Una carga viral detectable supone un riesgo de superinfección para las parejas estables con VIH

Michael Carter

Un equipo de investigadores de EE UU ha detectado lo que parecen ser dos casos de superinfección por VIH en hombres gays con infección crónica que tomaban terapia antirretroviral. Los casos están descritos en la edición de mayo de PloSOne.

Aunque la superinfección se produjo en parejas que recibían terapia anti-VIH, se indica que, en ambos casos, se trataba de parejas que tenían una carga viral detectable.

Los informes de caso individuales y los estudios de cohorte evidencian que es posible que los pacientes se infecten por más de una cepa del VIH. Esto puede incluir la coinfección -la adquisición de más de una cepa del virus en el momento de la infección inicial por VIH- y la superinfección -la posterior infección por una segunda cepa del virus-.

Para entender mejor los riesgos de la superinfección, un equipo de investigadores de la Universidad de Washington (Seattle, EE UU) efectúo un seguimiento de ocho parejas estables en las que ambos miembros tenían el VIH.

Los dieciséis hombres incluidos en el análisis estaban inscritos en un estudio de mayor tamaño que examinaba la relación entre el VIH y el desarrollo de cáncer anal (el Estudio sobre la Salud Anal Masculina). Todos ellos presentaban verrugas en la zona anogenital.

Las muestras sanguíneas de los varones, obtenidas a los 11 y 71 meses de entrar en el estudio, se analizaron empleando diversas técnicas para comprobar si alguno de ellos presentaba una superinfección.

También se obtuvieron unos detallados historiales sexuales que indicaban que, durante el período de seguimiento, el 75% de todos los episodios de sexo anal receptivo se realizaron sin protección.

El equipo de investigadores utilizó distintas pruebas para comprobar si se había producido la superinfección en alguna de las parejas. Entre los análisis realizados estuvieron: el aislamiento del VIH, la reacción en cadena de la polimerasa [PCR, en sus siglas en inglés], la clonación, la secuenciación, el análisis filogenético, el análisis de PCR específico de la cepa del VIH y el análisis de recombinación.

La duración de las relaciones entre los hombres osciló entre los tres y los quince años. En todos los casos, excepto en uno, habían comenzado a tomar terapia antirretroviral. De las personas que iniciaron el tratamiento anti-VIH, sólo tres presentaron una carga viral indetectable en todas sus visitas de seguimiento.

La secuenciación viral evidenció que un paciente había adquirido dos cepas distintas del VIH en el momento de su infección inicial por el virus.

El análisis de los investigadores también reveló que se produjo la superinfección en dos parejas. Pese a tomar el tratamiento anti-VIH, la carga viral fue detectable durante el período de seguimiento en el caso del hombre del que partió la infección. “Su adhesión a los antirretrovirales era incompleta, como quedó de manifiesto por la proporción de visitas en las que presentó una carga viral detectable”, señalan los autores.

“Tres hombres mostraron una supresión de la replicación viral en todas las visitas y ninguno de ellos formaba parte de parejas en las que se detectó la transmisión durante el período de estudio”, comentan los autores. “Es razonable considerar que las personas que toman la medicación antirretroviral están protegidos, al menos en parte, frente a la adquisición de cepas adicionales del VIH”, añaden.

Asimismo, se sugiere una posible explicación de por qué los pacientes con infección por VIH crónica presentan un menor riesgo de superinfección que los que han sido infectados recientemente por el virus: “En las personas con una infección por VIH establecida, hay menos células huésped vulnerables a las nuevas cepas virales”.

El equipo de investigadores no ha proporcionado información respecto a las consecuencias clínicas de estos dos casos de superinfección. Uno de los responsables del estudio, la doctora Mary Campbell, declaró a aidsmap: “Tampoco pudimos determinar si la superinfección tuvo o no implicaciones clínicas en este grupo, debido al relativamente corto período de seguimiento”.

“Estos datos constituyen un recordatorio sobre la necesidad de tomar medidas de precaución por parte de los pacientes infectados por VIH”, concluyen los autores.

Referencia: Campbell MS, et al. HIV-1 superinfection in the antiretroviral therapy era: Are seroconcordant sexual partners at risk? PLos One 4: e5690, 2009.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD