El rechazo de un visado atrae la atención mundial sobre las restricciones de viaje a China para las personas con VIH

Michael Carter

La atención mundial se ha centrado en las continuas restricciones para entrar a China que sufren los extranjeros con VIH, después de que el novelista seropositivo Robert Dessaix viera denegada su entrada en el país.

Dessaix pretendía acudir al Festival Literario Internacional de Shanghai y también había sido invitado para pronunciar charlas en Pekín y Chengdu.

La restricción de viaje a China data de la década de 1980, cuando surgió por primera vez la epidemia en el país. Actualmente, es una de las de crecimiento más rápido en el mundo.

El novelista afirmó que se sintió “humillado” e “insultado” por el rechazo de las autoridades chinas a permitirle la entrada.

Las normativas chinas estipulan que todos los visitantes del país, por poco espacio de tiempo, deben declarar que no tienen el VIH. Los que pretendan realizar estancias de seis meses o más tienen que someterse a una prueba.

En 2008, entró en vigor un documento temporal de exención de visado que dejaba a las personas con VIH acudir a los Juegos Olímpicos de Pekín. Se creía que el objetivo del ministro de sanidad era derogar por completo la prohibición antes de la Feria de Muestras que se inaugura el 1 de mayo de este año en Shanghai.

Más de noventa personalidades literarias australianas han firmado una carta abierta protestando por la decisión de las autoridades chinas de prohibir la entrada de Dessaix al país por tener VIH.

Del mismo modo, el anuncio del gobierno de Corea del Sur de que había abolido las restricciones de entrada al país para las personas extranjeras con VIH ha sido descrito como un “gesto vacío”. No se ha aprobado ninguna legislación que haga que el cambio sea vinculante desde el punto de vista legal.

En realidad, la asamblea nacional del país está estudiando un proyecto de ley en el que se contempla la realización obligatoria de pruebas de VIH a todos los extranjeros que deseen trabajar en el país. El borrador de la ley tiene su raíz en el sentimiento antioccidental que existe en Corea del Sur, promovido por el grupo Spectrum, que intenta presentar a todos los extranjeros como infectados por VIH, pederastas y depredadores sexuales. El preámbulo del proyecto de ley proclama: “En la actualidad, el número de extranjeros que trabajan en Corea está aumentando, pero muchos de ellos cuentan con antecedentes penales por delitos de drogas y sexuales o son portadores de enfermedades infecciosas”.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD