La prevalencia del VIH se mantiene estable entre los usuarios de drogas inyectables

Roger Pebody

La prevalencia de las infecciones por VIH entre los usuarios de drogas inyectables en el Reino Unido parece haberse estabilizado, según informó la pasada semana la Agencia para la Protección de la Salud de ese país. No obstante, la prevalencia entre los nuevos usuarios está aumentando, registrándose una infección por cada cien personas en los tres años siguientes al inicio del uso de este tipo de drogas.

En comparación con otros países, en el Reino Unido la infección por VIH entre los usuarios de drogas inyectables (UDI) ha sido limitada, por el despliegue precoz de programas de intercambio de jeringuillas y otros programas de reducción de daños. No obstante, en 2005 se publicaron informes que indicaban que la prevalencia del VIH estaba aumentando y se sugería que esto podría deberse a los cambios en las políticas y provisión de servicios.

La Encuesta a los Usuarios de Drogas Inyectables del Programa de Seguimiento Anónimo no Vinculado de la Agencia para la Protección de la Salud es un estudio anual que cuenta con más de 3.000 usuarios activos o antiguos. El estudio se realiza en servicios especializados, como los programas de intercambio de jeringuillas o de tratamiento con metadona en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Los participantes completan un cuestionario y proporcionan una muestra de fluidos bucales para realizar la prueba del VIH.

Mientras que la prevalencia del virus de la inmunodeficiencia humana en los participantes en la encuesta de finales de la década de 1990 fluctuaba un poco por debajo del 1,0%, la misma aumentó al 1,4% en 2004 y llegó al 1,6% en 2005. Sin embargo, los últimos datos son más alentadores, ya que parece que la prevalencia ha disminuido en dos años consecutivos. Así, la encuesta de 2007 reveló que el 1,1% de los usuarios tenía infección por VIH (41 de las 3.580 personas encuestadas).

De cualquier modo, la Agencia para la Protección de la Salud se muestra cauta en la interpretación de estas tendencias y describe las cifras de 2007 como “similares a las observadas en los últimos años”.

Además, el número de infecciones entre las personas que han empezado recientemente a usar drogas inyectables sigue siendo alto. La prevalencia entre aquéllas que empezaron el consumo de drogas inyectables en los últimos tres años se considera una medida de la transmisión reciente y permaneció por debajo del 0,5% entre 1991 y 2002. No obstante, desde entonces ha aumentado y, hoy en día, se sitúa en el 1,0% (5 de 484 personas encuestadas).

El número de personas con VIH que respondieron a la encuesta sin saber que estaban infectadas ha disminuido en los últimos años, situándose la última cifra en el 36%. De todos modos, algo más de la tercera parte de la población encuestada no había realizado nunca una prueba del VIH (excepto como parte de este estudio, en el que no reciben los resultados).

Estos hallazgos se describen en el informe anual de la Agencia para la Protección de la Salud sobre infecciones entre usuarios de drogas inyectables. En el mismo también se ofrecen otros hallazgos clave:

  • Aproximadamente la cuarta parte de los UDI declaró que compartía las agujas de inyección y las jeringuillas. Esta cifra ha disminuido en los últimos años, tras un aumento producido a finales de la década de 1990. Es más habitual que se compartan filtros, agua de mezcla, cucharas y otros materiales.
  • La hepatitis C es la enfermedad infecciosa más importante que afecta a los UDI. Casi la mitad de ellos ha adquirido el virus y la quinta parte se infecta en los tres primeros años de consumo de drogas inyectables. Cerca de la mitad de los UDI que tienen hepatitis C no lo sabe.
  • La tercera parte de los usuarios de drogas inyectables declaró haber tenido un absceso, una úlcera o una herida abierta en un punto de inyección en el último año. Entre las infecciones bacterianas asociadas están las producidas por Staphylococcus aureus (incluyendo el resistente a la meticilina [MRSA] asociado a la comunidad), el grave grupo A de los estreptococos, el botulismo de heridas y el tétanos.

Referencia: Shooting Up. Infections among injecting drug users in the United Kingdom 2007, an update: October 2008. London: Health Protection Agency 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD