El tratamiento de las coinfecciones puede reducir la carga viral del VIH, el riesgo de transmisión y mejorar el pronóstico

Michael Carter

Los pequeños descensos de la carga viral conseguidos sin fármacos antirretrovirales al tratar infecciones concomitantes pueden reducir el riesgo de transmisión heterosexual del VIH y la progresión de la infección, según un artículo de revisión publicado en la edición de octubre de la revista AIDS. Dado que casi tres cuartas partes de las personas con VIH no toman terapia antirretroviral (TARV), los autores creen que el tratamiento de las infecciones concomitantes podría tener un impacto importante en la epidemiología del VIH y el pronóstico de los pacientes que viven con el virus.

El acceso a la TARV en entornos con recursos limitados ha aumentado considerablemente en los últimos años. Sin embargo, la inmensa mayoría de las personas con VIH aún no ha recibido ningún fármaco antirretroviral por falta de acceso a los mismos o porque la salud de su sistema inmunitario no justifica dicho tratamiento.

Por este motivo, los autores afirman que existe la necesidad de contar con “enfoques baratos, fáciles de implementar y sostenibles”, para prevenir la transmisión del virus y mejorar el pronóstico de las personas con VIH que no toman TARV.

Estudios anteriores han sugerido que el tratamiento de las infecciones en personas con VIH conduce a un pequeño descenso, aunque sostenido, de la carga viral.

Los autores pretendían determinar si estas modestas reducciones de la carga viral (0,3log10 ó 0,5log10) podrían suponer algunos beneficios a los pacientes en cuanto a reducción del riesgo de transmisión del VIH o de progresión de la infección.

En consecuencia, se llevó a cabo una revisión para identificar los estudios realizados entre 1987 y julio de 2008 en donde se hubiera examinado el vínculo entre carga viral en sangre y transmisión heterosexual del VIH. También se identificaron estudios en los que se investigó la relación entre carga viral y progresión de la infección por VIH. Por otro lado, se establecieron modelos para determinar el efecto sobre la transmisión y progresión de la infección de unos aumentos de la carga viral de 0,3log10, 0,5log10 y 1,0log10.

Tras examinar cuatro estudios, se encontró que la diferencia entre la carga viral de las personas que transmitieron el VIH y de las que no estuvo entre 0,6 y 1,0log10. Estos estudios mostraron que un aumento en la carga viral de 0,3log10, de 0,5log10 y de 1log10 suponía un incremento del riesgo de transmisión del virus del 14-31%, de un 19-56% (promedio del 40%) y del 31-145% (promedio del 100%), respectivamente. En general, se determinó que cada descenso de 0,3log10 de la carga viral reducía el riesgo de transmisión del VIH en un 20%.

Cinco estudios proporcionaron a los autores la suficiente información para estimar el efecto de los aumentos de la carga viral sobre la progresión de la infección por VIH. Un aumento de 0,3log10, de 0,5log10 y de 1log10 de la carga viral supuso un aumento del riesgo de progresión a una nueva enfermedad definidora de sida o de muerte por este síndrome del 14-36% (promedio del 25%), del 24-67% (media del 44%) y del 55-179% (media del 113%), respectivamente.

 “Conseguir unas reducciones pequeñas de la carga viral puede tener aplicaciones prácticas, incluso en la era de la terapia antirretroviral”, escriben los autores, que añaden: “El tratamiento de las coinfecciones prevalentes en las personas con VIH que viven en países en vías de desarrollo (…) puede resultar en unos descensos sostenidos de los niveles de ARN del VIH en plasma”. También señalan que los modelos matemáticos han revelado que el tratamiento de las infecciones y el apoyo nutricional pueden reducir el riesgo de transmisión del virus.

Los expertos concluyen: “Unos pequeños descensos de la carga viral, al considerarlos a gran escala, pueden disminuir la probabilidad de transmisión y reducir el ritmo de progresión de la infección. En los esfuerzos mundiales para proporcionar una TARV, no debería olvidarse el ofrecer una atención primaria y un control sistemático de las coinfecciones (oportunistas o no) a las personas con VIH, ya que ese tratamiento puede suponer una ayuda hasta ahora inesperada en la lucha contra el virus”.

Referencia: Modjarrad, K, et al. Impact of small reductions in plasma HIV RNA levels on the risk of heterosexual transmission and disease progression. AIDS. 2008; 22: 2.179-2.185.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD