 – 1,66; p= 0,048).

Todas las actividades sexuales estuvieron relacionadas con el consumo de drogas (p= 0,02), de alcohol (p= 0,004) y tener un recuento de CD4 entre 200 y 300 células/mm3.

“Casi la mitad de los adolescentes con experiencia sexual habían practicado alguna vez sexo sin protección con posterioridad a saber que tenían VIH”, escribe el equipo de investigadores, que añade: “Más de la mitad de las parejas sexuales recientes se habían visto expuestas al VIH a través de relaciones sin protección (…) además, a muy pocas parejas sexuales recientes les habían dicho que tenían el virus”.

Los autores del estudio concluyen que los adolescentes seropositivos tienen una “gran” necesidad de contar con programas de prevención del VIH orientados a esta población, y creen que sus hallazgos “pueden emplearse en la planificación de las intervenciones eficaces que requieren estos jóvenes pacientes con VIH”.

Referencia: Koenig LJ, et al. Sexual transmission risk behavior of adolescents with HIV acquired perinatally or through risk behaviors. J Acquir Immune defic Syndr, online edition, 2010 (puedes acceder al abstract y el texto de este artículo aquí).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD