Alerta sobre el uso de EPO

Joan Tallada
Ver otras noticias

Mayor riesgo de experimentar problemas cardiovasculares con agentes estimuladores de la eritropoyesis

La eritropoyesis es el proceso de generación de hematíes o glóbulos rojos en el organismo. Algunas personas con diferentes problemas de salud (incluidas quienes viven con VIH) pueden tener deficiencia de hematíes, por lo que es posible que se les administre agentes estimuladores de la eritropoyesis (AEE), como la darbepoyetina y la epoyetina alfa, esta última también conocida como EPO.

La Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA) acaba de emitir una alerta en la que advierte de un incremento significativo de complicaciones cardiovasculares (CV) graves y potencialmente fatales asociado con la normalización de los niveles de hemoglobina en personas que reciben AEE.

De los AEE, EPO se emplea para el tratamiento de la anemia causada por la terapia con zidovudina (AZT) en personas con VIH. Aunque no está formalmente indicada, en ocasiones también se utiliza para contrarrestar la anemia que provoca la ribavirina en el tratamiento de la hepatitis C.

La FDA, en su comunicado, explica que un estudio clínico que se acaba de publicar en la revista New England Journal of Medicine muestra que en los pacientes tratados con AEE a dosis que tienen como objetivo una concentración de hemoglobina de 13,5 g/dl existe un aumento significativo del riesgo de complicaciones CV graves y potencialmente fatales.

En concreto, el estudio CHOIR (siglas en inglés de “Corrección de Hemoglobina y Resultados en la Insuficiencia Renal”) informa de complicaciones CV adversas como muerte, infarto de miocardio, hospitalización por fallo cardíaco congestivo o derrame cerebral.

Estos hallazgos del estudio CHOIR subrayan la importancia de ajustarse a la información sobre prescripción actualmente aprobada para las marcas comerciales Procrit, Epogen (ambas EPO) y Aranesp (darbepoyetina), especialmente la recomendación de que la dosis para un objetivo de hemoglobina no supere los 12g/dl. El detalle de esta advertencia se explica por el hecho de que los AEE se prescriben a dosis establecidas de modo independiente para cada persona, con el objetivo de alcanzar un nivel de hemoglobina considerado adecuado.

En concreto, la FDA recomienda a médicos que prescriban AEE que:

  • se ajusten a una dosis que esté dentro del objetivo recomendado de rango de hemoglobina entre 10 y 12 g/dl.
  • Se mida la hemoglobina dos veces por semana durante 2 a 6 semanas después de cualquier ajuste de dosis para garantizar que la hemoglobina se haya estabilizado en respuesta al cambio de dosificación.
  • Rebajar la dosis de AEE si el aumento de hemoglobina excede 1g/dl en cualquier lapso de dos semanas.
  • En el caso de personas con VIH que estén tomando AZT y de personas con cáncer, conviene medir la hemoglobina una vez a la semana después de empezar el tratamiento y hasta la estabilización de la hemoglobina. (La FDA no hace referencia a personas con hepatitis C o coinfectadas por VIH y hepatitis C tratadas con ribavirina, aunque es plausible asumir la misma recomendación.)
  • En personas con fracaso renal crónico, debe medirse la hemoglobina dos veces por semana tras el comienzo del tratamiento hasta que la hemoglobina se estabilice.
  • En quienes tengan una historia de enfermedad CV o de hipertensión, se tiene que hacer un seguimiento estrecho y controlar la presión arterial. 

Y en relación a sus pacientes, la FDA aconseja a los especialistas que hablen con ellos sobre que:

  • el objetivo del tratamiento con AEE es aumentar el número de hematíes para tratar la anemia.
  • El tratamiento con AEE puede ser perjudicial si no se lleva a cabo un seguimiento estrecho.
  • Es necesario controlar la presión arterial diariamente si así se considera apropiado, y hay que contactar con el médico en caso de alteraciones fuera del rango establecido para esa persona en concreto.
  • Hay que contactar con el médico también si ocurre uno o más de los siguientes síntomas: dolor y/o sudoración en las piernas, empeoramiento de la falta de aliento, aumentos en la presión arterial, mareos o pérdidas de conciencia, cansancio extremo y coágulos de sangre en los accesos vasculares de la diálisis (en personas con fracaso renal crónico).

Fuente: FDA List Serve.

Referencias: Ajay K. Singh et al. Correction of Anemia with Epoetin Alfa in Chronic Kidney Disease. NEJM Nov 16, 2006.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD