Cuatro millones de personas toman tratamiento anti-VIH, pero aún hay otros cinco millones que lo necesitan 

Carole Leach-Lemens

Aunque cuatro millones de personas ya están recibiendo una terapia antirretroviral (TARV) en países de ingresos bajos y medios, otros cinco millones de adultos y niños carecen de acceso a dicho tratamiento, según las cifras hechas públicas, recientemente, por varias agencias de Naciones Unidas.

El informe Towards universal access: scaling up priority HIV/AIDS interventions in the health sector (‛Hacia el acceso universal: expansión de las intervenciones prioritarias contra el VIH/sida en el sector de la salud’) ha sido publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ONUSIDA y UNICEF. Se trata de la tercera revisión anual del progreso internacional realizado hacia el objetivo de lograr un acceso universal al tratamiento y la prevención para 2010.

Pese a que se calcula que más de un millón de personas se han inscrito en programas de tratamiento sólo durante 2008 (el mayor aumento anual desde que comenzó el escalado de la terapia), únicamente el 42% de los pacientes que necesitan terapia antirretroviral en países de ingresos bajos y medios la reciben.

El informe también revela importantes déficit en dos áreas prioritarias: la intervención para prevenir la transmisión del virus de madre a hijo y el tratamiento de los niños con VIH.

En el documento, se calcula que el 21% de las mujeres embarazadas se sometieron a una prueba del VIH en 2005 y que un 45% tomaron fármacos para prevenir la transmisión del virus de madre a hijo, de las que cerca de la tercera parte recibieron exclusivamente una dosis única de nevirapina, la forma menos eficaz de tratamiento preventivo. Sólo en la tercera parte de los casos de mujeres que dieron positivo se valoró la elegibilidad para tomar terapia antirretroviral por su propia salud.

Aunque el 38% de los niños con VIH en países de ingresos bajos y medios que necesitan tratamiento lo reciben, el diagnóstico infantil sigue estando rezagado. En 41 países de estas características recogidos en el informe, tan sólo el 15% de los niños nacidos de madres con VIH fueron sometidos a pruebas del virus en los primeros dos meses de vida.

Antecedentes del acceso universal

En 2001, la convocatoria de la Sesión Especial de Naciones Unidas sobre VIH/Sida marcó un inicio histórico. Por primera vez, se acordó un conjunto mundial de objetivos en respuesta a la crisis. En 2006, en el II Encuentro de Alto Nivel sobre VIH/Sida de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre VIH/Sida, los países acordaron trabajar hacia la consecución del objetivo de “un acceso universal a programas integrales de prevención, tratamiento, atención y apoyo” [contra el VIH/sida] para 2010. La declaración final del G8 realizada en L’Aquila (Italia), en julio de 2009, afirmaba: “Implementaremos más esfuerzos para conseguir el acceso universal a la prevención, tratamiento, cuidado y apoyo relacionados con el VIH/sida para 2010”.

La OMS, UNICEF y ONUSIDA, en colaboración con otros mecanismos internacionales de monitorización e información, han efectuado el seguimiento del progreso (a escala nacional, regional y mundial) de la respuesta al VIH realizada por el sector sanitario. El informe presentado es el tercero en una serie de informes anuales de progreso hacia el acceso universal, que incluye servicios del VIH para mujeres y niños.

La OMS y UNICEF desarrollaron una herramienta conjunta de notificación para reunir información de los programas nacionales y recoger datos referentes al escalado o expansión de las intervenciones del sector de la salud en respuesta al VIH. El objetivo de este proceso es facilitar la colección de un conjunto de datos estandarizados.

Los indicadores en la herramienta de notificación se basan en el Marco de Trabajo de la OMS para el Monitoreo y Notificación de la Respuesta del Sector de la Salud al VIH/Sida con vista al Acceso Universal y el Informe sobre la Prevención de la Transmisión de Madre a Hijo (PTMH) y Atención y Tratamiento Pediátricos del VIH, coordinados por UNICEF y la OMS en representación del Equipo de Trabajo Interagencias Expandido (IATT, en sus siglas en inglés) sobre la Prevención de la Infección por VIH en Mujeres Embarazadas, Madres y sus Hijos.

Los datos recopilados incluyen el número de pacientes que recibían terapia antirretroviral a finales de 2008, diferenciados por edad y sexo. La validación de los datos incluyó autoridades nacionales, socios clave en la implementación de programas, así como la ONU y agencias donantes a escala nacional, regional y mundial. Tras la recepción de la información de los países el 31 de marzo de 2009, la validación de los datos listos para el análisis se concluyó el 15 de abril de 2009.

Se dispuso de datos procedentes de 139 (de 149) países de ingresos bajos y medios, y de 19 de ingresos elevados (respecto a un total de 192 estados miembros de Naciones Unidas).

A finales de 2008, entre 3,7 y 4,3 millones de personas estaban recibiendo tratamiento antirretroviral, incluyendo unos 275.700 niños (el 38% de los que lo necesitaban) de menos de 15 años.

Los progresos varían según el país y la región. Por ejemplo, en el África subsahariana (donde se producen dos tercios de todas las infecciones) se calcula que, a finales de 2008, había 2,9 millones de pacientes en tratamiento, lo que supone, aproximadamente, un aumento de 800.000 personas ese año.

En América Latina y la zona que comprende el este, sur y sudeste de Asia, se cree que la cobertura de antirretrovirales está en un 54% y 37%, respectivamente, mientras que en el norte de África y Oriente Medio llega al 14%, y entre los países de ingresos bajos y medios de Europa y Asia Central se considera que alcanza el 23%.

En 2008, apenas un 1% de las mujeres embarazadas que vivían con VIH en el norte de África y Oriente Medio recibieron terapia antirretroviral para prevenir la transmisión del virus de madre a hijo.

Aunque existen pruebas de un mayor compromiso político respecto a las políticas de realización de pruebas y counselling del VIH (el 90% de los países registrado contaba con políticas al respecto), el conocimiento del estado de la infección sigue siendo bajo. Una mediana de menos del 40% de las personas que viven con VIH es consciente de tener el virus.

El informe resalta los nuevos datos, al tiempo que reconoce la dinámica de la epidemia entre los hombres que practican sexo con hombres, en especial en el África subsahariana, donde a menudo las relaciones entre el mismo sexo se consideran algo tabú.

Los autores señalan que los grupos de población en situación de alto riesgo (por ejemplo, usuarios de drogas inyectables, trabajadoras sexuales y hombres que practican sexo con hombres) siguen enfrentándose a barreras técnicas, legales y socioculturales a la hora de acceder a la atención sanitaria.

Entre los factores que han obstaculizado el progreso se incluyen la debilidad de los sistemas de atención sanitaria en algunos países, la escasez de personal de salud, el estigma y la discriminación, y el acceso limitado a los servicios de realización de pruebas y counselling, que están poco integrados en el continuo de cuidado.

La actual crisis económica mundial no sólo pone de relieve las trabas para alcanzar el acceso universal, sino que también amenaza con deshacer los progresos realizados. Los presupuestos del programa serán recortados o eliminados; esto significaría un aumento de la morbimortalidad, un incremento de los riesgos de transmisión y una mayor resistencia a los antirretrovirales que conduciría a una mayor carga de los sistemas sanitarios y a una pérdida de los avances sociales y económicos.

Según los autores, a pesar de todo, existen oportunidades dentro de este ambiente. Por ejemplo, indican los altos niveles de compromiso realizados para alcanzar el acceso universal, el aumento del acceso a los servicios de realización de pruebas y counselling, así como la aparición de datos que apuntan a los efectos del tratamiento antirretroviral en la prevención del VIH, y afirman: “Los avances tan duramente conseguidos en los últimos años son frágiles y requieren la renovación del compromiso por parte de las partes interesadas”.

Referencia: WHO, UNICEF, UNAIDS. Towards universal access: scaling up priority HIV/AIDS interventions in the health sector. September 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD