Suplementos de zinc: ¿un método seguro, barato y eficaz de prevenir pérdidas peligrosas de CD4 en pacientes con VIH?

Michael Carter

Los suplementos de zinc reducen de forma significativa el riesgo de que los recuentos de CD4 desciendan por debajo del nivel crítico de las 200 células/mm3, según informa un equipo de investigadores de EE UU en la edición del 15 de junio de Clinical Infectious Diseases.

La toma de dosis diarias de zinc también disminuyó los casos declarados de diarrea.

“Los niveles nutricionales de los suplementos de zinc administrados a los adultos con VIH llevó a que la probabilidad de un fallo inmunitario fuera 4 veces menor”, comentan los investigadores.

Los niveles adecuados de zinc resultan esenciales para una buena función inmunitaria. Sin embargo, la investigación ha evidenciado que hasta el 50% de los pacientes con VIH tienen unos niveles deficitarios de este elemento, lo que se ha relacionado con una progresión más rápida de la infección y un aumento en el riesgo de muerte.

Se ha comprobado que los suplementos de zinc retrasan la progresión de la infección por VIH.

El riesgo de que se produzcan infecciones oportunistas que podrían ser mortales es elevado en el caso de los pacientes seropositivos cuando su recuento de CD4 disminuye por debajo de las 200 células/mm3. Si el recuento de CD4 de un paciente cae por debajo de ese umbral, se considera que está experimentando un fracaso inmunitario. También se considera un fracaso inmunitario el caso de los pacientes cuyo recuento de linfocitos no aumenta tras el inicio de la terapia antirretroviral (TARV).

Un equipo de investigadores de EE UU decidió comprobar si la administración diaria de suplementos de zinc ayudaba a reducir el riesgo de fracaso inmunitario, de desarrollar enfermedades y de muerte en una cohorte de 231 pacientes con VIH en el país norteamericano.

Estas personas fueron distribuidas de forma aleatoria y equitativa para tomar una dosis diaria de zinc (15mg en el caso de los hombres y 12mg en el de las mujeres) o bien un placebo. El estudio se prolongó 18 meses y los participantes recibieron un seguimiento a intervalos regulares.

La media de edad de los pacientes en el ensayo fue de 43 años, el 77% eran de etnia negra y el 73% eran hombres.

El 62% de los participantes tomaban TARV, pero sólo el 29% de estas personas presentaban una carga viral indetectable.

Al final del ensayo, los pacientes que recibieron suplementos mostraron unos niveles de zinc significativamente mayores que los que fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir el placebo (p= 0,047).

El uso de suplementos de zinc resultó seguro y no se describieron efectos secundarios graves.

No se encontraron pruebas de que los suplementos de zinc rebajaran la carga viral. En ambos brazos del estudio se registraron porcentajes similares de pacientes bajo TARV que tenían una carga viral detectable.

No obstante, los autores del estudio descubrieron que los suplementos de zinc redujeron el riesgo de fracaso inmunitario aproximadamente en un 75% (cociente de riesgo [CR]: 0,24; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,10 – 0,56; p= 0,002).

En el momento de entrar en el ensayo, un tercio de los pacientes declararon haber sufrido diarreas en los últimos doce meses y el 12% de ellos afirmaron que habían sido graves. Los suplementos de zinc disminuyeron el riesgo de esta dolencia en un 60% (p= 0,19); el equipo de investigadores encontró un vínculo significativo entre tener unos niveles reducidos de zinc y la declaración de haber padecido diarrea (p <0,001).

No se hallaron pruebas de que la toma de suplementos de zinc redujera el riesgo de muerte. En el brazo de tratamiento murieron 11 pacientes, en comparación con 8 en el brazo de placebo.

Se realizó un análisis al subgrupo de pacientes que tomaban TARV y que tenían una carga viral indetectable. En total, cuatro pacientes experimentaron un fracaso inmunitario; todos ellos tomaban placebo.

Los autores sugieren que los suplementos de zinc previnieron los fracasos inmunitarios gracias a que mejoraron la función de la glándula timo.

Al respecto, concluyen: “Estos hallazgos respaldan la recomendación del uso de la terapia con suplementos de zinc como una herramienta segura, sencilla y rentable para mejorar la respuesta inmunitaria y reducir la mortalidad, y que debería ser tenida en cuenta como terapia adjunta en los casos de infección por VIH”.

Referencia: Baum MK, et al. Randomized, controlled clinical trial of zinc supplementation to prevent immunological failure in HIV-infected adults. Clin Infect Dis 50: online edition, 2010.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD