Dudas sobre la rentabilidad de las pruebas de HLA-B*5701 en pacientes asiáticos

Michael Carter

Ningún paciente coreano con VIH dio positivo en la prueba para determinar la presencia del gen asociado con la hipersensibilidad a abacavir (Ziagen®, y también en combinación con otros fármacos en Kivexa® y Trizivir®), según señala un equipo de investigadores en la edición de 1 de febrero de Clinical Infectious Diseases.

El estudio viene a confirmar otra investigación que descubrió que la prevalencia de este gen era muy baja en pacientes de origen étnico asiático; asimismo, los autores se cuestionan si los exámenes para detectar la alergia a abacavir resultan rentables en países de Asia, “especialmente en entornos sanitarios con pocos recursos”.

La alergia, o hipersensibilidad, a abacavir constituye un importante efecto secundario de este fármaco. Esta hipersensibilidad se ha relacionado con la presencia en el paciente del gen HLA-B*5701. Las directrices de tratamiento recomiendan que, en el caso de que se considere la administración de este fármaco, se debería realizar antes una prueba para comprobar si la persona tiene este gen. Se han producido casos raros de alergia a abacavir en personas cuyo resultado en la prueba de HLA-B*5701 fue negativo, por lo que es importante estar atento a la aparición de los síntomas de alergia a abacavir en estos pacientes una vez empiezan a tomar el fármaco.

Las personas de origen étnico norteeuropeo constituyen el grupo más propenso a tener este gen. Sin embargo, se ha estudiado poco la prevalencia de HLA-B*5701 en pacientes de origen asiático.

El estudio contó con 534 pacientes coreanos que recibieron atención para el VIH en la Universidad de Seúl (Corea del Sur) entre 2003 y 2008. Se reunió información sobre la incidencia de posibles reacciones de hipersensibilidad a abacavir en personas que iniciaron el tratamiento con este fármaco y se registró si los casos se confirmaron posteriormente con la prueba del parche dérmico.

La prueba de HLA-B*5701 se introdujo por primera vez en la clínica en 2007. Los responsables del estudio analizaron la prevalencia de resultados positivos y compararon la prevalencia de los casos sospechosos de reacción de hipersensibilidad a abacavir en el periodo anterior y posterior a la introducción de dicha prueba.

Ningún paciente dio positivo en el test de HLA-B*5701.

Se trató a un total de 150 personas con una combinación de fármacos antirretrovirales que contenía abacavir. De estos pacientes, cincuenta y siete (38%) lo hicieron sin someterse previamente a una prueba para detectar la alergia al fármaco. Un total de 15 pacientes (10%) interrumpió el tratamiento con abacavir en las primeras seis semanas, y siete de ellos lo hicieron por una presunta reacción de hipersensibilidad a este fármaco.

Los investigadores comprobaron que no hubo diferencias en la prevalencia de pacientes que dejaron de tomar abacavir por presuntas reacciones de susceptibilidad entre el periodo anterior (5%) y posterior (4%) a la introducción del examen del gen.

La totalidad de personas que interrumpieron la toma de abacavir por una presunta hipersensibilidad al fármaco se sometió a las pruebas con el parche dérmico y todos los resultados dieron negativo, lo que confirma que ningún paciente había tenido, en realidad, una reacción alérgica al medicamento.

“Este estudio demostró que la presencia del gen HLA-B*5701 fue significativamente menos habitual (0%) en pacientes con VIH de Corea que en los de origen caucásico (6-8%) y afroamericanos (2,5%) de EE UU”, escriben los autores.

También apuntan que sus hallazgos concuerdan con los de investigaciones previas que habían encontrado una prevalencia de HLA-B*5701 inferior al 0,5% en pacientes chinos, coreanos, japoneses y taiwaneses. No obstante, destacan que hay estudios que han evidenciado un mayor nivel de prevalencia del gen en personas de la India (5-20%) y Tailandia (4-10%).

“Se supone que el examen del gen HLA-B*5701 es útil incluso en países con una baja prevalencia del mismo, ya que puede reducir el exceso de diagnósticos de reacción de hipersensibilidad a abacavir”, indica el grupo de investigadores. Sin embargo, los autores también ponen en duda si realmente es así, puesto que las proporciones de pacientes que abandonaron el tratamiento por una presunta alergia al fármaco fueron similares antes y después de introducir este examen. Ninguno de estos pacientes dio un resultado positivo en la prueba del parche dérmico.

En consecuencia, los responsables de este estudio expresan sus dudas respecto a la rentabilidad del examen rutinario del gen HLA-B*5701 en zonas como Corea, donde su prevalencia es baja.

En su lugar, proponen una estrategia alternativa: “La observación clínica podría reemplazar la prueba para examinar la presencia del gen, especialmente en entornos sanitarios con pocos recursos. En ese caso, podría emplearse la prueba del parche dérmico para confirmar de forma retrospectiva la hipersensibilidad a abacavir en los casos en que se sospeche que existe o cuyos síntomas al respecto sean ambiguos”.

Referencia: Park WB, et al. Should HLA-B*5701 screening be performed in every ethnic group before starting abacavir. Clin Infect Dis. 2009; 48: 365-367.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD