El tratamiento con nelfinavir no tiene efecto sobre el riesgo de cáncer

Michael Carter

El tratamiento con el inhibidor de la proteasa nelfinavir (Viracept®) no está relacionado de forma independiente con un menor riesgo de cáncer, según informa un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Nelfinavir fue un fármaco muy utilizado en los primeros regímenes antirretrovirales. Desde entonces, ha ido perdiendo el favor médico después de que se evidenciara que los inhibidores de la proteasa potenciados con ritonavir tenían un efecto más potente y duradero frente al VIH. Además, en 2007 perdió la licencia de forma temporal en Europa, después de que unas partidas del fármaco se contaminaran con niveles excesivos de un agente químico potencialmente cancerígeno durante la fabricación. No obstante, análisis posteriores mostraron que esto no supuso un mayor riesgo de cáncer para los pacientes.

Recientemente, se ha examinado el uso de nelfinavir como fármaco anticancerígeno. Estudios preliminares han sugerido que el fármaco presenta actividad frente al sarcoma de Kaposi (un cáncer definitorio de sida), el cáncer de piel, el cáncer de próstata y el mieloma múltiple, además de otros cánceres. Actualmente, hay ensayos clínicos de fase I en marcha para determinar la seguridad y eficacia del fármaco como parte de una terapia anticancerosa en pacientes sin VIH.

Sin embargo, ningún estudio había evaluado antes el impacto de nelfinavir como componente de una terapia antirretroviral sobre las tasas de cánceres definitorios y no definitorios de sida en pacientes con VIH. En consecuencia, un equipo de investigadores del Estudio sobre la Historia Natural del VIH de EE UU realizó un análisis retrospectivo del impacto de nelfinavir sobre el riesgo de cáncer, para el que contaron con 2.499 participantes.

La mediana en el recuento de células CD4 en el diagnóstico fue de 500 células/mm3, siendo la mediana de la carga viral de 25.000 copias/mL. El 75% de los pacientes recibió un tratamiento antirretroviral triple en algún momento durante el seguimiento y fue iniciado cuando la mediana en el recuento de CD4 era de 340 células/mm3. Durante el estudio, se diagnosticaron 108 cánceres, incluyendo 39 definitorios de sida y 69 no definitorios.

Un total de 839 pacientes (34%) fueron tratados con nelfinavir. La mediana de duración de la terapia con este fármaco fue de 17 meses. Los pacientes con experiencia en nelfinavir iniciaron el tratamiento anti-VIH con tres fármacos cuando la mediana en el recuento de CD4 fue de 339 células/mm3. Después de empezar la terapia con nelfinavir, cuarenta y cinco pacientes desarrollaron cáncer. Esto incluyó 16 casos de cánceres definitorios de sida y 29 no definitorios. La duración del tratamiento con nelfinavir no varió entre los pacientes que desarrollaron cáncer y los que no (p= 0,06).

El riesgo de desarrollar cáncer fue idéntico entre los pacientes que recibieron una combinación de tres fármacos anti-VIH, que incluyera nelfinavir, y los que tomaron una terapia triple sin ese fármaco (cociente de riesgo [CR]: 1; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,5-1,7). Las tasas de cánceres definitorios y no definitorios de sida también fueron similares en estos dos grupos de pacientes.

Estos resultados se mantuvieron sin cambios cuando se tuvieron en cuenta los recuentos de CD4 en el momento del inicio de la terapia antirretroviral, así como el año del calendario en el que se empezó el tratamiento.

El 60% de la población del estudio empleó algún inhibidor de la proteasa. El riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer fue similar en los pacientes que tomaron terapia antirretroviral basada en inhibidores de la proteasa y en los que recibieron un tratamiento triple que no incluía esa familia de fármacos.

No constituyó ninguna sorpresa que el equipo de investigadores descubriera que las tasas generales de cáncer, así como las de cánceres definitorios y no definitorios de sida, fueran significativamente menores en los pacientes que tomaban nelfinavir, o cualquier régimen antirretroviral, que en aquéllos que no recibían fármacos anti-VIH.

“Este estudio demuestra que, a pesar de los informes respecto a que nelfinavir puede reducir el riesgo de cáncer, no encontramos ninguna relación específica entre el uso de este fármaco y la aparición de cánceres en los pacientes con VIH que utilizaban nelfinavir como parte de su régimen antirretroviral”, escriben los autores.

Aunque el estudio evidenció que el tratamiento con nelfinavir disminuía el riesgo de cánceres definitorios de sida, el equipo de investigadores cree que esto “probablemente se debió a la reconstitución inmunitaria más que al propio uso de nelfinavir o los inhibidores de la proteasa, ya que el riesgo de cáncer no varió en función del tipo de régimen antirretroviral empleado”.

Los autores sugieren diversos posibles motivos por los que no consiguieron detectar que el tratamiento con nelfinavir ofreciera protección frente al cáncer:

  • Ni nelfinavir ni ningún otro inhibidor de la proteasa ofrecen protección frente al cáncer de forma independiente.
  • Para proteger frente al cáncer se necesitan unas dosis de nelfinavir mayores que las utlizadas en el tratamiento anti-VIH.
  • Se precisa una mayor cohorte de pacientes para poder detectar un posible efecto.

Pese a ello, el equipo responsable del estudio considera que su cohorte tenía un tamaño suficiente como para que fuera razonable que se observara algún efecto protector.

“Se necesitan más estudios con grandes registros y un seguimiento post-comercialización para conseguir más datos sobre la posible relación entre nelfinavir -u otros inhibidores de la proteasa- y la inhibición del cáncer entre pacientes con VIH”, concluyen los investigadores.

Referencia: Crum-Cianflone NF, et al. The impact of nelfinavir exposure on cancer development among a large cohort of HIV-infected patients. J Acquir Immune Defic Syndr (online edition), 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD