XVII Conferencia Internacional del Sida: Boletín del martes

Actualización diaria de noticias de la conferencia de aidsmap

XVII Conferencia Internacional del Sida: 3-8 de agosto de 2008, Ciudad de México

Martes, 5 de agosto de 2008

Todos los enlaces en este boletín se refieren a artículos en inglés a menos que se indique lo contrario.

 

Tratamiento y capacidad de infección. La declaración suiza genera debate en la conferencia de México

Como era de esperar, la que se ha dado en llamar la “declaración suiza” (referente a la capacidad de infección de las personas con VIH con una carga viral indetectable) ha despertado controversia en la Conferencia Internacional del Sida de este año.

En enero, un destacado equipo suizo de médicos e investigadores del VIH realizó una declaración según la cual las personas que tomasen tratamiento anti-VIH y que hubieran tenido una carga viral indetectable en sangre durante al menos seis meses no eran susceptibles de transmitir el virus a sus parejas sexuales, siempre y cuando siguieran el tratamiento de forma adecuada y no presentaran una infección de transmisión sexual (ITS).

En un acto satélite previo a la conferencia tuvo lugar un acalorado encuentro de dos horas de duración en el que se abordó esta declaración.

Uno de los autores de la misma afirmó que nunca pensaron en darle una difusión mundial, sino que su objetivo era más bien servir de ayuda a los médicos suizos a la hora de tratar la adopción de riesgos sexuales con sus pacientes que tuvieran parejas estables.

También subrayó que su intención no era sugerir que una carga viral indetectable fuese un sustituto de los preservativos.

No obstante, también defendió la afirmación, señalando que las prácticas sexuales con preservativos no eran 100% seguras, sino que comportaban un riesgo que se situaba “en un intervalo confortable que permite a las personas llevar una vida normal. Situaríamos la práctica de sexo cuando se toma terapia antirretroviral en un intervalo de seguridad similar, pero sólo lo consideramos ‘seguro’ en unas condiciones especiales”.

Otras personas presentes en el encuentro expresaron su preocupación. Por ejemplo, un médico afirmó que el supuesto de que la transmisión no era posible en el caso de que la carga viral estuviera por debajo de un determinado nivel era más una creencia que una certeza. De cualquier modo, también señaló que algunos fármacos anti-VIH tenían mucha capacidad de penetrar en los fluidos genitales y podían estar actuando, de hecho, como microbicidas.

Un delegado de ONUSIDA afirmó que la declaración suiza carecía de relevancia para la mayor parte de las personas con VIH del mundo, ya que en muchos de los países más afectados por el VIH el acceso a las pruebas de carga viral era limitado y las tasas de ITS eran altas.

La declaración fue respaldada por algunos activistas comunitarios, que señalaron que ayudaba a reducir el estigma y la discriminación.

Los proyectos de microfinanciación reducen el riesgo del VIH en mujeres de Suráfrica

La microfinanciación, centrada en el empoderamiento económico de las mujeres pobres, reduce los comportamientos de riesgo de transmisión del VIH y la violencia en la pareja, según se extrae de un estudio.

Dicho estudio se realizó en Suráfrica y contó con mujeres en situación de extrema pobreza a las que se les concedieron pequeños préstamos para abrir negocios como la compra y venta de productos agrícolas locales, la venta de ropa nueva y usada, el cuidado de niños o la regencia de pequeños puestos de comida. Casi todos los préstamos fueron devueltos en su totalidad.

Este proyecto no sólo ayudó a aumentar el bienestar económico, sino que los investigadores también descubrieron que redujo las tasas de sexo sin protección con parejas casuales y la violencia en la pareja.

Actualmente se prevé expandir el estudio y se espera que alcance a 15.000 hogares en la provincia de Limpopo entre 2008 y 2010.

Cambios de tratamiento y lipodistrofia

Algunos fármacos anti-VIH pueden provocar cambios en la distribución de la grasa corporal, incluyendo su pérdida en la cara, extremidades y nalgas o su acumulación en torno a los órganos internos del abdomen o entre los hombros. Esta variedad de efectos secundarios a menudo se conoce como lipodistrofia.

Se ha relacionado la toma de dos fármacos en particular (los ITIN d4T y AZT) con la pérdida de grasa, y actualmente algunos países, como el Reino Unido, no recomiendan su uso rutinario. Sin embargo, siguen constituyendo importantes opciones de tratamiento en muchos países en vías de desarrollo.

La investigación en el Reino Unido sobre los inhibidores de la proteasa ha descubierto que cambiar a atazanavir (Reyataz®) potenciado con ritonavir no reduce la pérdida de grasa central. El equipo de investigadores empleó escáneres para examinar el nivel de grasa en los pacientes que cambiaron a atazanavir y en los que siguieron tomando Kaletra® (lopinavir/ritonavir). Tras un año, no se apreciaron diferencias en los niveles de grasa en el vientre.

Es menos probable que atazanavir provoque aumentos de grasas en sangre que otros inhibidores de la proteasa y se esperaba que el cambio a este fármaco también tuviera un efecto positivo sobre la forma corporal. El ejercicio y la dieta parecen ser el único medio de atajar el problema de la grasa visceral, que el responsable del estudio describió como “un desafío muy importante”.

También sugirió que el tratamiento con inhibidores de la proteasa podría no ser la causa en absoluto de la acumulación de grasa.

En un estudio aparte, se examinaron los efectos sobre la grasa en las extremidades del cambio de AZT/3TC (Combivir®) a tenofovir/FTC (Truvada®). La mitad de los pacientes del estudio siguieron tomando Combivir®, mientras que el resto cambió a Truvada®. Tras seis meses, se estudiaron los cambios en la grasa de las extremidades empleando escáneres.

En general se produjo una ligera (aunque no significativa) ganancia de grasa en las extremidades en el caso de los pacientes que cambiaron a Truvada®, mientras que los pacientes que permanecieron con Combivir® siguieron perdiendo grasa. Sin embargo, el cambio a Truvada® pareció ofrecer un mayor beneficio a los pacientes que presentaban una pérdida de grasa más acusada.

Es posible que la duración del estudio no fuera lo suficientemente larga. Otras investigaciones han mostrado que tras el cambio de tratamiento pueden pasar hasta dos años antes de que puedan apreciarse mejoras reales.

Elevada incidencia de VIH entre hombres que practican sexo con hombres en Tailandia

La investigación en Tailandia ha descubierto que el 5% de los hombres gays y otros hombres que practican sexo con hombres se infectan por VIH cada año.

Entre los factores de riesgo de infección por VIH se cuentan tener más de 30 años, un menor nivel de educación, practicar sexo anal receptivo sin usar preservativos y el uso de drogas recreativas, incluyendo poppers. La investigación reciente en el Reino Unido ha encontrado también una relación entre el uso de poppers y un mayor riesgo de infección por VIH.

Tailandia ha experimentado algunos éxitos en el control de la propagación del VIH, pero sus esfuerzos de prevención se han centrado en trabajadoras sexuales y usuarios de drogas inyectables. En un encuentro celebrado el primer día de la conferencia se expuso que, con frecuencia, las necesidades de prevención de los hombres gays y de otros colectivos de hombres que practican sexo con hombres se habían ignorado, y se espera que la conferencia ayude a centrar la atención en la parte olvidada de la epidemia del VIH que afecta a los hombres gays en numerosas partes del mundo.

Lipodistrofia en Tailandia

El tratamiento del VIH en países con pocos recursos se basa en el uso de d4T y AZT, los fármacos más relacionados con los cambios de grasa corporal.

En Tailandia, el tratamiento estándar de primera línea para el VIH es GPOVir, una pastilla combinada en dosis fija de d4T, 3TC y nevirapina.

El equipo de investigadores descubrió que, tres años después de iniciar esta combinación, el 18% de los pacientes cambió a otra que incluía AZT debido a la lipodistrofia.

Sin embargo, no pareció surgir lipodistrofia en los pacientes con peor grado de adhesión a su tratamiento.

Debido al riesgo de lipodistrofia, la Organización Mundial de la Salud recomendó que se redujeran los niveles de dosificación de d4T. A pesar de esta recomendación, los pacientes en este estudio siguieron tomando dosis completas de d4T.

Tratamiento del VIH y tuberculosis

La tuberculosis constituye la principal causa única de morbimortalidad en personas con VIH en el mundo.

Se ha producido un gran debate en torno al momento oportuno para comenzar el tratamiento del VIH en personas con un bajo recuento de células CD4 que reciben tratamiento contra la tuberculosis. Esto se debe a las posibles interacciones entre los fármacos anti-VIH y antituberculosos y al riesgo de sufrir lo que se denomina síndrome inflamatorio de reconstitución inmunitaria.

Dos estudios presentados en la conferencia de México han ofrecido resultados contradictorios respecto a los beneficios de un inicio temprano del tratamiento del VIH en pacientes con tuberculosis.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD