Un recuento bajo de CD4, relacionado con ataques al corazón en pacientes con VIH

Michael Carter

Tener un recuento bajo de CD4 se vincula con un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio en el caso de las personas que viven con VIH, según informa un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes

Incluso teniendo en cuenta los factores de riesgo tradicionales de enfermedad cardiovascular, presentar un nivel de CD4 inferior a 200 células/mm3 se asoció con un riesgo significativamente mayor de experimentar un ataque al corazón.

“Nuestros datos refuerzan la hipótesis de que el tratamiento de la infección por VIH reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular”, escriben los autores.

Se observan unas tasas elevadas de dolencia cardíaca entre los pacientes con VIH y se han propuesto diversos motivos para explicar esto, incluyendo una elevada prevalencia de los factores de riesgo tradicionales, como el tabaquismo, los efectos secundarios del tratamiento anti-VIH y los efectos inflamatorios de la infección por el virus.

El estudio de gran tamaño SMART, sobre interrupción de tratamiento, evidenció que tener un recuento de CD4 inferior a 350 células/mm3 estuvo relacionado con un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular; a los pacientes que presentan factores de riesgo tradicionales de padecer dicha dolencia se les anima especialmente a que inicien su terapia antirretroviral antes de que su recuento de CD4 caiga a ese nivel. Sin embargo, otro estudio ha arrojado unos resultados contradictorios respecto a la relación entre el recuento de CD4 y el riesgo de sufrir un ataque al corazón.

En consecuencia, un equipo de investigadores de Boston (EE UU) decidió estudiar más a fondo la relación del recuento de CD4 y la carga viral con el riesgo de infarto.

Se examinaron las tasas de ataque al corazón de 6.517 pacientes con VIH que recibieron atención médica entre 1998 y 2009. Los autores llevaron a cabo análisis para comprobar si los niveles de CD4 y de carga viral estuvieron relacionados con un mayor riesgo de infarto, con independencia de los factores de riesgo tradicionales y del uso de tratamiento antirretroviral.

Un total de 273 pacientes (14%) sufrieron un ataque al corazón. Éstos tendieron a tener más edad que los que no experimentaron un infarto de miocardio (54 frente a 46 años) y fueron más propensos a presentar una elevada presión arterial (57 frente a 25%), diabetes (28 frente a 16%), niveles elevados de lípidos (33 frente a 29%), a fumar (55 frente a 50%), a tener enfermedad renal (14 frente a 7%) y a mostrar un historial de enfermedades coronarias (35 frente a 9%), todos ellos factores de riesgo tradicionales de infarto.

Además, los pacientes que padecieron un infarto fueron más proclives a tener un recuento de CD4 por debajo de 200 células/mm3 (41 frente a 25%), o una viremia superior a 100.000 copias/mL (20 frente a 10%).

El primer conjunto de análisis estadísticos llevado a cabo por los investigadores reveló que tener un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3 duplicaba el riesgo de sufrir un ataque al corazón (cociente de probabilidades [CP]: 2,00; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,48 – 2,71; p <0,0001). Tener una carga viral superior a 100.000 copias/mL también se relacionó con un aumento significativo del riesgo de sufrir un infarto (CP: 2,23; IC95%: 1,37 – 3,65; p= 0,001).

Por el contrario, presentar una carga viral por debajo de 400 copias/mL se asoció con un descenso del 44% en el riesgo de experimentar un ataque cardíaco (p= 0,003).

El equipo de investigadores repitió su análisis, esta vez teniendo en cuenta los factores de riesgo tradicionales.

Al hacerlo, encontró que tener un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3 siguió siendo un factor de riesgo significativo de sufrir un ataque al corazón (CP: 1,74%; IC95%: 1,07 – 2,81; p= 0,02). Además, los autores comprobaron que cada aumento de 50 células/mm3 en el nivel de CD4 supuso una disminución significativa del riesgo de infarto (p= 0,002).

Sin embargo, la relación entre el nivel de carga viral y el riesgo de experimentar un ataque al corazón dejó de ser significativa.

Con todo, otro análisis en el que se tomaron en consideración los factores de riesgo tradicionales de sufrir un infarto de miocardio, pero se excluyó el recuento de CD4, mostró que tener una viremia superior a 100.000 copias/mL estuvo relacionado con un aumento significativo del riesgo de experimentar un ataque al corazón (CP: 2,16; IC95%: 1,26 – 3,69; p= 0,01), mientras que un nivel inferior a 400 copias/mL resultó ser protector frente al riesgo de padecer un infarto (p= 0,02).

“Hemos demostrado que el descenso de células CD4 está asociado de forma significativa con un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio y éste sólo es superado por la hipertensión en su importancia como factor de riesgo”, comentan los autores. Éstos añaden que tener un recuento de CD4 inferior a 200 células/mm3 constituyó un factor de riesgo mucho más importante de experimentar un ataque cardíaco que el tratamiento con cualquier fármaco antirretroviral. De hecho, el equipo de investigadores no halló una relación significativa entre el uso de cualquier fármaco anti-VIH y un mayor riesgo de infarto.

Por último, los investigadores agregan: “Es probable que el tratamiento de la infección por VIH para mejorar la función inmunitaria sea un componente relevante de la prevención cardiovascular en pacientes seropositivos”.

Referencia: Triant VA, et al. Association of immunologic and virologic factors with myocardial infarction rates in a US healthcare system. J Acquir Immune Defic Syndr, online edition, 2010 (Puedes encontrar el abstract gratuito y el texto completo [de pago] en este enlace).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD