Un nuevo día para salud en Sudáfrica: Manto reemplazada como ministra de Sanidad por una persona partidaria de TAC

Theo Smart

Un grupo de activistas y trabajadores sanitarios se reunió, la pasada noche, ante el edificio del parlamento en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para celebrar la noticia de que la doctora Manto Tshabalala-Msimang ha sido reemplazada en su cargo de ministra de Sanidad del país por la señora Barbara Hogan, una parlamentaria de los pocos en su cargo del Congreso Nacional Africano (ANC, en sus siglas en inglés) que se pronunció abiertamente en contra de la política de negación del sida realizada por el gobierno del anterior presidente, Thabo Mbeki.

Barbara Hogan respaldó los primeros esfuerzos que realizó la Campaña de Acción por los Tratamientos (TAC, en sus siglas en inglés) para que el gobierno proporcionara terapia antirretroviral (TARV) a través del sistema público de salud.

Además, el doctor Molefi Sefularo fue nombrado viceministro de Sanidad. Como miembro del Consejo Ejecutivo del Departamento de Salud de la Provincia del Noroeste, el doctor Sefularo dio su apoyo al despliegue de programas de provisión de TARV y para prevenir la transmisión del VIH de madre a hijo (TMH); también ayudó a redactar el Plan Estratégico sobre VIH, Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) de Sudáfrica de 2007 a 2011.

“Creemos que el periodo de negación del sida respaldado políticamente ha terminado con la designación de la nueva ministra de Sanidad”, según declaró la TAC en una nota de prensa.

El cambio de gobierno en Sudáfrica

Los cambios de gabinete se anunciaron ayer, después de que el recientemente nombrado presidente de Sudáfrica, Kgalema Motlanthe, fuese investido en sustitución de Thabo Mbeki, quien fue destituido el pasado fin de semana por el Congreso Nacional Africano, tras una prolongada lucha de poder entre el presidente de dicho partido y el anterior vicepresidente, Jacob Zuma.

El presidente Motlanthe es un veterano en la lucha contra el apartheid que goza de gran respeto y que, hasta hace poco, se había mantenido apartado de la vida pública. Su posición no estaba ligada a ninguno de los dos bandos que dividen al ANC y fue seleccionado como candidato de consenso para dirigir el país, al menos hasta las elecciones del próximo año, en las que se espera que Zuma presente su candidatura para la presidencia.

Motlanthe, considerado ya como una persona que tiende puentes entre las partes, designó como miembros del gobierno a seguidores tanto de Zuma como de Mbeki, así como a otros políticos respetados que se habían mantenido por encima de la refriega. La doctora Tshabalala-Msimang, fiel aliada de Mbeki, se mantendrá realmente en el gobierno, ocupando el anterior puesto del presidente Motlanthe como ministra de la Presidencia. Aunque supone una cierta promoción, es posible que no ocupe el cargo por mucho tiempo.

No obstante, lo importante es que la doctora Tshabalala-Msimang ha sido apartada, efectivamente, del Departamento de Salud.

La ignominiosa carrera de la doctora Tshabalala-Msimang

Durante el mandato de la doctora Tshabalala-Msimang como ministra de Sanidad, más de dos millones de personas murieron por culpa del VIH en Sudáfrica.

La doctora, conocida en ocasiones como doctora Remolacha (por promocionar una dieta de remolachas, patatas africanas, ajo y limón como remedio para las personas con VIH), se opuso inicialmente a la provisión de tratamientos para prevenir la transmisión de madre a hijo y de terapia antirretroviral en el país. En vez de eso, apoyó el derecho de los negacionistas del sida, como el doctor Matthias Rath, a vender “curas” compuestas por altas dosis de vitaminas que carecen de un respaldo científico o de pruebas de que ofrezcan beneficios.

Incluso cuando el gobierno empezó a introducir un servicio adecuado de atención al VIH a través del sector público (en parte, como resultado de las acciones legales adoptadas por el Proyecto Legal del Sida y la TAC), la doctora fue acusada de intentar frenarlo.

El actual programa sudafricano para el VIH se puso en marcha en serio cuando la doctora abandonó su cargo para someterse a un trasplante de hígado. Durante ese tiempo, mientras el viceministro de Sanidad, Nozizwe Madlala-Routledge, estuvo al mando, se redactó el borrador del Plan Estratégico Nacional. Cuando la ministra volvió a su puesto, hay constancia de que se produjo un desencuentro entre ambos políticos y la doctora Tshabalala-Msimang rechazó la invitación para realizar un discurso en una conferencia nacional sobre el sida, alegando que sentía que la posición del viceministro en el programa de la conferencia era más destacada. Poco después, Mbeki cesó al viceministro. Sin embargo, ayer, en un interesante giro de los acontecimientos, Madlala-Routledge fue elegido nuevo viceportavoz de la Asamblea Nacional.

Las luchas intestinas en el Departamento de Sanidad han constituido una constante en el estilo de gestión de la anterior administración, y existen numerosos testimonios de que la moral del departamento es extremadamente baja.

Los activistas en tratamientos hace tiempo que pedían la destitución de la ministra. En la primera Conferencia Sudafricana sobre la Tuberculosis (celebrada en julio de este año), los activistas efectuaron una protesta silenciosa durante una charla plenaria que realizaba la doctora Tshabalala-Msimang, en la cual portaron carteles que decían: “Sudáfrica necesita un auténtico liderazgo en la lucha contra la tuberculosis y el VIH.”

La nueva ministra

La ministra Hogan no cuenta con un historial en sanidad, aunque también es una veterana de la lucha contra el apartheid y se unió al ANC tras los altercados de 1976. Fue arrestada por traición, torturada y recluida durante ocho años (uno de ellos en confinamiento solitario).

Desde su puesta en libertad, se implicó estrechamente con el Congreso Nacional Africano y, durante un tiempo, fue la presidenta de la Cartera de Finanzas, hasta que fue relegada del cargo por Mbeki, en parte por su postura referente al VIH/sida (según la nota de prensa de la TAC).

Con todo, siguió trabajando en la lucha contra el VIH, participando en la junta de la Fundación Amandla sobre el Sida (AAF, en sus siglas en inglés), fundada en 2003 a partir de una donación de 2,5 millones de dólares realizada por Carlos y Deborah Santana. La AAF ofrece TARV y servicios de atención, tratamiento y prevención a las personas y niños con VIH. Acompañándola en la junta están el arzobispo Desmond Tutu, Zachie Achmat y Luyanda Ngonyama de la TAC, el resposable del Proyecto Legal del Sida, Mark Heywood, el doctor Jerry Coovadia y el doctor Fareed Adbdullah.

En una entrevista con News24.com, Hogan afirmó que el principal reto al que se enfrenta el Departamento de Sanidad “es el VIH/sida y todas las cargas que ocasiona al sistema sanitario. Me gustaría aprobar completamente el despliegue de antirretrovirales; todo cuanto hagamos por acelerarlo, mejor”.

La ministra Hogan declaró que agradece la oportunidad de trabajar con la Campaña de Acción por los Tratamientos. “No digo que siempre vayamos a coincidir, pero siempre he mantenido una buena relación con la TAC y las ONG implicadas en ese sector, y creo que, para mejorar nuestros servicios sanitarios, en este momento es necesario movilizar todos los ámbitos de la sociedad que sean posibles, desde el sector privado al de las organizaciones no gubernamentales, pasando por el gobierno”, señaló.

Alegría en la TAC

Por su parte, la Campaña de Acción por los Tratamientos no oculta su ilusión por trabajar con la ministra Hogan. De hecho, un grupo de aproximadamente 50 activistas se presentó ante su piso, la pasada noche, en el City Bowl de Ciudad del Cabo.

Según un informe publicado en el periódico Star, Hogan bajó a recibir a los activistas. Fatima Hassan, del Proyecto Legal del Sida, la abrazó y declaró que era “el día más feliz de su vida”. (Véase también este informe.)

Sin embargo, la TAC reconoce que quedan enormes retos por delante.

“Los principales problemas de Hogan serán cumplir los objetivos de tratamiento y prevención del Plan Estratégico Nacional sobre el VIH/Sida, integrar el tratamiento de la tuberculosis y el VIH, desarrollar un plan de recursos humanos factible para los trabajadores sanitarios y deshacer el considerable legado de negación del sida que deja su predecesora. La Campaña de Acción por los Tratamientos hará todo lo que esté en su mano para ayudar a que ella y el Departamento de Sanidad superen estos retos.”

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD