“Bueno, puedes hacer algo al respecto, hay PPE”. Los hombres gay con VIH pueden jugar un papel hablando a sus parejas sobre

Las personas con VIH tienen que saber de la existencia de la profilaxis post-exposición (PPE), según escribe una investigadora británica en un artículo publicado en la versión digital de Sexually Transmitted Infections.

Michael Carter

La doctora Catherine Dodds, de Sigma Research, Universidad de Portsmouth, descubrió que muchos hombres gay que buscaron PPE tras practicar sexo sin protección lo hicieron después de que su pareja sexual revelara ser seropositiva antes o después de una relación sexual de riesgo.

En 2005, en la Encuesta Sexual a Hombres Gay del Reino Unido, de carácter anual, a los hombres se les preguntó si habían accedido alguna vez a PPE. De los 16.500 hombres gay que completaron la encuesta, sólo el 1,4% afirmó que había intentado conseguir PPE después de una posible exposición sexual al VIH. La doctora Dodds escribe que “esto indica que buscar PPE no constituye un comportamiento habitual entre los hombres homosexuales sexualmente activos en el Reino Unido”.

La doctora Dodds se sorprendió por el hecho de que tan pocos hombres hubieran buscado PPE dadas las altas tasas de actividad sexual potencialmente arriesgada reveladas por la encuesta de 2005. En conjunto, el 48% de los hombres sin VIH o que no habían realizado prueba, declaró haber practicado sexo anal sin protección en los doce meses antes de completar el cuestionario. Además, el 28% de los hombres sin VIH y sin prueba, afirmó que había practicado sexo sin protección en el año anterior con un hombre que bien tenía VIH o de estado serológico al VIH desconocido.

Para comprender mejor las experiencias de búsqueda de PPE entre hombres gay, Sigma Research realizó entrevistas en profundidad a 30 hombres que completaron el cuestionario y dijeron que habían buscado PPE.

La mitad de esos hombres (15) afirmó que habían buscado PPE tras practicar sexo sin protección con un hombre que sabía que tenía VIH. Sólo cinco hombres sabían que su pareja tenía VIH antes del encuentro sexual. En los otros diez casos, los hombres buscaron PPE porque sus parejas sexuales revelaron que tenían VIH después de la práctica de sexo sin protección.

En algunos casos, el revelado se produjo después de que un amigo mutuo expresara preocupación o porque, después del sexo, al hombre con VIH se le preguntó directamente por su estado serológico.

Pero un número igual de hombres revelaron de forma independiente su estado serológico positivo después de la exposición no prevista o accidental al VIH. En algunos casos, el revelado fue acompañado por información sobre la disponibilidad de PPE.

La doctora Dodds cita un hombre cuya pareja reveló que tenía VIH después practicar sexo sin protección. El revelado fue “seguido por un comentario de que tenía que ir a ver un médico”. Esto condujo a una conversación sobre PPE, de cuya existencia el hombre no era consciente previamente.

En otro caso, los intentos de revelado del hombre con VIH antes y durante el sexo fueron mal interpretados. Tras el sexo sin protección, los dos hombres reconocieron su error de comunicación. En ese momento, el hombre con VIH dijo, “bueno, puedes hacer algo al respecto, hay PPE… puedes empezar a tomar antirretrovirales y es como algo para prevenir si te has expuesto”.

La doctora no esperaba encontrase con revelados posteriores al acto, especialmente debido a que “la mayoría de estos revelados se produjeron tras la aparición de enjuiciamientos penales por la transmisión del VIH en Reino Unido. Junto con el riesgo de censura moral y social por parte de las parejas sexuales, los hombres que revelaron su diagnóstico positivo de VIH tras una potencial exposición sexual, también corrieron el riesgo de que actuara la policía como resultado de su intento de prevenir la seroconversión de un hombre al que probablemente no volverían a ver de nuevo”.

También añade que “algunos podrían suponer que la preocupación de esos hombres para prevenir la transmisión podría haber vencido su deseo de protegerse a sí mismos de las consecuencias personales del revelado tras una práctica sexual que implicó un riesgo de transmisión [del VIH]”.

Los hombres que buscaron PPE habían sabido de ella a través de amigos, parejas sexuales y autoridades sanitarias. La doctora Dodds cree que existe un “papel especial que algunas personas con VIH pueden jugar a la hora de ayudar a sus parejas casuales para que accedan a PPE cuando se pueda haber producido una exposición sexual al VIH”. Concluye diciendo que “es importante que los especialistas en VIH y salud sexual se aseguren de que la información sobre PPE no se dirija únicamente a las personas que dieron negativo al VIH o no se realizaron la prueba, sino también a las personas diagnosticadas de VIH”.

Referencia: Dodds C. Positive benefits: preventative impact of PEP awareness among those with diagnosed HIV. Sex Transm Infect, online first, published October 30th, 2007.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD