Un informe de caso encuentra una carga viral indetectable en sangre, pero detectable en semen

Michael Carter

Un hombre con VIH que tenía una carga viral indetectable en sangre siguió presentando niveles mesurables de VIH en semen, según informa un equipo de médicos francés en la edición de 12 de septiembre de la revista AIDS.

Este informe de caso servirá para dar cuenta de los debates respecto a la capacidad de infección de los pacientes que toman terapia antirretroviral (TARV), suscitados a raíz de la conocida como “declaración suiza”, realizada en enero. Recientemente, otros investigadores han descubierto un caso aparente de transmisión del VIH en la que estaba implicado un paciente que tomaba TARV y cuya carga viral era indetectable. Otro estudio francés reveló que aproximadamente el 5% de los pacientes con una carga viral indetectable en sangre presentaba niveles mesurables de VIH en semen. Sin embargo, los investigadores estadounidenses no encontraron ningún caso de transmisión del VIH en el que estuvieran implicados pacientes que recibieran TARV con una carga viral indetectable. También descubrieron que cuando se produjo una transmisión, estuvo más relacionada con la carga viral en sangre que en semen.

El caso actual se refiere a un hombre con VIH que estaba recibiendo tratamiento en una clínica de reproducción asistida. En junio de 2006, inició la TARV con un régimen que incluía zidovudina, lamivudina y fosamprenavir/ritonavir. Cuatro meses más tarde, su carga viral en sangre había disminuido a niveles indetectables, pero la carga viral en semen siguió siendo apreciable.

En mayo de 2007, se cambió el tratamiento antirretroviral del paciente a emtricitabina, tenofovir y lopinavir/ritonavir. La carga viral en sangre siguió siendo indetectable, pero, seis meses después de este nuevo tratamiento, los niveles de VIH siguieron siendo detectables en semen.

Tras once meses de terapia con este segundo régimen antirretroviral, la carga viral en semen descendió lentamente por debajo de las 400 copias/mL.

El equipo de investigadores no halló ningún motivo evidente por el que la carga viral siguió siendo detectable durante tanto tiempo en el semen del paciente. No se encontraron indicios de resistencia a los fármacos antirretrovirales ni en el virus de la sangre ni en el del semen. El paciente tampoco tenía ninguna infección de transmisión sexual. Además, la adhesión a la TARV pareció ser buena, ya que sus medidas de la carga viral en sangre a lo largo de un periodo de dos años permanecieron indetectables.

“Este informe de caso confirma que la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) puede actuar a distintas velocidades en sangre y semen, y que este último puede seguir albergando el VIH a pesar de estar perfectamente controlado en la sangre”, escribe el equipo de expertos.

Se cree que la escasa penetración de los fármacos antirretrovirales en el tracto genital es la explicación más probable a por qué el VIH siguió siendo detectable en el semen durante un periodo de tiempo tan prolongado. En marzo de 2008, diez meses después de iniciar el tratamiento con el segundo régimen, sólo se pudo detectar lopinavir/ritonavir en semen.

“El counselling sobre la prevención de la transmisión sexual debería incluir la posibilidad de la existencia de una replicación persistente del VIH oculta en el tracto genital”, concluye el equipo de investigadores.

Referencia: Pasquier C J-M, et al. Persistent differences in the antiviral effects of highly active antiretroviral therapy in the blood and male genital tract. AIDS. 2008; 22: 1.894 – 1.895.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD