Las mujeres coinfectadas por VIH/VHC son más propensas a interrumpir el tratamiento anti-VHC

Michael Carter

La población femenina coinfectada por el VIH y el virus de la hepatitis C (VHC) fue más proclive a experimentar efectos secundarios que condujeron a la interrupción o modificación de la terapia anti-VHC, según advierte un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Los investigadores llevaron a cabo un metanálisis de tres estudios de gran tamaño (ACTG A5071, APRICOT y ARNS HC02 RIBAVIC) que examinaban la seguridad y eficacia del tratamiento contra la hepatitis C en pacientes coinfectados.

Se descubrió que, a pesar de que tanto hombres como mujeres experimentaron un abanico similar de efectos secundarios, la población femenina fue más tendente a interrumpir o abandonar la terapia anti-VHC. Además, estos cambios de tratamiento se produjeron antes en el caso de las pacientes. El tipo de terapia antirretroviral estuvo relacionado con el abandono o la modificación de la terapia.

“Se trata del primer estudio que demuestra que las mujeres con VIH que reciben terapia anti-VHC experimentan un número superior de acontecimientos adversos que requieren la interrupción del tratamiento”, comentan los autores. “El tipo de terapia antirretroviral [TARV] puede constituir un factor de predicción importante de la interrupción del tratamiento y debería examinarse más en profundidad como método para predecir acontecimientos adversos en los ensayos de coinfección por VIH/VHC”, agregan.

Muchos pacientes con VIH están coinfectados por el VHC y la enfermedad hepática relacionada con el virus de la hepatitis C es una causa importante de muerte en estas personas.

Sólo una minoría de los pacientes con coinfección crónica responden a la terapia anti-VHC y muchos no completan el ciclo de tratamiento debido a los efectos secundarios.

La determinación de los factores relacionados con estos acontecimientos adversos y las interrupciones de tratamiento que ocasionan podría ayudar a los médicos a proporcionar un apoyo adecuado a sus pacientes.

Ya se sabía que las mujeres infectadas únicamente por hepatitis C tenían más probabilidades de abandonar el tratamiento. Además, se observaron unas tasas más elevadas de suspensión de la toma del tratamiento en pacientes con VIH tratadas con algunos fármacos antirretrovirales.

En consecuencia, el equipo de investigadores efectuó un metanálisis de tres grandes ensayos sobre tratamiento de la hepatitis C que implicaban a pacientes coinfectados, para ver si el sexo estaba relacionado con un mayor riesgo de interrupción o modificación del tratamiento.

Los estudios se realizaron entre 2000 y 2003 y contaron con 1.376 personas, de las cuales 288 (21%) eran mujeres.

Un porcentaje significativamente superior de mujeres que de hombres (24% frente a 16%; p= 0,003) interrumpió el tratamiento de forma precoz debido a los efectos secundarios.

Los principales motivos para la interrupción del tratamiento (74%) fueron los efectos secundarios generales, como la fiebre, el malestar general y los problemas gastrointestinales. No obstante, el 18% de los pacientes suspendió la toma de la terapia anti-VHC debido a problemas de tipo neuropsiquiátrico.

Aunque las mujeres fueron más propensas que los hombres a interrumpir la terapia por estos efectos secundarios, la frecuencia de los acontecimientos adversos individuales fue similar en ambos sexos.

Entre los factores relacionados de forma significativa con las interrupciones del tratamiento a causa de los efectos secundarios, se incluyó el tener un índice de masa corporal más pequeño en el caso de los hombres (p= 0,04) y recibir un tratamiento basado en inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido [ITINN] en el caso de las mujeres (p= 0,03). La mayor edad fue un factor que también estuvo asociado de forma significativa con el abandono del tratamiento (p <0,0001).

Las mujeres, por otra parte, fueron más proclives que los hombres a experimentar efectos secundarios que condujeron a la modificación del régimen anti-VHC (61% frente a 48%). El hecho de recibir una terapia antirretroviral que contenía zidovudina (AZT) estuvo significativamente relacionado con los cambios de tratamiento en el caso de las mujeres (p= 0,002).

La terapia con el ITINN efavirenz se ha asociado con efectos secundarios de tipo neuropsiquiátrico. Se apreciaron unas concentraciones sanguíneas de este fármaco más elevadas entre las mujeres. El equipo de investigadores sugiere que esto podría explicar por qué la terapia basada en ITINN se ha relacionado con las interrupciones de tratamiento anti-VHC en la población femenina.

Del mismo modo, estudios anteriores revelaron unos mayores niveles de AZT en mujeres, lo que podría explicar la relación entre el tratamiento con este fármaco y las modificaciones de tratamiento en estas pacientes.

“La población femenina tiene más probabilidad de experimentar acontecimientos adversos, que conducen a modificaciones de la dosis en el tratamiento de la hepatitis C y abandonos, en entornos donde existe una coinfección por VIH y VHC”, concluyen los investigadores, que añaden: “Las mujeres que recibieron regímenes que contenían ITINN fueron más propensas a abandonar la terapia, y las que recibían AZT tuvieron más posibilidades de necesitar una modificación de la dosis”.

Referencia: Bhattacharya D, et al. Women experience higher rates of adverse events during hepatitis C virus therapy in HIV infection: a meta-analysis. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, online edition, 2010 (link to abstract and full-text can be found here).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD