Carga viral detectable, VHC y cirrosis constituyen factores de riesgo de sufrir trombocitopenia en pacientes con VIH

Michael Carter

La carga viral del VIH, la coinfección por el virus de la hepatitis C (VHC) y la cirrosis son factores todos ellos relacionados con la trombocitopenia en personas que viven con VIH, según pone de manifiesto un equipo de investigadores de EE UU en la edición del 15 de diciembre de 2009 de la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

La presencia de trombocitopenia se relacionó con un peor pronóstico de los pacientes. El grupo de investigadores comenta: "Nuestro estudio demuestra que la trombocitopenia sigue suponiendo un problema clínicamente relevante en la era actual del tratamiento anti-VIH".

Antes de que se dispusiera de una terapia antirretroviral eficaz, la trombocitopenia -un recuento bajo de plaquetas- constituía una complicación frecuente en pacientes con VIH, observándose hasta en el 45% de las personas con sida.

Gracias a la terapia antirretroviral, los pacientes con VIH pueden esperar disfrutar de una vida larga y saludable; asimismo, en la actualidad, muchas enfermedades relacionadas con el VIH son raras.

Sin embargo, la prevalencia y los factores de riesgo de trombocitopenia en la era moderna del tratamiento antirretroviral son aspectos poco estudiados. Es importante lograr una mejor comprensión de la dolencia, ya que no sólo está asociada con problemas hemorrágicos importantes, sino que también puede complicar el tratamiento tanto del VIH como del VHC.

En consecuencia, un equipo de investigadores de Nueva York (EE UU) realizó un estudio que contó con 73 pacientes con VIH que padecían trombocitopenia, los cuales fueron emparejados en cuanto a edad y sexo con otros pacientes con VIH que no tenían un recuento bajo de plaquetas. Todos los pacientes fueron atendidos entre 2004 y 2005.

La totalidad de los personas con trombocitopenia presentaron un recuento de plaquetas por debajo de 100 x 106/L en, al menos, tres ocasiones consecutivas.

Los informes médicos se examinaron de forma retrospectiva para comprobar si algunos factores relacionados con el VIH (tales como la duración de la infección, la carga viral, el recuento de células CD4, y el tipo y duración del tratamiento antirretroviral) estaban vinculados con la trombocitopenia. También se reunió información sobre el estado de infección de los pacientes respecto al VHC. El equipo de investigadores, además, registró si el paciente padecía, o no, cirrosis hepática.

Entre 2004 y 2005, en las clínicas de los investigadores se atendió un total de 2.298 pacientes con VIH, y el 3% fueron diagnosticados de trombocitopenia.

De los 73 casos incluidos en el estudio, el 7% presentaron recuentos de plaquetas muy bajos (inferiores a 10 x 106/L).

La trombocitopenia persistió en cerca de dos tercios de los pacientes y el recuento reducido de plaquetas seguía presente en el momento de la evaluación clínica final.

Los pacientes con trombocitopenia fueron significativamente más propensos a presentar una carga viral por encima de 400 copias/mL (cociente de probabilidades [CP]: 5,3; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,6-17,1; p= 0,006), a estar coinfectados por VHC (CP: 24; IC95%: 1,7-338,4; p= 0,019) y a sufrir cirrosis hepática (CP: 6,1; IC95%: 1,6-22,6; p= 0,007).

El equipo de investigadores encontró que el 98% de los personas con unos niveles de plaquetas persistentemente bajos mostraban, como mínimo, uno de estos factores de riesgo, en comparación con sólo el 53% de los pacientes control. Por otra parte, el 15% de los pacientes caso presentaban los tres factores de riesgo, en comparación con ninguno de los pacientes control.

En los participantes que no tenían VHC ni cirrosis, el tener una carga viral del VIH detectable estuvo estrechamente relacionado con el hecho de sufrir trombocitopenia (21 de 22 pacientes caso frente a 5 de 22 pacientes control; p= 0,006). Por el contrario, entre los pacientes coinfectados por VHC o con cirrosis, la prevalencia de una viremia del VIH detectable no difirió de forma significativa entre los casos y los controles.

Los acontecimientos hemorrágicos importantes fueron significativamente más frecuentes entre los casos que entre los controles (13 frente a 5; p= 0,014). Entre los pacientes con trombocitopenia, estos acontecimientos estuvieron asociados con la cirrosis hepática (p= 0,003).

Además, los pacientes con trombocitopenia fueron de manera significativa más propensos a fallecer que los pacientes control (9 defunciones frente a 0; p= 0,002). No obstante, ninguna de estas muertes se produjo a consecuencia de los episodios hemorrágicos.

"Las replicaciones no controladas del VIH y el VHC estuvieron particularmente vinculadas con una enfermedad hepática avanzada, y se relacionaron de forma estrecha con la trombocitopenia en este estudio", comentan los investigadores.

Hacen hincapié, por otra parte, en que su estudio evidencia que la replicación del VIH -en lugar de la supresión inmunitaria u otras enfermedades asociadas con el virus- constituyó, en sí misma, un factor importante de predicción de un recuento de plaquetas persistentemente bajo. Este hallazgo se suma a la evidencia acumulada del daño que puede causar la replicación del VIH no controlada.

Es probable que la estrecha relación entre la trombocitopenia y la coinfección por el virus de la hepatitis C explique por qué el recuento de plaquetas no mejoró después de iniciar el tratamiento anti-VIH. Los autores también señalan que la hepatopatía avanzada afecta a la capacidad del hígado para elaborar una sustancia clave en la producción de plaquetas.

"La trombocitopenia sigue siendo habitual en pacientes infectados por el VIH y en unos niveles que podrían predisponer a sufrir hemorragias y requerir tratamiento", indican los investigadores.

Asimismo, consideran que sus hallazgos tienen significación clínica y sugieren que, en el caso de que un paciente infectado por VIH tenga trombocitopenia, se compruebe si sufre una enfermedad hepática.

Añaden también que incluso "los grados más leves de trombocitopenia pueden predisponer a sufrir hemorragias y obligar a descartar el uso de interferón pegilado, un aspecto de gran relevancia debido a la gran carga de trombocitopenia que parece deberse a la infección por VHC y la enfermedad hepática asociada".

"La mejor comprensión de los factores de riesgo y la etiología de la trombocitopenia aquí iniciada ayudará a orientar la decisión de si la terapia con antivirales, la de base inmunitaria o la trombopoyética constituirán, en el futuro, unas estrategias de tratamiento inicial adecuadas para las personas con VIH que padecen trombocitopenia", concluyen los autores.

Referencia: Marks KM, et al. Risk factors for thrombocytopenia in HIV-infected persons in the era of potent antiretroviral therapy. J Acquire Immune Defic Syndr. 2009; 52: 595-599.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD