Hasta la mitad de los adultos con VIH sufren sequedad de la piel

David McLay

La sequedad de la piel constituye un problema generalizado entre los hombres y mujeres con VIH y afecta hasta a una de cada dos personas seropositivas, según un informe reciente realizado por un grupo de investigadores de EE UU. El estudio, publicado en el ejemplar de octubre de AIDS, también descubrió que el uso del inhibidor de la proteasa indinavir (Crixivan) aumentó el riesgo de padecer sequedad de la piel.

Problemas de la piel

Los problemas de la piel son habituales en la infección por VIH. Aunque algunos investigadores han señalado que los problemas dermatológicos han disminuido desde la introducción de una terapia antirretroviral eficaz, los estudios aún registran una prevalencia de sequedad de la piel entre el 19% y 28% de las personas con VIH.

Carl Grunfeld y un grupo de colegas de la Universidad de California, San Francisco (EE UU) quiso determinar la prevalencia de la sequedad de piel en las personas con VIH. El equipo de investigadores evaluó la sequedad de la piel mediante la declaración de los propios pacientes y un examen médico en una cohorte transversal de 1.026 personas con VIH y 274 sin VIH del estudio FRAM (siglas en inglés de Estudio sobre la Redistribución de Grasa y Cambios Metabólicos en la Infección por VIH).

La prevalencia de la sequedad de piel autodeclarada entre las personas con VIH fue significativamente mayor que entre los participantes sin VIH: 42,1% entre los hombres con VIH frente al 9,9% en los hombres sin VIH y 51,5% entre las mujeres con VIH frente al 31,6% entre las mujeres sin VIH. El equipo de investigadores descubrió que se observaron resultados similares cuando los médicos evaluaron la sequedad dérmica. En general, las mujeres presentaron una mayor prevalencia de sequedad dérmica autodeclarada que los hombres. Sin embargo, no hubo diferencias debido al origen étnico.

El análisis multivariable reveló que los hombres con VIH fueron 5,7 veces más propensos a declarar sequedad de piel que los hombres no infectados. Las mujeres con VIH fueron 2,2  veces más propensas que las no infectadas a declarar sequedad dérmica. El equipo de investigadores señala que esta diferencia probablemente se deba a la mayor prevalencia de sequedad de piel registrada en mujeres sin VIH. El equipo de investigadores también señaló que los hombres sin VIH podrían no prestar tanta atención a su piel como los hombres con VIH, conduciendo a la gran diferencia en la sequedad autodeclarada.

Dada la diferencia en la declaración por sexo, el grupo de investigadores realizó un análisis por sexos de los factores relacionados con la sequedad de piel autodeclarada en la infección por VIH.

En el caso de los hombres, la sequedad dérmica estuvo relacionada con: un recuento de células CD4 inferior a 200 células/mm3 (cociente de probabilidades [CP]: 1,58), haber tenido una infección oportunista en los últimos 100 días (CP: 1,80), el uso activo del inhibidor de la proteasa indinavir (CP: 1,96) y una inadecuada alimentación (CP: 1,80).

La relación entre el uso de indinavir y la sequedad dérmica fue mayor entre los hombres con un recuento de células CD4 superior a 200 células/mm3 (CP: 2,29) que entre aquéllos con menores recuentos de CD4 (CP: 1,02).

En las mujeres, la sequedad dérmica estuvo relacionada con un recuento de células CD4 bajo (CP: 2,00), pero no con una infección oportunista reciente, uso de indinavir o alimentación. En las mujeres, el uso de cocaína crack estuvo relacionado con un menor riesgo de sequedad dérmica (CP: 0,30).

En ambos sexos, la sequedad de la piel no estuvo relacionada con el grupo étnico, edad, índice de masa corporal o carga viral indetectable (inferior a 400 copias/ml).

De todos los fármacos antirretrovirales, indinavir tuvo la relación más firme con la sequedad de la piel. Fue la única relación que alcanzó significación estadística, aunque los autores señalaron que otros fármacos y los inhibidores de la proteasa como familia manifestaron tendencias en la misma dirección.

Indinavir interfiere con el metabolismo de los retinoides, un grupo de compuestos implicados en la renovación dérmica, y la sequedad de la piel es un efecto secundario del fármaco. El análogo de nucleósido 3TC (lamivudina, Epivir) también está relacionado con la sequedad de la piel, aunque se desconoce el mecanismo de acción.

El grupo de investigadores señala que muchas de estas relaciones fueron observadas en otros estudios. Subraya que se necesita seguir investigando para comprender mejor la relación entre los factores aquí identificados y la sequedad de la piel observada habitualmente con la infección crónica por VIH.

Referencia: Lee D et al. Prevalence and factors associated with dry skin in HIV infection: the FRAM study. AIDS 21:2051 – 2057, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD