Gilead concede licencias libres de derechos de patente para el uso de tenofovir en microbicidas

Keith Alcorn

Gilead ha concedido autorizaciones sin derecho de patente al Partenariado Internacional por los Microbicidas (IPM en sus siglas en inglés) para emplear su fármaco antirretroviral tenofovir en microbicidas para prevenir la transmisión del VIH, según anunció la compañía esta semana. También se concedió una licencia libre de derechos de patente a CONRAD, una agencia financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU y USAID para llevar a cabo investigación en salud reproductiva y microbicidas.

Gilead ha concedido autorizaciones sin derecho de patente al Partenariado Internacional por los Microbicidas (IPM en sus siglas en inglés) para emplear su fármaco antirretroviral tenofovir en microbicidas para prevenir la transmisión del VIH, según anunció la compañía esta semana. También se concedió una licencia libre de derechos de patente a CONRAD, una agencia financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU y USAID para llevar a cabo investigación en salud reproductiva y microbicidas.

El Partenariado Internacional por los Microbicidas es una sociedad de desarrollo de producto (PDP en sus siglas en inglés) sin ánimo de lucro establecida en 2002 para prevenir la transmisión del VIH a través de la aceleración del desarrollo y disponibilidad de un microbicida seguro y eficaz para su uso de mujeres en países en desarrollo.

Tenofovir ya está siendo probado como un ingrediente en un gel microbicida en un ensayo de fase II realizado por la Red de Ensayos de Prevención del VIH, financiada por el gobierno de EE UU.

Según los términos del acuerdo, Gilead proporcionará tanto a IPM como a CONRAD una licencia libre de derechos de patente para desarrollar y, si resulta eficaz, distribuir tenofovir como microbicida en aproximadamente 100 países de recursos limitados más duramente castigados por la epidemia del VIH. Gilead también facilitará la fabricación de tenofovir a terceros fabricantes para suministrar fármaco a los estudios clínicos en curso durante dos años, periodo tras el cual pueden emplearse otros proveedores, incluyendo fabricantes de genéricos.

Al ser una tecnología dirigida a la mujer, los microbicidas podrían cubrir un importante hueco en la prevención de mujeres incapaces de negociar con éxito la monogamia mutua, el uso de condón u otras prácticas sexuales más seguras. Según el último informe de la ONU sobre la epidemia mundial de SIDA, en cada región del mundo, hay más mujeres que nunca viviendo con VIH/SIDA. Los 17,7 millones de mujeres que viven con VIH/SIDA en 2006 representan un aumento de más de un millón respecto a 2004, lo que hace especialmente urgente la necesidad de herramientas de prevención destinadas a las mujeres.

“La colaboración dentro del campo de los microbicidas es crucial en nuestro éxito final”, afirmó el doctor Henry Gabelnick, Director Ejecutivo de CONRAD. “Es a través de partenariados público-privados y la experiencia combinada de organizaciones como CONRAD e IPM como conseguiremos rápidamente un microbicida eficaz para las mujeres que necesitan urgentemente esta tecnología.”

A IPM ya se le concedió los derechos para desarrollar otro producto antirretroviral en un microbicida. Dapirivina (TMC-120) está comercializado por Tibotec, una división de Johnson & Johnson en 2004.

En esta dirección se puede obtener una visión general (en inglés) de los microbicidas para el VIH en proceso: http://www.aidsmap.com/en/news/E31C54A1-F80E-4155-A2CB-0852AF6A04B6.asp.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt)

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD