Daño hepático en personas coinfectadas con VIH y VHC pese al uso de TARGA

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio propone utilizar parámetros bioquímicos en el diagnóstico no invasivo de fibrosis

Varios han sido los estudios que han señalado que las personas coinfectadas con VIH y VHC experimentan una progresión de enfermedad hepática más rápida que las personas que sólo están infectadas por VHC. Sin embargo, este hecho podría ser menos probable en personas que tienen bien controlada su infección por VIH y presentan recuentos altos de células CD4.

No se conocen bien los efectos de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) sobre la progresión de fibrosis hepática en personas coinfectadas, dado que los estudios hasta la fecha han proporcionado datos contradictorios. Aunque el uso de TARGA facilita el aumento de los recuentos de CD4, también podría producir una inflamación hepática asociada al síndrome de reconstitución inmune y además, algunos medicamentos antirretrovirales pueden causar toxicidad hepática.

Aunque la biopsia hepática es uno de los métodos más eficaces para establecer el estadio de fibrosis y su ritmo de progresión, es un procedimiento doloroso que con frecuencia se tiene que repetir, motivos por los que no goza de gran aceptación entre los pacientes. Por ello, los investigadores en este campo han estudiado varios sistemas no invasivos de medición de fibrosis, entre los que se incluyen los marcadores biomédicos y los análisis de imagen.

Tal y como se informa en la edición del 1 de abril de la revista AIDS, un equipo de investigadores utilizó uno de estos tipos de medición no invasivos –el índice APRI basado en el cociente entre la cantidad de transaminasas AST y la de plaquetas– para evaluar la progresión a fibrosis en 673 personas con VIH sin complicaciones hepáticas a nivel basal, de las cuales 540 personas tenían sólo VIH (monoinfectadas) y 133 estaban coinfectadas con VIH y VHC. El seguimiento de los participantes se realizó entre 1991 y 2004 durante una mediana de 4,6 años.

Al inicio del estudio, las personas coinfectadas tuvieron una mediana más alta en la puntuación APRI en comparación con las personas que sólo tenían VIH (0,59 frente a 0,33; p<0,0001).  El logaritmo natural del índice APRI cambió significativamente a lo largo del tiempo, sobre todo en personas coinfectadas. El logaritmo basal de APRI fue un factor pronóstico de complicaciones hepáticas, así como también la coinfección por VHC.

Por otro lado, los investigadores observaron que el uso prolongado de TARGA no protegió de las complicaciones hepáticas. El uso de TARGA se asoció significativamente con progresión de las puntuaciones APRI tanto en personas monoinfectadas como coinfectadas.

En seis de 133 personas con coinfección se produjeron complicaciones hepáticas (4,5%) en comparación con 6 de 540 personas monoinfectadas (1,1%) (p=0,008). Las personas coinfectadas desarrollaron complicaciones hepáticas en un tiempo más corto que las personas monoinfectadas (1,1%) (p=0,008).

Por ello, los autores señalan que “el índice APRI podría ser un marcador útil para la evaluación logitudinal de la progresión de la enfermedad hepática en la coinfección VIH-VHC”. Y en la discusión del artículo apuntan que: “Hubo claramente una relación compleja entre TARGA y fibrosis. Aunque un recuento de células CD4 más alto y un mejor control del VIH se asociaron, de hecho, con tasas más bajas de progresión a fibrosis de lo esperado, TARGA se asoció todavía más a un aumento de la progresión en la puntación APRI”.

Además, las puntuaciones APRI fueron más elevadas en personas que tomaban inhibidores de la proteasa en comparación con los que tomaban inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido, lo que se contradice con hallazgos de otros estudios que muestran que nevirapina se asocia con progresión a fibrosis. El uso de d4T también se relacionó con puntuaciones APRI más elevadas.

Los autores hallaron que, a pesar de la asociación entre exposición a TARGA y puntuaciones APRI más elevadas, “no se tradujo en un aumento de la tasa de resultados hepáticos”.

“Dada la larga historia natural de la enfermedad hepática asociada al VHC”, afirman, “se podría requerir un seguimiento incluso más largo para observar números suficientes de eventos hepáticos”. Pero también sugieren que aunque TARGA podría acelerar la progresión a fibrosis de moderada a grave, podría en cambio tener menos impacto sobre la progresión posterior a enfermedad hepática terminal.

En sus conclusiones, los investigadores escriben: “A pesar de la exposición prolongada a TARGA, las personas coinfectadas [con VIH-VHC] permanecen en un riesgo incrementado de progresión a enfermedad hepática terminal. Con el uso del índice APRI como [marcador] subrogado, hallamos que TARGA por sí misma, especialmente los regímenes basados en IP, se asocian con un aumento de la progresión a fibrosis. Nuestros hallazgos subrayan la necesidad de tratar la infección por VHC específicamente, dado que no podemos contar con la restauración inmunitaria de TARGA sola para que mejore los resultados en la coinfección con VHC”.

Fuente: HIVandhepatitis.com
Referencia: H Al-Mohri, T Murphy, Y Lu, and others. Evaluating Liver Fibrosis Progression and the Impact of Antiretroviral Therapy in HIV and Hepatitis C Coinfection Using a Noninvasive Marker. JAIDS 44(4): 463-469. April 1, 2007.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD