Abbott anuncia recorte del precio de Kaletra para países de ingresos medios más pobres y realiza nueva oferta a Tailandia

Keith Alcorn

Abbott anunció la semana pasada que rebajará el precio de Kaletra (lopinavir/ritonavir) en 40 de los países de ingresos medios más pobres, dejándolo en 1.000 dólares al año tras debates con la Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan. También realizó una nueva oferta de precio al gobierno tailandés que ha estado planeando emitir una licencia obligatoria a fin de importar una versión genérica de lopinavir/ritonavir.

Abbott ha recibido fuertes críticas por los precios establecidos para Kaletra en los países de ingresos medios más pobres. Aunque el fármaco ha sido ofrecido a 500 dólares anuales en países del África subsahariana y países de menores ingresos de Asia, el fármaco era ofrecido previamente a un coste de 2.200 dólares anuales en los países de ingresos medios más bajos.

“Este precio es menor que el precio de cualquier genérico disponible hoy en el mundo para este medicamento y supone aproximadamente un 55% menos que el precio promedio actual para estos países”, declaró hoy la compañía en un comunicado de prensa.

Los países que se califican para este nuevo precio rebajado son:

  • Asia/Pacífico: China, Fiyi, la India, Indonesia, Islas Marshall, Micronesia, Mongolia, Pakistán, Papua-Nueva Guinea, Filipinas, Sri Lanka, Tailandia, Tonga, Vietnam.
  • Asia Central y CEI (Comunidad de Estados Independientes): Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Jordania, Kazajstán, Kirguizistán, Moldavia, Siria, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania, Uzbekistán.
  • Europa del Este: Albania, Bosnia y Herzegovina, Serbia y Montenegro, la antigua república yugoslava-Macedonia.
  • Latinoamérica y el Caribe: Bolivia, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Paraguay, Perú, Surinam.

Abbott declaró que su decisión de rebajar el precio para los países de ingresos medios se había producido después de que la directora general de la OMS Margaret Chan se acercara a la compañía “para debatir cómo mejorar el acceso y que sea asequible al tiempo que se mantienen incentivos para apoyar el desarrollo de nuevas medicinas”.

Un portavoz de la OMS declaró a aidsmap que el acercamiento de la OMS se había producido después de que se propusiera por primera vez la licencia obligatoria tailandesa, “dado el reconocimiento de que necesitamos aumentar el acceso a terapias de segunda línea, y a Kaletra en particular. Se han realizado montones de discusiones para llegar a esta conclusión”.

Sin embargo, la acción de Abbott parece representar, para algunos observadores, un firme intento de atajar la amenaza del gobierno tailandés sobre sus derechos de propiedad intelectual y, así, interceptar acciones similares de emisión de licencias obligatorias en otros países de ingresos medios, especialmente Brasil.

La OMS ha recibido presiones de organizaciones activistas para adoptar una postura firme con Abbott respecto a su política de precios y su reacción a la decisión del gobierno tailandés de emitir una licencia obligatoria para Kaletra.

Margaret provocó críticas este año después de que se informara de que había expresado preocupación por la ruptura del equilibrio entre la emisión de licencias obligatorias y los derechos de propiedad intelectual de las compañías farmacéuticas. Posteriormente, la directora general de la OMS afirmó al gobierno tailandés que su organización apoyaba el derecho de Tailandia a emitir licencias obligatorias.

Sin embargo, en un comunicado de prensa publicado hoy, Abbott declaró: “Abbott y la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margare Chan, han acordado una aproximación equilibrada para proporcionar cápsulas y pastillas de Kaletra/Aluvia (lopinavir/ritonavir) a más pacientes en el mundo en desarrollo, al tiempo que se apoya un esfuerzo continuado en investigación y desarrollo biofarmacéuticos a largo plazo”.

“Abbott está tomando esta acción a fin de aumentar más el acceso y de abordar el debate sobre el precio de las medicinas para el VIH: haciéndolo más asequible al tiempo que preserva el sistema que permite el descubrimiento de nuevas medicinas. Las patentes de científicos e inventores deben existir de modo que haya incentivos para realizar investigación y desarrollo de forma sostenida. Sin este sistema, los fármacos milagrosos de los que el mundo disfruta hoy, incluyendo las medicinas para el VIH, no existirían.”

“Específicamente, respecto a Tailandia, Abbott estima y respeta completamente la sugerencia de la directora general Chan de que necesita realizarse más trabajo con el Gobierno de Tailandia para alcanzar un resultado positivo.”

Abbott afirmó hoy que la compañía “iniciará inmediatamente discusiones con los países individuales en donde la patentes de Abbott son respetadas para maximizar el número de pacientes a los que se les puede proporcionar cápsulas y pastillas de Kaletra/Aluvia a este nuevo precio”, una clara advertencia al gobierno tailandés de que la reducción de precio sólo estará disponible si se abandona la emisión de la licencia obligatoria de Kaletra.

La compañía había retirado previamente una aplicación de licencia para unas pastillas estables al calor de lopinavir/ritonavir (Aluvia), afirmando que no introduciría nuevos medicamentos en Tailandia mientras su gobierno continuara con su política de licencias obligatorias.

Associated Press informó hoy que Abbott había ofrecido una reducción del precio de Kaletra de 5.938 baht (181 dólares) por paciente y mes a 3.488,20 baht (107 dólares) por paciente y mes en Tailandia, “con lo que podría acabar siendo más barata que su versión genérica”, según el doctor Siriwat Tiptaradol, secretario general de la Administración para la Alimentación y el Medicamento de Tailandia.

“Abbott no dijo que quería que revocáramos la licencia obligatoria. No hubo condiciones. Simplemente vinieron a ofrecer la reducción de precio de modo que las personas puedan tener acceso a sus medicinas”, según afirmó a The Associated Press otro alto cargo de la FDA tailandesa.

La oferta de Abbott rebaja sustancialmente el precio de 1.440 dólares anuales que el gobierno tailandés esperaba pagar por una versión genérica del fármaco y supone un gran descuento en el precio ofrecido hace sólo dos meses (167 dólares al mes).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD