CROI: El uso de tenofovir más emtricitabina es seguro y eficaz cuando se añade a nevirapina en la PTMH

Keith Alcorn & Virginia Differding

La adición de una semana de tratamiento postparto con tenofovir (TDF) y emtricitabina (FTC) a la dosis única de nevirapina (NVP) administrada en el momento del alumbramiento se mostró segura y previno la aparición de resistencia a este último fármaco en las madres, según los hallazgos de un pequeño estudio piloto presentado en la XV Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas celebrada la semana pasada en Boston (EE UU).

Aunque el uso de TDF y FTC está muy extendido en el tratamiento de adultos, no se había comprobado su eficacia y seguridad en la prevención de la transmisión de madre a hijo (PTMH).

El empleo de ambos fármacos está relacionado con una baja tasa de toxicidad en adultos. Su dosificación es de una toma diaria en una única pastilla y tienen una vida media prolongada, lo que significa que se pueden mantener niveles elevados de fármaco durante largos periodos de tiempo. Estas características hacen de éstos medicamentos atractivos como posible respaldo a la dosis única de NVP, que, con frecuencia, provoca la aparición de resistencias y compromete futuras posibles opciones de tratamiento tanto en madres como en niños.

La Agencia Nacional de Investigación en SIDA de Francia (ANRS, en sus siglas en francés) decidió determinar la seguridad y eficacia de la administración conjunta de TDF (Viread®) y FTC (Emtriva®), ambos en un solo comprimido (Truvada®), en el contexto de la prevención de la transmisión de madre a hijo.

El ensayo clínico abierto de Fase II TEmAA ANRS 12109 (tenofovir-emtricitabina para la PTMH en África y Asia) incluyó a 38 mujeres con VIH en sedes situadas en Camboya (sureste asiático), Costa de Marfil (África Occidental) y Suráfrica. La mediana de edad de las participantes fue de 27 años, la mediana del recuento de CD4, de 450 células/mm3 y la mediana del nivel de ARN del VIH tipo 1 (VIH-1), de 4,1log10 copias/mL.

Todas las mujeres recibieron zidovudina (AZT) desde que se inscribieron (~28 a 38 semanas de gestación) hasta el comienzo del parto. En ese momento, se suministró una dosis única de nevirapina junto con dos comprimidos de TDF/FTC (Truvada®). Tras el parto, se administró un comprimido diario de TDF/FTC durante una semana. A los bebés se les dio una dosis única de un jarabe de nevirapina el primer día y después un jarabe de AZT durante 7 días.

Los objetivos del estudio fueron determinar la seguridad de TDF/FTC, la farmacocinética, la frecuencia de la resistencia viral, el nivel de carga viral materna y la estimación de las tasas de transmisión en las parejas madre-bebé.

El 24% (9 de 38) de las mujeres presentó acontecimientos adversos de grados 3 y 4, entre ellos anemias y leucopenias. Se produjeron 39 nacimientos de bebés vivos (una pareja de gemelos). Nueve recién nacidos (23%) sufrieron acontecimientos clínicos adversos y cuatro de ellos murieron (por meningitis, gastroenteritis, obstrucción intestinal y encefalopatía idiopática grave).

La carga viral materna disminuyó en casi 1log10 a los 2 días del parto, pero regresó a los niveles basales a la semana 4. Al tercer día del nacimiento, se detectó ARN del VIH-1 en plasma en 2 de los 39 bebés, y esa presencia de ARN se confirmó a la semana 4. Ambas infecciones se produjeron en el útero.

No se detectó la existencia de resistencia viral genotípica a zidovudina, nevirapina, emtricitabina o tenofovir ni en madres ni en bebés. El equipo de investigadores concluyó que esta combinación es bien tolerada por las mujeres y los recién nacidos, y que 7 días de terapia postparto parecieron evitar la aparición de mutaciones de resistencia a NVP, por un lado, mientras que suprimieron de forma eficaz la replicación viral, por el otro. No se registró la existencia de transmisión del VIH durante el parto.

En un subestudio sobre la farmacocinética de tenofovir, el equipo de expertos descubrió que con 2 pastillas de TDF/FTC administradas al inicio del parto y, posteriormente, siguiendo la dosificación normal de una toma diaria durante una semana, se generaron concentraciones de TDF similares a las observadas en mujeres con VIH no embarazadas que tomaban la dosis diaria normal de 300mg de tenofovir y 200mg de emtricitabina.

La absorción de tenofovir se produjo de forma más rápida y en mayor magnitud en el caso de las mujeres a las que se les practicó una cesárea. Este fármaco tuvo, asimismo, una buena transferencia en la placenta y su vida media en plasma neonatal fue de algo más de 8 horas, lo que sugiere la existencia de una baja concentración del mismo poco después del parto.

La administración de una dosis de 13mg/kg de TDF a los bebés inmediatamente después del alumbramiento dio como resultado unas concentraciones de fármaco en los neonatos similares a las observadas en adultos.

Referencias: Arrive E, et al. The TEmAA ANRS 12109 phase II Trial, step 1: tolerance and viral resistance after single-dose nevirapine and short-course of tenofovir disoproxil fumarate and emtricitabine to prevent mother-to-child transmission of HIV-1. Fifteenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Boston, abstract 45b, 2008.

Hirt D, et al. Population pharmacokinetics of tenofovir in HIV-1-infected pregnant women and their neonates: TEmAA ANRS 12109. Fifteenth Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Boston, abstract 47LB, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD