XVII Conferencia Internacional del Sida: Boletín del viernes

Actualización diaria de noticias de la conferencia de aidsmap

XVII Conferencia Internacional del Sida: 3-8 de agosto de 2008, Ciudad de México


Viernes, 8 de agosto de 2008

Todos los enlaces en este boletín se refieren a artículos en inglés a menos que se indique lo contrario.

El VIH y el derecho penal

En países de todo el mundo se están aprobando leyes que criminalizan la transmisión del VIH. ONUSIDA se muestra tan preocupada por esta tendencia que ha instado a que se deroguen todas las leyes que criminalizan la transmisión y exposición al virus, exceptuando la transmisión intencionada.

Todas las regiones del mundo cuentan con leyes que penalizan la exposición y transmisión del VIH, ya sea por la práctica del sexo, por el uso de drogas inyectables o por transmisión vertical de madre a hijo.

En la conferencia se afirmó que numerosos países del África occidental y central han aprobado leyes que penalizan la exposición y transmisión del VIH.

Sin embargo, también se manifestó que estas leyes son motivo de culpa y estigma, y pueden disuadir a las personas de someterse a las pruebas para detectar el virus.

Se expresó la preocupación respecto al “incremento de la criminalización” en las regiones de Europa y Asia central, donde 53 países cuentan con leyes referidas a la exposición y transmisión del VIH.

ONUSIDA ha hecho público un nuevo documento de política que señala que no existe ninguna prueba de que el uso del derecho penal reduzca las transmisiones del VIH. En lugar de procesar a las personas por transmitir el VIH, ONUSIDA insta a los gobiernos a aumentar aquellos proyectos que han demostrado reducir la transmisión del virus.

ONUSIDA hace una excepción en el caso de la transmisión intencionada del VIH, que cree que debe seguir considerándose un delito.

Tratamientos del VIH y la tuberculosis en usuarios de drogas

Durante la conferencia se exhortó a que se proporcionase atención y tratamientos contra el VIH y la tuberculosis a los usuarios de drogas inyectables.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ONUSIDA y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito han anunciado una nueva política destinada a garantizar que un mayor número de usuarios de drogas inyectables con VIH y/o tuberculosis reciban el tratamiento y la atención que necesitan.

Se estima que aproximadamente el 10% de los casos de VIH en el mundo afectan a usuarios de drogas (se calcula que 3,5 millones viven con el virus) y, sin embargo, sólo un reducido porcentaje de esta población tiene acceso a los servicios, según se pudo oír en la conferencia.

Cuestiones como la marginación, la discriminación, la falta de hogar y el encarcelamiento pueden ser motivos por los que este colectivo no accede a los servicios que necesita.

El documento de política hace un llamamiento para aumentar la planificación para garantizar que los servicios lleguen a las personas que los precisan.

Se necesita un mayor control de la infección por tuberculosis en algunos lugares, como las prisiones, y existe una auténtica preocupación respecto a los casos recientemente detectados de tuberculosis extremadamente resistente a fármacos (XDR-TB).

También se ha instado a proporcionar un tratamiento universal contra el VIH y la tuberculosis a los usuarios de drogas, y a ofrecer un apoyo especializado a la adhesión en caso necesario.

Abacavir y la enfermedad cardiaca: los estudios no coinciden

En la conferencia que se celebra en la Ciudad de México se ha presentado información contradictoria respecto al riesgo de enfermedad cardiaca debido al tratamiento con abacavir.

A pesar de que en un gran estudio presentado en la conferencia el tratamiento con abacavir (Ziagen®, también en las pastillas combinadas Kivexa® and Trizivir®) se relacionó con un mayor riesgo de ataque al corazón, los fabricantes del fármaco examinaron los historiales de casi 10.000 personas que tomaban el fármaco y afirmaron que no encontraron ningún vínculo con la enfermedad cardiaca.

Aun en el caso de que exista una relación entre abacavir y la enfermedad cardiaca, los expertos creen que sólo es relevante en el caso de personas que presenten otros riesgos de sufrir problemas cardiacos. Esto refleja las recomendaciones de las actuales directrices británicas de tratamiento del VIH, que afirman que abacavir puede constituir una buena opción para las personas que inician la terapia antirretroviral, aunque desaconsejan su uso en el caso de las personas que tengan otros factores de riesgo de enfermedad cardiaca.

En la XVII Conferencia Internacional del Sida de México se aseguró que el estudio SMART (el mayor ensayo clínico del VIH de la historia) había descubierto que los pacientes que recibían abacavir fueron más propensos a desarrollar numerosos problemas cardiacos, incluido el ataque al corazón.

Este mismo año, los resultados de otro estudio que examinó los efectos secundarios de los fármacos anti-VIH mostraron que el tratamiento con abacavir duplicaba el riesgo de ataque al corazón. Se comprobó también que el tratamiento con didanosina (Videx®) aumentó el riesgo de ataque al corazón en ese estudio. Sin embargo, en el mismo no se incluyó el uso de tenofovir (Viread®, también en las pastillas combinadas Truvada® y Atripla®), por lo que sus resultados fueron incompletos.

El equipo de investigadores del estudio SMART sí fueroncapaces de comparar abacavir y tenofovir.

Esta comparación mostró que abacavir aumentó el riesgo de problemas cardiacos, a diferencia de tenofovir. No se encontró ningún vínculo entre el tratamiento con didanosina y la enfermedad cardiaca.

Los resultados del estudio SMART también indicaron que las personas que tomaban abacavir fueron más propensas a que algunas pruebas mostraran resultados que apuntaban a un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca.

Por su parte, los fabricantes de abacavir (la empresa farmacéutica GlaxoSmithKline) examinaron los resultados de 52 ensayos clínicos distintos que se habían llevado a cabo para comprobar la seguridad y eficacia de abacavir. Esto supuso un total de casi 15.000 pacientes, de los que 10.000 fueron tratados con abacavir.

Estos estudios mostraron la misma reducida tasa de enfermedad cardiaca en las personas tratadas con abacavir que en las tratadas con otros fármacos anti-VIH.

Eficacia y efectos secundarios de abacavir: de nuevo discrepancia entre los estudios

Abacavir también estuvo en el centro de más controversias durante la conferencia.

En este año, un estudio estadounidense mostró que los pacientes con una elevada carga viral en el momento de iniciar el tratamiento anti-VIH fueron menos propensos a lograr una carga viral indetectable cuando su combinación incluyó abacavir que en lugar de tenofovir.

Los autores del estudio declararon en la conferencia que habían revisado sus resultados y que habían confirmado sus hallazgos.

También se descubrió que las personas que tomaban abacavir eran más propensas a declarar algún efecto secundario, aunque no se registraron ataques al corazón.

Sin embargo, GlaxoSmithKline, la empresa fabricante de abacavir, examinó distintos estudios que mostraron que no existía una diferencia real en las posibilidades de alcanzar una carga viral indetectable en el caso de las personas tratadas con abacavir (con independencia de su carga viral en el momento de iniciar la terapia antirretroviral) en comparación con las tratadas con otros fármacos anti-VIH.

Las actuales directrices británicas de tratamiento del VIH desaconsejan el inicio del tratamiento con abacavir cuando la carga viral del paciente supera las 100.000 copias/mL.

Los datos disponibles hasta ahora no bastan para decidir si la declaración suiza es correcta o no

En enero de este año, un destacado equipo de médicos especialistas en el VIH de Suiza publicó una declaración según la cual las personas que habían estado tomando tratamiento anti-VIH durante al menos seis meses, tenían una carga viral en sangre inferior a 40 copias/mL, mostraban una buena adhesión al tratamiento y no padecían infecciones de transmisión sexual no podían transmitir el VIH a sus parejas heterosexuales.

Esta declaración ha suscitado un intenso debate, y en una sesión de la conferencia se trató este tema al detalle.

Ahora, un equipo de investigadores de Suiza ha examinado todos los estudios realizados desde que se dispone de un tratamiento eficaz contra el VIH en los que se incluía información sobre la transmisión del VIH cuando un miembro de la pareja tenía el virus y el otro no.

El resultado no pudo ni confirmar ni refutar la declaración suiza.

La autora principal del estudio, Suzanna Attia declaró en la conferencia: “No encontramos ningún estudio o informe de casos en donde la transmisión se produjera por debajo de 40 copias/mL”. No obstante, añadió que el estudio no podía determinar si la declaración suiza era correcta o no.

Uno de los problemas era que ninguno de los estudios contó exactamente con los mismos criterios empleados en la declaración suiza.

La investigación sí encontró el caso de una transmisión del VIH cuando una persona que no tomaba tratamiento antirretroviral presentaba una carga viral algo inferior a 400 copias/mL. Anteriormente, se había sugerido que el límite inferior del riesgo de infección era de 1.500 copias/mL.

Otras noticias

Un equipo de investigadores australiano estudia a qué hombres gays deberían dirigirse los trabajos de prevención del VIH. En la Conferencia del Sida que se celebra en México, se ha planteado un abanico de estrategias para definir mejor las características de aquellos hombres gays que corren un mayor riesgo de implicarse en la exposición o transmisión del VIH y a los que podía dirigirse el trabajo de prevención del virus.

Consumo de alcohol y riesgo de infección por VIH. Los hallazgos de un estudio surafricano presentado el miércoles en la Conferencia Internacional del Sida sugieren que las personas cuyo consumo de alcohol aumenta su riesgo de infección por VIH pueden beneficiarse de intervenciones destinadas al desarrollo de habilidades para la reducción de riesgos.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD