Las personas con VIH con mayores recuentos de CD4 no deberían excluirse de la vacunación contra la gripe estacional

Michael Carter

Los pacientes con VIH con un recuento de CD4 inferior a 350 células/mm3 muestran una peor respuesta inmunitaria frente a la vacunación de la gripe estacional, según informa un equipo de investigadores suizos en la edición del 10 de septiembre de la revista AIDS.

En su artículo, los autores recomiendan que todos los pacientes con VIH se vacunen de forma anual contra la gripe para ayudar a que se establezca un grupo de células inmunitarias de memoria específicas frente a este virus, cuya formación puede verse dificultada una vez el sistema inmunitario sufre un daño grave.

El estudio se llevó a cabo porque el equipo de investigadores de la ciudad de Basilea (Suiza) decidió valorar las respuestas frente a la vacuna contra la gripe estacional en pacientes con VIH. Se tomaron muestras de sangre en 24 pacientes con VIH y 31 personas de control inmediatamente después de la administración de dicha vacuna en 2007-2008, y se repitió la extracción unos 30 días más tarde. Se midió la producción de dos formas de anticuerpos contra el virus de la gripe (inmunoglobulina M [IgM] e inmunoglobulina G [IgG]), así como los niveles de células CD4 específicas contra dicho virus.

Todos los pacientes con VIH habían estado tomando terapia antirretroviral durante al menos tres meses y presentaban una carga viral inferior a 200 copias/mL.

En el caso de los pacientes sin VIH,  los niveles medianos de IgM y IgG específicas contra el virus de la gripe aumentaron de forma significativa tras la recepción de la vacuna. Además, se observó un incremento en los recuentos de células CD4 específicas del virus en el 92% de los casos.

Entre los pacientes con VIH cuyo sistema inmunitario estaba bien conservado (un recuento de CD4 superior a 350 células/mm3), la administración de la vacuna condujo a un aumento significativo de los niveles de IgM y IgG específicas de la gripe. Sin embargo, solamente el 64% de los pacientes mostró un aumento en su nivel de CD4 específicos de la gripe.

Se observó una mala respuesta a la vacuna en el caso de los pacientes con VIH cuyo recuento de CD4 estaba por debajo de 350 células/mm3. No se apreciaron aumentos significativos de los niveles de IgM específica del virus de la gripe y sólo dos pacientes tuvieron algún tipo de respuesta de IgM. Además,  únicamente el 44% de los pacientes mostraron un incremento en sus recuentos de células CD4 específicas contra la gripe. A pesar de todo, se advirtió un aumento significativo de los niveles post-vacunación de IgG específica de la gripe.

“Es muy probable que los mayores niveles de IgG en este grupo reflejen una respuesta de memoria”, comentan los investigadores. Consideran que este hallazgo es importante y que “ofrece una explicación inmunitaria que respalda la recomendación de las vacunaciones anuales contra la gripe durante el curso de la infección por VIH”.

Las vacunaciones realizadas cuando el sistema inmunitario del paciente está intacto ayudan a la creación de unas células B de memoria “de amplio espectro y larga duración”.

La importancia de estas células de memoria quedó en evidencia durante la reciente pandemia de H1N1 (cepa responsable de la gripe A). Los niños fueron especialmente vulnerables a esta cepa de la gripe porque carecían de los anticuerpos protectores que se desarrollan por contacto con las variedades anteriores de este virus.

“Estos datos preliminares deberían impulsar más investigación para intentar desentrañar la base molecular de la falta de producción de IgM observada”, recomiendan los investigadores.

Los hallazgos del estudio también tienen importancia para la práctica clínica, ya que “vienen a respaldar el consejo estricto de vacunarse de forma anual contra la gripe para todas las personas con VIH con independencia de su nivel de CD4”.

Estos resultados (que se corresponden, en general, con los descubrimientos de una muestra de pacientes de EE UU que evidenció que la respuesta a la vacuna H1N1 estuvo relacionada con un recuento bajo de CD4) sugieren que las personas con VIH y un mayor nivel de CD4 podrían obtener el máximo beneficio de las actuales vacunas contra la gripe, y que es necesario investigar más para determinar el modo de mejorar las respuestas a esta vacuna entre las personas con niveles bajos de CD4.

En particular, argumentan los autores de un reciente comentario editorial en la revista AIDS, es probable que garantizar una vacunación anual contra la gripe entre los pacientes con mayores recuentos de CD4 promueva el desarrollo de células B de memoria mientras la capacidad inmunitaria todavía se mantiene, lo que garantiza que cualquier descenso posterior de CD4 no va a perjudicar las respuestas frente a futuras vacunaciones antigripales.

Referencia: Fritz S, et al. Virosomal influenza-vaccine induced immunity in HIV-infected individuals with high versus low CD4+ T-cell counts: clues towards a rational vaccination strategy. AIDS. 2010; 24: 2.287-2.290.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD