Los trastornos psicológicos podrían condicionar la respuesta al tratamiento para el VIH

Núria Rodríguez
Ver otras noticias

Mayor fracaso virológico entre personas con problemas de salud mental

Dentro del cuidado terapéutico de la persona que vive con VIH, una de las áreas a la que se ha prestado menos interés ha sido a la de la salud mental. Sin embargo, muchas personas que viven con VIH tienen necesidades de cuidado en salud psicológica y psiquiátrica heredadas del pasado, y otras las han desarrollado precisamente con el diagnóstico del VIH, el comienzo del tratamiento o el tratamiento de otras enfermedades concomitantes, como la hepatitis C.

Según el Dr. Brian Wells Pence, del Centro de Política de la Salud de la Universidad Duke, en Carolina del Norte, “la enfermedad mental junto con el abuso de sustancias afectan a la forma en la que los pacientes responden al tratamiento para el VIH. Por lo tanto, es importante tener en cuenta esta posible condición y tratar a los pacientes con enfermedad psiquiátrica concomitante”.

En un estudio publicado en el número del 1 de febrero de la revista JAIDS, el Dr. Pence y su equipo han examinado la relación entre los trastornos psiquiátricos y la respuesta virológica e inmunológica de 198 personas que empezaban tratamiento antirretroviral.

A la luz de los resultados obtenidos, las personas con mayores probabilidades de presentar desórdenes del estado de ánimo, de ansiedad o por abuso de sustancias, tuvieron también una probabilidad mayor de presentar fallo virológico al inicio de tratamiento con TARGA y en segundo lugar, tendieron a una respuesta de supresión virológica más lenta. Estas personas tardaron un tiempo un 41% mayor en alcanzar la supresión virológica y llegaron a desarrollar fallo virológico dos veces más rápidamente que otros pacientes. Esta tendencia mostró resultados equivalentes cuando se consideraron separadamente los desórdenes depresivos, el abuso o dependencia del alcohol y el abuso o dependencia de drogas.

“Aunque consideremos la hipótesis de que una reducción en la adhesión a la medicación podría explicar parte o la totalidad de estas observaciones, esta conjetura no pudo ser probada en el presente estudio”, añaden los investigadores.

A raíz de estas observaciones y resultados, el Dr. Pence sugirió la posibilidad de incluir un cribado para la depresión al inicio del tratamiento para el VIH y de añadir a la rutina de cuidados de las personas que viven con VIH controles psicológicos anuales: “Estamos proyectando un ensayo clínico controlado y de reparto aleatorio con la finalidad de investigar si la integración de una rutina de detección de desórdenes depresivos y el tratamiento de éstos podrían mejorar la adhesión a la medicación para el VIH y subsiguientemente los resultados del tratamiento anti-VIH”.
 
Fuente: Reuters Health / Aidsmeds / Elaboración propia.
Referencia: J Aquir Inmune Defic Syndr 2007; 44: 159-166.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD