En el Reino Unido, las mujeres con VIH requieren un mayor asesoramiento sobre concepción y contracepción

Roger Pebody

Las mujeres que viven con VIH en el Reino Unido agradecerían una mayor oferta de servicios sanitarios sexuales y reproductivos integrados en sus clínicas del VIH, según concluyen tres estudios distintos presentados en la conferencia de la Asociación Británica del VIH, celebrada esta semana en Liverpool. Existe una especial necesidad de asesoramiento en torno a la concepción y la contracepción que refleje los temas específicos que afectan a las mujeres seropositivas.

Se presentaron los hallazgos de pequeños estudios que se centraron en las mujeres que acudían a clínicas del VIH en Londres (69 respuestas), Leicester (114 respuestas) y Birmingham (59 hombres y mujeres heterosexuales). Cerca de dos tercios de las participantes de Leicester y Londres eran sexualmente activas, lo que indica una mayor tasa de abstinencia que entre la población general.

El estudio de Leicester se centró en el uso de anticonceptivos (en el momento del ensayo, no proporcionados por la clínica del VIH). Casi todas las mujeres sexualmente activas empleaban contraceptivos alguna vez y, en el 65% de los casos, el método utilizado fue el preservativo masculino. El 80% de las mujeres sexualmente activas usaron otros métodos anticonceptivos al mismo tiempo que los condones, una estrategia que permite combinar la prevención de las infecciones con el empleo de contraceptivos más fiables.

Menos del 3% utilizaba píldoras anticonceptivas (un porcentaje muy inferior al de la población general) y el 8% empleaba implantes hormonales. Ambos métodos son menos eficaces si se está tomando terapia antirretroviral. Además, pocas mujeres usaron los preservativos de forma constante. Los autores sugieren que se podrían haber utilizado más anticonceptivos reversibles de actividad prolongada. Entre los métodos en este grupo que no interactúan con los fármacos anti-VIH estarían las inyecciones (6% en este sondeo), dispositivos intrauterinos -DIU- (7%) y sistemas intrauterinos -SIU- (4%).

El estudio de Birmingham se centró en el conocimiento de sus pacientes referente a la concepción y el embarazo, y se detectaron grandes carencias de información:

  • El 8% creía que no era posible que las mujeres seropositivas dieran a luz niños sin VIH y el 13% pensaba que esas mujeres no podían quedarse embarazadas sin transmitir el virus a su pareja.
  • Sólo el 22% era consciente de que, mediante una intervención médica, el riesgo de transmisión del virus al bebé era ‘muy bajo’.
  • El 26% pensaba que los hombres con VIH podían transmitir el virus directamente al bebé.
  • El 47% creía que si una mujer iniciaba terapia antirretroviral durante el embarazo, el tratamiento sería de por vida.
  • Sólo el 42% sabía que el parto con cesárea no es obligatorio.
  • Sólo el 49% sabía que no se recomienda amamantar al bebé.

El equipo de investigadores descubrió que el asesoramiento preconcepcional era bien recibido, un hallazgo que se vio reflejado en el estudio londinense. Además, en Londres, el 67% de las participantes deseaba que su departamento de VIH realizara chequeos de salud sexual y el 61% preferiría recibir asesoramiento sobre anticonceptivos de esta fuente. De igual modo, en Leicester, el 79% de las mujeres sexualmente activas afirmaron que estarían interesadas en utilizar una clínica de salud sexual y reproductiva proporcionada por el departamento de VIH.

Los responsables de la investigación comentaron algunas de las ventajas de dichos servicios, principalmente sortear la cuestión del revelado del estado serológico al VIH al personal que ofrece un servicio genérico y la posibilidad de ofrecer una atención holística e integrada. Más específicamente, la cuestión de las interacciones entre los anticonceptivos hormonales y el tratamiento antirretroviral puede abordarse de forma adecuada, pueden realizarse chequeos anuales del cuello del útero, pueden tratarse los errores de concepto sobre embarazo y VIH, y se puede ofrecer asesoramiento sobre sexo seguro y el modo de concebir sin que se transmita el virus.

Clases prenatales

Chris Wood, del Hospital North Middlesex, presentó también un póster sobre la preparación de clases prenatales específicas para mujeres con VIH, el primer programa de este tipo desarrollado en el Reino Unido. Muy pocas mujeres deseaban acudir a clases prenatales genéricas en el hospital (recomendadas por NICE), que no cubren muchos aspectos que preocupan a las mujeres seropositivas, como el revelado del estado serológico y el modo de parto. Además, las clases genéricas, por lo general, incluyen una gran promoción del amamantamiento y desalientan la toma de medicación durante el embarazo, lo que contradice de forma directa lo aconsejable a las mujeres seropositivas.

El hospital trata de 30 a 45 embarazos anuales y, aunque las mujeres embarazadas reciben mucho apoyo individualizado, el foco puesto en los temas relacionados con el VIH ha supuesto que, en ocasiones, algunos de los aspectos más básicos de la preparación prenatal sean obviados. El programa desarrollado también cubre la lactancia con biberón en cierta profundidad, e incluye cuestiones prácticas, implicaciones sanitarias y problemas de revelado y estigma.

Referencias: Moses S, et al. Sexual and reproductive health of HIV-positive women – survey from a provincial centre. Abstract P15, HIV Medicine 10: supplement 1, 2009.

Cooney G, et al. Understanding the sexual and reproductive health needs of women living with HIV. Abstract P19, HIV Medicine 10: supplement 1, 2009.

Jayasuriya A, et al. Preconceptions about conception. Abstract P59, HIV Medicine 10: supplement 1, 2009.

Wood C, et al. Developing antenatal classes specifically for HIV positive pregnant women. Abstract P63, HIV Medicine 10: supplement 1, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD