Propuesta de tratamiento presuntivo para las ITS a los hombres gays que den positivo en la prueba del VIH

Michael Carter

A los hombres gays que acuden a los centros donde se realiza la prueba del VIH en el punto de atención (que ofrecen los resultados el mismo día) y den positivo, se les debería dar un tratamiento presuntivo para la gonorrea y la clamidia, según recomienda un equipo de investigadores de EE UU en un estudio publicado en la edición de 1 de mayo de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. Los autores realizaron esta recomendación después de detectar la existencia de una alta prevalencia de estas infecciones de transmisión sexual entre hombres gays que dieron positivo en la prueba del VIH en la ciudad de San Francisco (EE UU).

Las personas en situación de riesgo de infección por VIH por la práctica de sexo sin protección también corren riesgo de adquirir otras infecciones de transmisión sexual (ITS), y en el caso de las personas con el virus,  muchas ITS (especialmente aquéllas que provocan una inflamación o ulceración del tracto genital) pueden aumentar los niveles del VIH en el semen o los fluidos vaginales y, por tanto, el riesgo de transmisión del virus.

Se recomienda que los pacientes que acuden a las clínicas de salud sexual en EE UU se hagan una prueba de rutina rápida del VIH en el punto de atención. Dado que la gonorrea y la clamidia aparecen con frecuencia en pacientes que dan positivo en la prueba del VIH, el equipo de investigadores planteó la hipótesis de que ofrecer tratamiento presuntivo para estas infecciones en el momento del diagnóstico del VIH ayudaría a optimizar la atención al paciente, a reducir los tiempos de espera y a hacer “un uso más racional de los limitados recursos sanitarios”.

En consecuencia, se llevó a cabo un estudio para determinar la prevalencia de gonorrea y clamidia en hombres gays que se someten a la prueba del VIH. A los hombres del estudio se les realizaron frotis en el ano, la garganta y la uretra. El equipo de expertos comparó las tasas de estas infecciones en hombres con y sin VIH. También se examinó el tiempo que se tardó (atendiendo a los actuales protocolos de actuación) en proporcionar tratamiento para las ITS a los hombres recién diagnosticados de VIH que presentaron infección por gonorrea o clamidia.

El estudio contó con 6.864 hombres gays que se habían hecho una prueba del VIH en la clínica de salud sexual municipal de la ciudad de San Francisco entre los años 2004 y 2006.

Un total de 205 hombres (3%) recibió un diagnóstico de infección reciente por VIH. La proporción de hombres que se sometieron a una prueba del VIH en el punto de atención aumentó de menos del 1% en 2004 a casi el 26% a finales de 2006.

En conjunto, se examinó la presencia de infecciones rectales al 62% de los hombres, el 79% fue sometido a frotis de garganta y el 87% proporcionó muestras de orina para comprobar la presencia de infecciones en la uretra. Sin embargo, los autores encontraron que aproximadamente el 12% de los hombres con una infección por VIH reciente y el 11% de los hombres sin VIH no realizaron ninguna prueba para verificar la presencia de infecciones de transmisión sexual bacterianas.

El equipo de expertos determinó que el 26% de los hombres que dieron positivo en la prueba del VIH también tenían gonorrea y el 19% estaba infectado también por clamidia. Se trató de una prevalencia significativamente superior a la observada en los hombres sin VIH: 11% con gonorrea (p < 0,001) y 8% con clamidia. Los hombres con VIH fueron más propensos que sus iguales sin VIH a sufrir una infección rectal por gonorrea o clamidia y a tener infección por gonorrea en la uretra o la garganta.

Se proporcionó tratamiento para la gonorrea el mismo día al 59% de los hombres con esta infección y VIH, y al 37% de los hombres diagnosticados de clamidia y VIH. La mediana de tiempo entre el diagnóstico de estas ITS fue de siete días.

El equipo de investigadores comenta que la prevalencia tanto de gonorrea como de clamidia entre los hombres gays que dieron positivo al VIH en su estudio fue “sustancial (…) y significativamente mayor que en el caso de los hombres que practican sexo con hombres (HSH) y que dieron negativo en la prueba del VIH”.

Los autores añaden: “Dado que las infecciones gonocócicas y por clamidia a menudo se presentan de forma asintomática, con los actuales protocolos de tratamiento, la mitad de estas coinfecciones en hombres que practican sexo con hombres recién diagnosticados de VIH no fue tratada hasta que se contó con los resultados del laboratorio (…), por lo que la ampliación del tratamiento presuntivo en el mismo día a todos los HSH recién diagnosticados de VIH aseguraría que los pacientes que actualmente no están siendo tratados reciban tratamiento, lo que disminuiría el tiempo en general hasta el tratamiento y optimizaría el proceso de atención clínica”.

Referencia: Scott KC et al. High prevalence of gonococcal and chlamydial infection in men who have sex with men with newly diagnosed HIV infection. An opportunity for same-day presumptive treatment. J Acquir Immune Defic Syndr 48: 109 – 112, 2008.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD