Efavirenz no aumenta el riesgo de depresión en las personas que toman tratamiento para la hepatitis C

Michael Carter

El tratamiento con efavirenz (Sustiva®) no parece aumentar el riesgo de depresión en los pacientes con VIH coinfectados por el virus de la hepatitis C (VHC) que reciben terapia para esta última infección, según señala un equipo de investigadores españoles en la edición de 1 de septiembre de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

No obstante, también se descubrió que el tratamiento con efavirenz aumentaba el riesgo de sufrir alteraciones del estado de ánimo en los pacientes coinfectados que recibían tratamiento anti-VHC.

Muchas personas con VIH también están coinfectadas por el VHC. El actual estándar de cuidado para la infección por hepatitis C es el uso de interferón pegilado más ribavirina. Este tratamiento aclara la infección por VHC en aproximadamente el 66% de los pacientes coinfectados que inician el tratamiento poco después de infectarse por el mismo y en cerca del 33% de los pacientes coinfectados con infección crónica por este virus.

El interferón pegilado puede provocar unos efectos secundarios significativos, incluyendo síntomas de depresión, cefalea e insomnio. Estos síntomas, así como otros efectos secundarios neuropsiquiátricos, los puede provocar también efavirenz, un fármaco empleado en la terapia de primera línea para el VIH.

El equipo de investigadores de Madrid (España) se propuso determinar la seguridad de interferón pegilado en pacientes que tomaban efavirenz, para lo cual examinaron los historiales médicos de 266 pacientes coinfectados por VIH/VHC que recibieron tratamiento para la hepatitis C entre 1999 y 2006. Un total de 53 (20%) de esos pacientes también estaba en terapia con efavirenz. Los autores compararon las tasas de efectos secundarios neuropsiquiátricos en los pacientes tratados con efavirenz con las observadas en los pacientes que no recibieron terapia con ese fármaco.

La incidencia de efectos neuropsiquiátricos fue elevada; asimismo, los expertos señalaron que se observó una tendencia (que no llegó a alcanzar una significación estadística) hacia un mayor riesgo de sufrir estos efectos secundarios entre los pacientes tratados con efavirenz (79 frente a 65%; p = 0,051). Las alteraciones del estado de ánimo (como por ejemplo tristeza o apatía) fueron significativamente más habituales entre los pacientes tratados con efavirenz (36 frente al 23%; p = 0,046). Sin embargo, aunque los pacientes tratados con este fármaco tuvieron una mayor probabilidad de haber recibido terapia con antidepresivos (23 frente a 16%), la diferencia no fue estadísticamente significativa.

No se encontró una diferencia significativa desde el punto de vista estadístico en las tasas de ansiedad, insomnio, irritabilidad, cefalea y empleo de fármacos ansiolíticos o para dormir entre los pacientes tratados con efavirenz y los que no.

Cuando el equipo de expertos restringió su análisis a los pacientes con cirrosis, evidenció que los tratados con efavirenz fueron ligeramente menos propensos a declarar efectos secundarios neuropsiquiátricos (70 frente a 85%; p = 0,2). Además, las personas que tomaban este fármaco tuvieron menos probabilidad de sufrir insomnio (15 frente a 55%).

Pocos pacientes abandonaron el tratamiento debido a los efectos secundarios, y el riesgo de que sucediera no se vio incrementado por la terapia con efavirenz.

El equipo de investigadores concluye: “Aunque el uso concomitante de efavirenz puede favorecer los síntomas que reflejan alteraciones del estado ánimo, no se asoció con un mayor riesgo de depresión importante que requiera tratamiento.”

Referencia: Quereda C, et al. Effect of treatment with efavirenz on neuropsychiatric adverse events of interferon in HIV/HCV-coinfected patients J Acquir Immune Defic Syndr. 2008; 49: 61 – 62.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD