Cuantas más personas tomen TARV y antes lo hagan, mayor será el número de infecciones que se eviten

Michael Carter

El uso generalizado de la terapia antirretroviral (TARV), unido a un buen nivel de adhesión, tiene el potencial para reducir de forma significativa la propagación del VIH, según se desprende de los resultados de un modelo matemático, desarrollado por un equipo de investigadores canadienses y publicado en la edición de 1 de julio de Journal of Infectious Diseases.

Se ha estimado que si todas las personas elegibles para recibir TARV la iniciaran cuando su recuento de CD4 estuviera en torno a las 350 células/mm3 (el actual umbral recomendado para el inicio del tratamiento), se podrían evitar más de dos tercios de todas las infecciones por VIH previstas para 2030 en la Columbia Británica (Canadá).

Es poco probable que, a corto plazo, se cuente con una vacuna del VIH, y las actuales opciones de prevención sólo son eficaces en parte. El tratamiento con fármacos antirretrovirales puede implicar una vida más prolongada y saludable para las personas infectadas; por otra parte, el acceso a la TARV está aumentando en todo el mundo.

Además de ofrecer beneficios a escala individual, la terapia antirretroviral también puede suponer beneficios para la salud pública. El tratamiento con fármacos anti-VIH reduce la cantidad de virus en el organismo, disminuyendo así de forma significativa la capacidad de infección de las personas afectadas. En una reciente declaración, que resultó muy controvertida, un importante equipo de médicos de Suiza sugirió que, en el caso de los pacientes que toman TARV, que han tenido una carga viral indetectable en sangre durante al menos seis meses, que siguen adecuadamente el tratamiento y que no padecen ninguna infección de transmisión sexual (ITS), no se debería considerar que ellos supongan un riesgo de infección para sus parejas sexuales.

Incluso en aquellos países que cuentan con un acceso universal a la TARV existe un gran número de pacientes que no inicia el tratamiento, a pesar de que, a juzgar por sus recuentos de CD4, existe riesgo de desarrollar una enfermedad definidora de sida. Es necesario mantener unos niveles elevados de adhesión a la terapia antirretroviral para obtener los mejores resultados y evitar el desarrollo de resistencia a fármacos, aunque muchos pacientes consideran difícil seguir el tratamiento de forma tan escrupulosa.

Un equipo de investigadores de la provincia canadiense de la Columbia Británica, provincia que cuenta con un acceso universal y gratuito a la TARV, desarrolló diversos modelos matemáticos para valorar en qué medida el aumento del acceso al tratamiento, su inicio temprano y la mejora de los niveles de adhesión podrían afectar a la propagación del VIH en la provincia para 2030.

Hoy en día, sólo el 50% de las personas con VIH que viven en la Columbia Británica comienza la TARV antes de que su recuento de CD4 disminuya por debajo de las 200 células/mm3, y los pacientes que están en tratamiento toman aproximadamente el 78% de sus dosis (muy por debajo del objetivo del 95%), un nivel que supone el mayor riesgo de desarrollar virus con resistencias a fármacos. El equipo de expertos calculó que estos niveles de cobertura de tratamiento y de adhesión conducirían a un ligero aumento en el número de nuevas infecciones por VIH cada año (de 421 en 2006 a 462 en 2030).

También se calculó el posible impacto de que un número superior de pacientes iniciara la TARV antes de que su nivel de CD4 bajara del umbral de 200 células/mm3. Estos cálculos reflejaron que, si el 75% de los pacientes elegibles hubiera iniciado tratamiento para ese nivel, se habría producido un descenso del 37% en el número total de nuevas infecciones por VIH, y si el 100% de los pacientes hubiera empezado la terapia antes de que alcanzaran un recuento de 200 células/mm3, se habría evitado el 62% de las transmisiones del virus.

Actualmente, las directrices de tratamiento del VIH de todo el mundo recomiendan que los pacientes comiencen a tomar TARV cuando su recuento de CD4 se sitúe en las inmediaciones de las 350 células/mm3; el equipo de investigadores incluyó en su modelo este inicio más temprano de la terapia.

De nuevo, se descubrió que la actual tasa de cobertura del 50%, junto con el 78% de adhesión, supondría un ligero aumento en el número anual de infecciones por VIH.

Sin embargo, se evidenció que una mayor tasa de cobertura de la TARV supondría una reducción notable en el número de nuevas infecciones por VIH. Los cálculos mostraron que si el 75% de los pacientes iniciara el tratamiento cuando su nivel de CD4 fuera de 350 células/mm3, se evitaría el 40% de las infecciones previstas para 2030 y esta tasa se elevaría al 67% si todos los pacientes iniciaran tratamiento cuando su recuento de CD4 fuera de 350 células/mm3. El incremento de la adhesión de los pacientes aumentaría ligeramente el número de infecciones que se evitarían.

Una expansión más rápida de la provisión de la TARV supondría un descenso más pronunciado en el número de nuevas infecciones, según el modelo manejado por los investigadores. Además, un aumento inmediato del acceso al tratamiento anti-VIH ahorraría un total de 95 millones de dólares canadienses (algo más de 64 millones de euros al cambio actual), o 368.000 de dólares canadienses por paciente (unos 250.000 euros).

“Nuestros resultados indican que una mayor tasa de cobertura de la terapia antirretroviral de gran actividad conduce, sistemáticamente, a un descenso en el número de nuevos casos de infección por VIH”, escribe el equipo de expertos, que concluye: “El aumento de la cobertura de la TARGA conduciría a un descenso sustancial de la progresión de la epidemia de VIH y de los costes de tratamiento relacionados con la misma. Nuestro modelo apunta que el aumento de la cobertura de la TARGA posee un sólido, aunque hasta ahora poco apreciado, valor añadido en el ámbito de la prevención.”

Referencia: Lima VD, et al. Expanded access to highly active antiretroviral therapy: a potentially powerful strategy to curb the growth of the HIV epidemic. J Infect Dis. 198 (online edition), 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD