Una gran proporción de mujeres con VIH en EE UU revela su estado serológico a su familia

Michael Carter

Las mujeres con VIH son más propensas a revelar su estado serológico al VIH a las féminas de su familia antes que a los hombres, según una investigación estadounidense publicada en la edición de diciembre de 2007 de AIDS Patient Care and STDs.

El estudio también encontró que revelar el estado serólogico a la familia fue más probable en los siete años siguientes al diagnóstico de VIH y que, posteriormente, se estabilizó. La probabilidad de comunicar el estado serológico a la familia no se vio afectada de forma significativa por factores como la progresión de la infección por VIH o la proximidad de los miembros familiares.

Tradicionalmente, en EE UU, se ha contemplado el VIH como una enfermedad que afectaba a hombres jóvenes, pero esta percepción está cambiando poco a poco. En 2005, alrededor del 30% de los nuevos diagnósticos de VIH se produjo en mujeres. La mayoría de ellas provenía de grupos minoritarios.

Muchas personas con VIH temen la reacción que puedan tener las personas a las que revelan su diagnóstico. Tanto las parejas, como los familiares, amigos y las redes comunitarias en general pueden ofrecer apoyo y seguridad emocional, pero a su vez estos efectos positivos pueden verse socavados por el estigma que rodea al VIH.

Por tanto, es posible que el miedo al estigma provoque que las mujeres con VIH no revelen su estado serológico a sus familiares. Sin embargo, la investigación sobre este aspecto social de la infección ha tendido a centrarse en la comunicación del estado serológico a las parejas sexuales.

La investigación que ha examinado la revelación del estado serológico a los familiares sugiere que la mayoría de los casos se produce en torno al primer año tras el diagnóstico de VIH. Sin embargo, otros estudios muestran que la progresión de la infección constituye un factor determinante para realizar dicha revelación, aumentando el número de miembros familiares enterados a medida que el estado de salud de la persona empeora. No obstante, gran parte de esta investigación se realizó antes de la introducción de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y puede que ya no sea aplicable.

Por este motivo, un equipo de investigadores de Ohio (EE UU) diseñó un estudio para ver cuándo las mujeres comunicaban que tenían VIH a sus familiares y el grado de progresión de la infección, las características de la red familiar y las personales de las participantes que pudieran afectar al hecho de revelar el estado serológico.

El estudio contó con un total de 125 mujeres, pero el equipo de investigadores restringió su análisis a aquéllas 117 que declararon tener familia (definida como madre, padre, hermanas o hermanos). La inscripción para el estudio se produjo entre 2001 y 2004, y las mujeres fueron entrevistadas y completaron cuestionarios cada seis meses durante tres años.

El rango de edad de las mujeres estuvo entre 18 y 63 años, la duración de la infección por VIH varió entre uno y 19 años, el 88% adquirió el virus a través de la práctica sexual, el 78% no tenía empleo y un número significativo de mujeres declaró no tener pareja (49%),

Las pacientes mencionaron un total de 339 familiares y el 84% de ellos estaba al corriente de la infección por VIH. Esto supuso un 86% de las madres, un 74% de los padres, un 90% de las hermanas y un 80% de los hermanos.

Las respuestas reunidas por el equipo de investigadores mostraron que las mujeres revelaron su estado serológico a un número significativo de familiares en los seis meses siguientes al diagnóstico de VIH. En ese tiempo, informaron al 67% de las mujeres, al 44% de los padres, al 62% de las hermanas y al 50% de los hermanos. El tiempo medio de revelación del estado serológico al VIH fue de 31 meses cuando se trató de las madres, de 78 meses en el caso de los padres, de 27 meses en el de las hermanas y de 53 en el de los hermanos. El número de familiares al que las pacientes comunicaron su estado serológico aumentó de forma constante a lo largo de los siete años posteriores al diagnóstico de VIH y más adelante se estabilizó.

A diferencia de estudios previos, el equipo de investigadores descubrió que la progresión de la infección por VIH no afectó a la probabilidad de comunicación del estado serológico al virus. Por otro lado, ni la duración del diagnóstico ni el hecho de haberlo recibido antes o después de la era TARGA afectaron a la probabilidad de que se produjera dicha comunicación.

Tampoco influyeron el origen étnico, el nivel de satisfacción con las relaciones familiares o la proximidad de los familiares. Las pacientes fueron un 62% más propensas a informar de su estado serológico a más familiares una vez lo habían contado ya a un familiar.

El equipo de investigadores concluye que: “Los resultados de este estudio sugieren que las mujeres son más propensas a revelar su estado serológico al VIH en los siete años siguientes al diagnóstico y, además, es más probable que lo comuniquen a sus familiares de sexo femenino. Puede ser necesario desarrollar intervenciones orientadas específicamente a las mujeres con el objeto de abordar las evidentes diferencias de género presentes en los patrones de revelado a la familia.”

Referencia: Serovich JM, et al. Women’s HIV disclosure to immediate family. AIDS Patient Care and STDs 21: 970-980, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD