La hepatitis C se extiende con rapidez entre hombres gays con VIH en Ámsterdam

Michael Carter

Un equipo de investigadores holandeses ha encontrado más pruebas de la contumaz epidemia de hepatitis C entre hombres gays con VIH. 

En un artículo publicado en la edición de 31 de julio de la revista AIDS, investigadores de Ámsterdam informan de una prevalencia del 18% de la coinfección por VIH/VHC entre hombres con VIH que acudieron a un centro de salud sexual. También señalan una alta incidencia de nuevas infecciones por hepatitis C.

El uso de la droga recreativa GHB (gamma-hidroxibutirato) y el fisting (introducción del puño en el recto) fueron factores de riesgo para la infección por hepatitis C. Sin embargo, no se registró evidencia de la infección por hepatitis C entre hombres gays sin VIH. Durante la pasada Conferencia de la IAS de 2008 se presentaron los datos preliminares del estudio.

Desde 2000, se ha venido informado de brotes de hepatitis C por transmisión sexual entre hombres gays con VIH en toda Europa y en la ciudad de Nueva York (EE UU). Una ciudad con una epidemia destacable es Ámsterdam.

Los investigadores buscaban obtener un mayor entendimiento de la prevalencia de la infección y los factores de riesgo para adquirirla.

Por este motivo, se llevó a cabo un estudio transversal que contó con 689 hombres homosexuales que acudieron a un centro de salud sexual de Ámsterdam entre 2007 y 2008. A los participantes se les realizaron las pruebas de detección del VIH y hepatitis C y fueron entrevistados sobre sus hábitos sexuales y de uso de drogas. También, se realizaron análisis filogenéticos para comparar las cepas obtenidas entre los hombres del estudio y las que circularon entre hombres gays en la ciudad entre 2000 y 2007.

Sólo dos de los 532 hombres sin VIH que fueron atendidos en el centro de salud estaban infectados por hepatitis C, una prevalencia por debajo del 0,5%. Uno de estos varones informó sobre un pasado de uso de drogas inyectables. Por el contrario, veintiocho de los 157 hombres con VIH estaban coinfectados por hepatitis C, lo que equivale a una prevalencia del 18%.

En 2007, la prevalencia de la infección entre hombres con VIH era del orden del 15%, y se incrementó hasta el 21% cuando concluyó el estudio en 2008. De los 28 hombres gays con VIH diagnosticados con coinfección durante el estudio, siete (25%) habían adquirido la infección recientemente.

El primer análisis estadístico efectuado por los investigadores evidenció que factores como tener una infección por VIH, un mayor número de parejas sexuales, historial de enfermedades de transmisión sexual, sexo anal sin protección, fisting, consumo de GHB y un historial de uso de drogas inyectables se asociaron significativamente con un incremento en el riesgo de contraer la hepatitis C.

No obstante, análisis posteriores restringidos a hombres con VIH detectaron que sólo tres de estos factores fueron significativos: empleo de drogas inyectables (cociente de riesgo ajustado [CRA]: 13,4; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,56-115,7), fisting (CRA: 10,6; IC95%: 2,78-40,7), y el uso de GHB (CRA: 4.6; IC95%: 1,62-13,0).

Los análisis filogenéticos revelaron la existencia de clústeres de transmisión y, así, la mayoría de las nuevas infecciones detectadas por los autores del estudio se localizaron en un solo clúster.

“Hemos detectado una alta y creciente prevalencia del virus de la hepatitis C en hombres que practican sexo con hombres que acudieron a alguno de los centros de atención de enfermedades de transmisión sexual”, comentan los investigadores. Y añaden: “La alta proporción de infecciones agudas indica, claramente, una rápida y reciente propagación de la hepatitis C entre hombres con VIH en alto riesgo que practican sexo con hombres”.

Entre los factores de riesgo de la infección por hepatitis C, los responsables del estudio destacan que: “la práctica de técnicas sexuales agresivas como el fisting, el sexo en grupo y el hecho de compartir juguetes sexuales puede facilitar el contacto sangre-sangre al dañar las barreras de las mucosas”.

Un tercio de los hombres no tenía constancia de su infección por hepatitis C. Por esa razón, a todos los varones con VIH a partir de ahora se les ofrece hacerse la prueba de la hepatitis C.

En su conclusión, los investigadores destacan: “Se precisan acciones de prevención específicas, tales como aumentar el nivel de conciencia y la implantación internacional de pruebas de detección rutinarias, para minimizar una futura propagación [del VHC] entre los hombres que practican sexo con hombres con VIH, al tiempo que evitar su paso a los hombres que practican sexo con hombres sin VIH”.

Referencia: Urbanus AT, et al. Hepatitis C virus infections among HIV-infected men who have sex with men: an expanding epidemic. AIDS. 23: F1-F7, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD