La proporción de personas con trabajo se incrementa cuanto mayor es el tiempo bajo tratamiento antirretroviral

Carole Leach-Lemens

La probabilidad de tener un empleo y poder llevar a cabo las actividades de la vida diaria se vio incrementada a lo largo de un período de tres años o más entre adultos bajo tratamiento antirretroviral de tres zonas sudafricanas, según afirman Sydney Rosen y un equipo de colaboradores en un estudio presentado en la V Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida [IAS, en sus siglas en inglés], celebrada en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) el pasado mes de julio.

Aunque una mayor supervivencia y una menor mortalidad son resultados demostrados de los programas de tratamiento anti-VIH, la sostenibilidad a largo plazo en países con recursos limitados puede verse de forma más positiva si la terapia permite a las personas seguir siendo activas económicamente.

El análisis económico y los estudios de coste-beneficio pueden proporcionar herramientas importantes a los ministerios de economía de los países con recursos limitados, ya que éstos deben afrontar decisiones difíciles respecto a presupuestos relativos a asuntos sociales y sanitarios.

Monitorizar el número de personas que vuelven al trabajo o a la escuela tras la instauración de la terapia antirretroviral es importante para justificar y apoyar los desembolsos presupuestarios y para proyectar el potencial impacto positivo de un tratamiento expandido sobre el crecimiento y el desarrollo del país.

Una muestra aleatoria de 1.069 pacientes adultos que estaban esperando tratamiento o que lo llevaban siguiendo durante un período inferior a seis meses participaron en el estudio, que se desarrolló en tres centros de las provincias de Gauteng y Mpumalanga, en Sudáfrica.

La inscripción de los pacientes tuvo lugar durante 2005 y 2006. Se realizaron entrevistas hasta cuatro veces durante las visitas clínicas rutinarias para verificar la capacidad de llevar a cabo actividades normales, la condición física general de la persona, el hecho de tener o no empleo, las fuentes de ingresos y los costes derivados de la obtención de tratamiento.

Los datos analíticos (hasta septiembre de 2008) incluyeron todas las entrevistas efectuadas entre un mes (30 días) antes de iniciar la terapia antirretroviral y tres años (1080 días) tras la instauración de ésta.

Aproximadamente el 80% de los participantes de la cohorte eran mujeres (845), con una edad media de 33,6 años (en el caso de los hombres ésta fue de 37,4 años). El 22% de las mujeres y el 19% de los hombres tenían un contrato laboral; asimismo, el 21% de las mujeres y el 22% de los hombres estaban buscando trabajo o desempleados. Algo más del 50% tenía alojamiento permanente o vivía en un piso.

La prevalencia de dolor, fatiga, náuseas y problemas de piel disminuyó de forma constante a lo largo de los tres años bajo tratamiento antirretroviral. Las probabilidades de padecer dolor y la de experimentar fatiga disminuyeron de un 74 a un 29% y de un 75 a un 11%, respectivamente. Las de presentar náuseas y problemas dérmicos cayeron de un 31 a un 4% y de un 50 a un 9%, de manera respectiva.

La incapacidad para llevar a cabo tareas de la vida diaria disminuyó constantemente de un 50 a un 20% en un año y del 20 al 8% al llegar a los tres años de tratamiento. No se observaron diferencias en función de edad o género.

La probabilidad de estar empleado se incrementó durante el tratamiento anti-VIH de un 29% en el mes previo a su inicio hasta un 47% después de tres años. Se observaron diferencias significativas tras un año y medio de terapia. No se evidenciaron diferencias en función del género, pero la probabilidad de tener empleo aumentó con la edad.

Los autores describieron limitaciones importantes, como la elevada tasa de participantes perdidos en el seguimiento y de abandonos del programa de tratamiento.

Además, el registro de los datos (las entrevistas) dependió de la impredecible situación que supone contactar con los pacientes en el momento de las visitas de seguimiento. El número de entrevistas por paciente y los intervalos entre éstas variaron considerablemente. El análisis no incluyó a aquellos pacientes que murieron, interrumpieron el tratamiento o fueron transferidos a un centro diferente.

Los autores concluyeron: “La mejora de los resultados económicos resulta ser importante al cabo del primer año bajo terapia antirretroviral, y se mantiene sostenida o se incrementa tras el segundo y tercer año”.

Referencia: Rosen S, et al. Economic outcomes of antiretroviral treatment for individual patients: three-year follow up in South Africa. Fifth IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention, Cape Town, South Africa, abstract WEPED 194, July 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD