La carga viral en las primeras fases de la infección por VIH puede predecirse sabiendo la de la pareja que transmitió el virus

Michael Carter

La viremia en personas recientemente infectadas por el VIH está muy relacionada con la de la persona que les transmitió el virus, según informa un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de AIDS.

“Encontramos una sólida correlación entre los niveles de ARN del VIH tipo 1 [VIH-1] en los miembros fuente y receptor de las parejas en la transmisión de dicho virus”, comentan los autores.

El estudio también arrojó luz sobre los factores que contribuyen al mantenimiento de la epidemia de VIH. Cabe destacar que cerca de dos terceras partes de los pacientes fuente que transmitieron el virus se habían infectado ellos mismos de forma reciente.

La carga viral en las primeras fases de la infección por VIH se ha identificado como un factor importante en la progresión de la misma, y las personas con cargas virales más elevadas en ese momento presentan un peor pronóstico en su conjunto.

Los estudios que examinaron los factores que afectan a la carga viral durante la primoinfección han tendido a centrarse en las características del paciente huésped. Sin embargo, un equipo de investigadores del Proyecto Opciones [Options Project], de la Universidad de California en San Francisco (EE UU), decidió analizar la importancia de las características virales.

En consecuencia, los autores decidieron determinar la relación entre la carga viral en el miembro fuente de la pareja y el miembro receptor de ésta dentro de pares de transmisión identificados.

Su estudio contó con 24 personas que mostraban indicios de una infección por VIH reciente.

Estos pacientes ofrecieron información sobre las personas que pensaban que les habían transmitido el virus. Con su consentimiento, los investigadores contactaron con ellas y, tras aceptar formar parte del estudio, fueron sometidas a diversos análisis de sangre y proporcionaron detalles acerca de su historial de realización de pruebas y tratamiento del VIH.

En el ensayo se identificaron e incluyeron 23 personas fuente (una de ellas transmitió el VIH a dos parejas). Los 47 participantes del estudio eran hombres gays.

Se empleó el análisis filogenético para confirmar la relación entre el virus de la persona fuente y el de aquélla a la que se lo transmitió.

Las personas recién infectadas tenían un recuento mediano de CD4 de 528 células/mm3 y una carga viral mediana de 86.332 copias/mL.

La mediana en el recuento de CD4 en las personas fuente fue de 372 células/mm3 y la mediana de la carga viral, de 23.951 copias/mL.

Hay que señalar que las características virales de nueve de los pacientes que transmitieron el virus sugerían que ellos mismos también habían sido infectados hacia poco por VIH. Este hallazgo se suma a las pruebas obtenidas en otros estudios, que indicaban que las personas recién infectadas (y en consecuencia, por lo general, no diagnosticadas) tienen una importancia clave en la continuidad de la epidemia.

Cuatro de los pacientes fuente tenían experiencia en el uso de terapia antirretroviral. Uno la había interrumpido tras tres meses, y otro había abandonado el tratamiento poco antes de la visita del estudio. Ninguno presentaba una carga viral indetectable, que osciló entre 6.776 y 137.000 copias/mL.

El análisis evidenció que las cargas virales en los miembros fuente y receptor de la pareja estuvieron estrechamente correlacionadas (p= 0,009).

La carga viral de la pareja recién infectada aumentó en 0,43log10 por cada incremento de 1log10 en la viremia de la persona transmisora del VIH.

El equipo de investigadores, asimismo, llevó a cabo un análisis para comprobar si esta relación se mantenía con el tiempo. Lo restringieron a aquellos participantes que adquirieron el virus y que no hubieran empezado la terapia anti-VIH.

Los autores descubrieron una correlación significativa entre la carga viral del miembro fuente y receptor de la pareja a lo largo de 48 semanas (p= 0,042).

Cuando se realizó el ajuste para tener en cuenta posibles factores de confusión como edad, etnia y otras características virales, se comprobó que los resultados no se vieron afectados.

“En resumen, nuestras observaciones sugieren la existencia de una fuerte influencia de los factores genéticos virales sobre los niveles de ARN del VIH-1 durante la fase de primoinfección”, afirman los responsables del estudio.

Y por último, añaden: “Es preciso efectuar más estudios para identificar mejor las características genéticas virales relacionadas con unos mayores o menores niveles de ARN del VIH-1, y para comprender más a fondo las respuestas inmunitarias del huésped que afectan a la replicación viral a lo largo del tiempo”.

Referencia: Hecht FM, et al. HIV RNA level in early infection is predicted by viral load in the transmission source. AIDS 24 (online edition), 2010.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD