ONUSIDA, la OMS y Stop TB se unen para crear una Fuerza de Trabajo sobre Tuberculosis y Derechos Humanos

Mara Kardas-Nelson

En un esfuerzo por coordinar mejor el trabajo de las agencias y socios de la ONU, y en reconocimiento del componente de derechos humanos concerniente a la tuberculosis y las enfermedades relacionadas, ONUSIDA, la OMS y la Alianza Stop TB están creando una Fuerza de Trabajo sobre Tuberculosis y Derechos Humanos.

La Fuerza de Trabajo, hoy día en fase de planificación, se orientará a promover un “enfoque basado en los derechos humanos” frente a la enfermedad, y plantea estrategias sobre cómo proteger mejor estos derechos en las personas más vulnerables y afectadas por la infección por tuberculosis.

Diana Weil, de la OMS, declaró en nombre del grupo que la idea surgió en un foro de Stop TB en 2001, donde se puso de relieve la potencial amenaza para los derechos (y su protección) de grupos vulnerables como mujeres, inmigrantes, reclusos, refugiados y personas que viven con VIH.

No obstante, desde entonces han surgido otras cuestiones respecto a la tuberculosis y los derechos humanos, siendo quizá la más destacada la problemática de la tuberculosis multirresistente a fármacos (MDR).

“Recientemente, hemos constatado un gran número de cuestiones relativas a los derechos de las personas”, afirma Weil, quien señala casos en Sudáfrica, donde las personas “diagnosticadas de tuberculosis MDR están siendo detenidas”.

Estos métodos “no abordaban las necesidades de esos pacientes. No tenían unas instalaciones adecuadas, ni acceso a un proceso con garantías, y no quedaba claro por qué eran aislados, durante cuánto tiempo o qué iba a suceder en cuanto al acceso al tratamiento”.

Weil continúa: “Con el nuevo (…) Gobierno, dijeron: ‘queremos un tratamiento de base comunitaria y opciones de base comunitaria’. Los pacientes tal vez necesiten ser hospitalizados si se ponen enfermos (…) pero debería ser durante el menor período de tiempo posible”.

Entre los objetivos de la Fuerza de Trabajo está la protección de los derechos de los pacientes con tuberculosis, así como de las personas vulnerables a dicha infección.

“¿Cómo proteger, en la medida de lo posible, los derechos de tantas personas frente a la infección, así como los de aquéllas que están enfermas?”, se pregunta Daina Weil. “Creemos en el derecho a la protección frente a los riesgos de salud”, lo que incluye un acceso que cumpla el derecho a un hogar, alimentos, agua y atención sanitaria adecuados.

Para abordar de forma integral los derechos humanos de todas las poblaciones vulnerables, el objetivo de la Fuerza de Trabajo es contar con una amplia representación de todo el mundo. En la planificación del encuentro del grupo, que tuvo lugar en la preparación de la 40 Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar, la pasada semana, “diversos representantes de tantas comunidades como pudimos reunir (…) debatieron sobre cuál debería ser el objetivo de esta fuerza de trabajo, quién debería participar y los objetivos clave que deseamos”.

Si bien ya se está trabajando mucho en el tema de los derechos humanos y la enfermedad, es necesaria una coordinación entre dichos esfuerzos. Los grupos interesados en sectores de población específicos, como los que trabajan con poblaciones reclusas e inmigrantes, ya están también implicados en el vínculo entre derechos humanos y salud.

Pese a que numerosas agencias y organizaciones se encuentran hoy “trabajando en grupos muy estrechos (…) deseamos estudiar el modo de hacer esto más grande” y, específicamente, “armonizar entre las agencias de la ONU el trabajo que se está haciendo en tuberculosis, VIH y derechos humanos”. Weil destaca el trabajo de ONUSIDA sobre derechos y responsabilidades de los estados respecto al VIH como un ejemplo de una posible dirección para el grupo.

Aunque la Fuerza de Trabajo está todavía en ciernes, Weil declara que el equipo espera “establecer un marco político (…) que podría estructurar lo que sería un enfoque basado en los derechos. Sin embargo, y más importante, constituye una agenda estratégica de lo que los socios podrían hacer en respuesta a los distintos temas y problemas. No queremos limitarnos a hacer un mero enunciado del problema”.

“Queremos mejorar los derechos y su aplicación”, añade. “No se trata de mantener el statu quo, sino de mejorar la comprensión del enfoque basado en los derechos humanos”. Weil indica que el grupo también espera abordar las cuestiones legales a través de documentos legislativos que podrían ayudar a identificar y rectificar las denominadas leyes de salud pública que restringen los derechos humanos.

Fuentes: “Stop TB Partnership TB and Human Rights Task Force to Advance a Rights-Based Approach to TB Prevention, Care and Control: Draft Terms of Reference.” 2009.

Weil, D. Personal interview, recorded at 40th Union World Conference on Lung Health, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD