La neumonía recurrente aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón en el caso de los pacientes con sida

Michael Carter

La neumonía bacteriana recurrente se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en pacientes con sida, según informa un equipo de investigadores de EE UU en la edición digital de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. La relación entre neumonía y cáncer pulmonar fue especialmente fuerte entre los pacientes de menos de 50 años.

El equipo de investigadores cree que la neumonía recurrente podría provocar una inflamación, que a su vez aumentaría el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón.

Entre las personas con sida en EE UU, el de pulmón constituye el tercer tipo de cáncer más habitual. En numerosos estudios, se ha identificado el hecho de fumar como el único factor asociado de forma significativa con el riesgo de desarrollar este cáncer entre las personas con VIH. Sin embargo, un equipo de investigadores estadounidenses descubrió que, incluso después de tener en cuenta el consumo de cigarrillos, el riesgo de desarrollar un cáncer pulmonar seguía siendo elevado entre los pacientes seropositivos.

Las personas con VIH, sobre todo si su sistema inmunitario se encuentra debilitado, son más propensas a desarrollar graves enfermedades pulmonares. Hay tres tipos de estas enfermedades clasificadas como definitorias de sida: neumonía por Pneumocystis jiroveci (conocida como PCP), tuberculosis y neumonía bacteriana recurrente.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que los pacientes con sida que desarrollaban estas enfermedades podrían correr un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón debido a la inflamación provocada en dichos órganos.

En consecuencia, se examinaron los historiales de 322.675 pacientes diagnosticados de sida entre 1977 y 2002 y fueron vinculados con los registros de cáncer. Los autores realizaron un seguimiento del riesgo que los pacientes tenían de desarrollar cáncer de pulmón en los diez años posteriores a su diagnóstico de sida.

La neumonía recurrente supuso el 2% de todos los diagnósticos de sida, mientras que los porcentajes de  tuberculosis y neumonía PCP fueron del 4% y el 26%, de forma respectiva.

No hubo cambios en la incidencia de neumonía bacteriana, pero la de tuberculosis disminuyó tras la introducción de la terapia anti-VIH eficaz en 1996.

En más de diez años de seguimiento, se registraron 853 casos de cáncer de pulmonar (83 casos por cada 100.000 persona-años).

Las personas con neumonía recurrente presentaron un riesgo significativamente mayor de sufrir cáncer de pulmón que los que no tenían esta enfermedad (cociente de riesgo [CR]: 1,63; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,08 – 2,46; p= 0,02).

Cabe señalar que los pacientes con una neumonía recurrente mostraron un riesgo significativamente más elevado de padecer cáncer de pulmón entre 5 y 10 años después de recibir su primer diagnóstico (p= 0,04).

La neumonía recurrente se relacionó con un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón entre los pacientes de menos de 50 años (CR: 1,99; IC95%: 1,26 – 3,16; p= 0,003), pero no entre los de más edad.

La relación entre neumonía bacteriana y riesgo de cáncer pulmonar no varió de forma significativa en la época anterior y posterior a la introducción de la terapia anti-VIH eficaz.

En general, el cáncer de pulmón no estuvo vinculado con la tuberculosis. Sin embargo, el equipo de investigadores señaló un aumento significativo del riesgo de sufrir dicho cáncer entre los pacientes con tuberculosis durante el primer año posterior a recibir el diagnóstico de dicha infección. Los autores creen que este hecho, probablemente, fue debido a que las radiografías torácicas permitieron diagnosticar el cáncer que ya estaba presente, o porque el propio cáncer hubiera activado la tuberculosis latente.

Los investigadores no dispusieron de información respecto a los hábitos de consumo de tabaco de los pacientes. No obstante, basándose en otros estudios con personas con VIH, supusieron una prevalencia de tabaquismo de al menos el 70% entre los pacientes con neumonía recurrente.

Esto debilitó la relación entre la neumonía recurrente y el cáncer de pulmón hasta el punto que dejó de ser estadísticamente significativa (prevalencia del 70%; CR: 1,42; IC95%: 0,93 – 2,14).

De todos modos, los autores comentan: “Descubrimos que las personas que padecen neumonía recurrente presentaron un riesgo significativamente mayor de sufrir cáncer de pulmón (…). Nuestra actual observación de la relación entre la neumonía recurrente y un mayor riesgo de este cáncer entre las personas con VIH más jóvenes, pero no entre las mayores, respalda la conclusión de que las infecciones pulmonares podrían explicar el elevado riesgo de cáncer de pulmón entre los pacientes jóvenes con el virus de la inmunodeficiencia humana”.

Referencia: Shebl FM, et al. Pulmonary infections and risk of lung cancer among persons with AIDS. J Acquir Immune Defic Syndr, advance online publication, August 23, 2010. (Link to abstract and full text publication.)

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD