Sentencia de diez años en un juicio en Escocia relacionado con el VIH

Michael Carter

Un hombre con VIH ha sido condenado a diez años de cárcel en Escocia tras haber sido declarado culpable de haber transmitido el virus a una pareja femenina y de haber mantenido relaciones sexuales sin protección con otras tres mujeres sin desvelarles su estado serológico.

El varón fue condenado en enero por cuatro cargos de conducta imprudente y culposa [en inglés] [en español].

La sentencia de diez años se encuentra entre las más duras impuestas a una persona en el Reino Unido tras una condena por transmisión imprudente del VIH.

Se trata también de la primera vez que alguien con VIH ha sido condenado en el Reino Unido por no revelar su estado serológico a su pareja sexual aunque no se haya producido la transmisión del virus.

El juez que dictó sentencia en el Tribunal Supremo de Dumbarton condenó al hombre por su comportamiento, que calificó como “absolutamente irresponsable, peligroso y egoísta”.

Asimismo, el juez añadió que el hecho de que el varón no hubiera revelado su estado serológico al VIH había resultado “insensible y cruel”.

El hombre, diagnosticado de VIH en 1994, se declaró culpable de cuatro cargos de conducta culposa e imprudente a raíz de las relaciones sexuales sin protección mantenidas con cuatro mujeres entre 2003 y 2008.

Una de las mujeres se infectó por el VIH y estaba embarazada de tres meses en el momento de recibir el diagnóstico, tras lo cual interrumpió su gestación.

La condena por no relevar el estado serológico al VIH a pesar de que no se produjera la transmisión del virus constituye un precedente legal en el Reino Unido.

En virtud de la dilatada variedad de conductas que prevé la legislación escocesa como culposas e imprudentes, es posible procesar a una persona con VIH por tener relaciones sexuales sin protección si no ha revelado su estado serológico.

Estos cargos no habrían podido presentarse en Inglaterra, cuyo sistema jurídico es diferente. En Inglaterra, además del hecho de no revelar el estado serológico, tiene que producirse la transmisión del virus para poder presentar cargos por daños corporales graves.

Las organizaciones sin ánimo de lucro relacionadas con el VIH han expresado su preocupación por el caso escocés.

En un artículo para BBC News Online, Catherine Murphy (de la organización Terrence Higgins Trust) comentó: “Los procesamientos y la cobertura mediática que acarrean suponen una pesada carga para las personas que viven con VIH y, de hecho, pueden actuar en contra de las medidas de salud pública para detener la propagación del virus”.

La cobertura que realizó la prensa de la condena pronunciada el mes pasado contra el hombre, empleó un lenguaje con numerosas implicaciones emocionales. Muchas de las noticias calificaban al VIH como “mortal”.

Ninguna de ellas mencionó que, gracias al tratamiento antirretroviral, muchos pacientes con VIH en el Reino Unido cuentan con un pronóstico casi normal. Tampoco se hizo alusión a la disponibilidad de intervenciones para prevenir la transmisión del virus de madre a hijo, planteadas en relación con la decisión que tomó la mujer que adquirió el virus de interrumpir su embarazo. En la actualidad, la transmisión del VIH de madre a hijo es un suceso muy poco habitual en el Reino Unido.

Los enjuiciamientos crearon la expectativa de que las personas con VIH revelarían su estado serológico a sus parejas sexuales, afirmó Murphy.

Sin embargo, aproximadamente la cuarta parte de todos los casos de VIH en el Reino Unido no están diagnosticados, y los datos epidemiológicos sugieren que una notable proporción de las nuevas infecciones implican a personas no diagnosticadas, presentando una mayor capacidad de infección aquéllas que han sido infectadas ellas mismas de forma reciente.

Por último, Catherine Murphy añadió: “La ley usada en Escocia para procesar a las personas por la transmisión del VIH no fue concebida con este virus en mente y aún tiene que establecer qué datos o pruebas serían necesarios para pronunciar una condena. Muestra poca comprensión sobre esta compleja cuestión, no reconoce la naturaleza cambiante de la infección por VIH y, lo más importante, corre el riesgo de aumentar los prejuicios contra el VIH en Escocia y de avivar las fuerzas que impulsan la epidemia”.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD