Las recomendaciones sobre la vacuna de la gripe están ‘justificadas’ y se alienta la vacunación a los pacientes con VIH

Michael Carter

Las recomendaciones acerca de que las personas con VIH se vacunen contra la gripe "están justificadas", según un artículo editorial publicado en la edición del 1 de enero de Clinical Infectious Diseases, que añade que “debería alentarse” la vacunación.

El autor del texto, el doctor Raphael Dolin, de la Facultad de Medicina de Harvard, hizo una revisión de tres estudios publicados en la misma edición de la revista donde se examinaban la seguridad y eficacia de la vacunación antigripal en pacientes con VIH.

Numerosos ensayos habían analizado con anterioridad el impacto de la vacuna contra la gripe en pacientes seropositivos. Sin embargo, habían arrojado unos resultados contradictorios y muchos se llevaron a cabo antes de la introducción de la terapia antirretroviral eficaz.

En consecuencia, aún existían preguntas sin responder respecto a la eficacia de las vacunas.

Por ello, en 2009, un equipo de investigadores de Sudáfrica realizó un estudio para comparar la eficacia de la vacuna contra la gripe A H1N1 (la denominada ‘gripe porcina’) en pacientes tanto con VIH como sin el virus. Todas estas personas tenían entre 18 y 50 años y recibieron una única dosis de la vacuna mediante una inyección.

Los personas con VIH presentaron un recuento mediano de CD4 de 581 células/mm3 y el 82% estaba tomando fármacos antirretrovirales. A pesar de tener un sistema inmunitario en buen estado, los pacientes seropositivos fueron significativamente menos propensos que sus iguales sin el virus a desarrollar anticuerpos protectores contra la gripe tras recibir la vacuna (56% frente a 80%; p= 0,003).

Algunos investigadores han sugerido que la administración de dosis adicionales de la vacuna antigripal mejoraría las respuestas de pacientes con VIH. Esta cuestión fue examinada en un estudio alemán.

Se inscribió a un total de 135 pacientes, que recibieron dos dosis de la vacuna contra el virus de la gripe H1N1. Se hizo un seguimiento de las respuestas de anticuerpos 21 días después de la administración de cada dosis. Tras la primera inoculación, el 68% de los participantes desarrolló anticuerpos protectores, porcentaje que aumentó hasta el 92% tras la segunda inyección. El presentar un recuento más alto de células CD4 se relacionó con la respuesta de anticuerpos a raíz de la vacunación.

También existían dudas en cuanto al impacto de la vacuna antigripal sobre los niveles de células CD4 y de carga viral así como de la eficacia clínica de la vacunación. Estos temas se abordaron en un tercer estudio publicado en la revista.

La investigación se efectuó en Sudáfrica y en ella participaron 506 adultos con VIH, 349 de los cuales estaban tomando una terapia antirretroviral. Los pacientes fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir la vacuna antigripal trivalente inactivada. La Organización Mundial de la Salud recomendó el uso de esta vacuna en el hemisferio sur en 2008.

El doctor Dolin se refirió de manera elogiosa al estudio como "bien diseñado y ejecutado”. No obstante, señaló que se excluyó de la participación en este ensayo a los pacientes que presentaban una infección por VIH más avanzada, al igual que a los que tenían comorbilidades relacionadas con complicaciones de la gripe.

La vacunación no redujo el nivel de células CD4 ni aumentó la carga viral en los pacientes que tomaban terapia anti-VIH.

Además, el haber recibido la vacuna disminuyó el riesgo de sufrir una gripe (confirmada mediante pruebas de laboratorio) en un 76%.

Por consiguiente, las recomendaciones de que los pacientes con VIH se vacunen contra la gripe están justificadas y se debería incitar a estas personas a que reciban la vacuna, concluyó el doctor Dolin.

Asimismo, añadió que se requieren esfuerzos adicionales para mejorar las respuestas inmunitarias a la vacunación, y que es necesario llevar a cabo estudios sobre los efectos de "recibir dosis adicionales, de los regímenes de vacunación modificados y del uso de novedosos adyuvantes y vacunas contra la gripe en esta población de pacientes".

Referencias:  Dolin R. Perspectives on the role of the immunization against influenza in HIV- infected patients. Clin Infect Dis. 2011; 52: 147-149 (Aquí puedes encontrar el texto completo de forma gratuita).

Crum-Cianflone NI, et al. Immunogenicity of a monovalent 2009 influenza A (H1N1) vaccine in an immunocompromised population: a prospective study comparing HIV-infected adults with HIV-uninfected adults. Clin Infect Dis. 2011; 52: 138-146 (Aquí puedes encontrar el texto completo de forma gratuita).

Bickel M, et al. Immune response after two doses of the novel split virion, adjuvanted pandemic H1N1 Influenza A vaccine in HIV-1–infected patients. Clin Infect Dis. 2011; 52: 122-127 (Aquí puedes encontrar el texto completo de forma gratuita).

Madhi SA, et al. Trivalent inactivated influenza vaccine in African adults infected with Human Immunodeficient Virus: double blind, randomized clinical trial of efficacy, immunogenicity, and safety. Clin Infect Dis. 2011; 52: 128-137 (Aquí puedes encontrar el texto completo de forma gratuita).

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD