Se recomienda no emplear azitromicina para tratar la gonorrea tras seis casos de resistencia de alto nivel en el Reino Unido

Michael Carter

La Agencia para la Protección de la Salud del Reino Unido (HPA, en sus siglas en inglés) ha advertido de la aparición de cepas de gonorrea que presentan unos niveles elevados de resistencia al antibiótico azitromicina.

La advertencia se realizó el 4 de abril de este año y se produce después de que se detectaran seis casos de gonorrea altamente resistente a azitromicina: cinco en Liverpool y otro en Cardiff. Los seis casos estuvieron relacionados con la transmisión heterosexual.

La administración de una dosis única de 1g de azitromicina es uno de los tratamientos recomendados frente a la clamidia, una infección de transmisión sexual (ITS). También existen indicios que muestran que una dosis única de 2g de este fármaco es muy eficaz frente a cepas de gonorrea sensibles al fármaco, pero esta dosificación está asociada a la aparición de molestias estomacales. Es importante señalar que, en el Reino Unido, no se recomienda el uso de azitromicina como tratamiento estándar para la gonorrea.

Desde el año 2002, el Programa de Vigilancia de Resistencia Gonocócica a Antimicrobianos (GRASP, en sus siglas en inglés) ha estado recopilando datos sobre cepas de gonorrea resistentes a fármacos. En 2005, el 2,2% de los casos de gonorrea implicó la presencia de resistencia a azitromicina, aunque en algunas regiones del Reino Unido este porcentaje se elevó al 5%.

Muchos pacientes con gonorrea también tienen clamidia; la HPA avisa de que: “El uso de azitromicina para el manejo de la clamidia podría estar tratando también infecciones por gonococos sin detectar”.

Ninguno de los seis pacientes infectados por gonorrea con resistencia a azitromicina de alto nivel de los que informa la HPA presentaba un historial de terapia con este fármaco. Además, los seis pacientes tenían gonorrea que podía ser tratada con otros antibióticos, como penicilina, ciprofloxacino, espectinomicina, ceftriaxona y cefixima.

La HPA está recalcando al personal médico que no debería emplearse azitromicina para el tratamiento de la gonorrea. Además, aquellos pacientes que recibieron doxiciclina o azitromicina para la clamidia no se deberían considerar como adecuadamente tratados de gonorrea.

Las actuales directrices de tratamiento británicas recomiendan una inyección intramuscular de ceftriaxona o cefixima para la gonorrea, y ésta debería administrarse al mismo tiempo que la terapia para la clamidia en el caso de pacientes con ambas infecciones.

La HPA aprovecha esta advertencia para recordar a los médicos que todos los laboratorios deberían someter las muestras de gonorrea a pruebas de resistencia a ceftriaxona y cefixima (así como a azitromicina, doxiciclina, ciprofloxacino y penicilina) y que se debería informar de los casos de resistencia que se detecten.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD