La salud ósea en personas con VIH podría estar relacionada con el recuento de CD4 al inicio del tratamiento

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio estadounidense revela que un recuento más bajo de dichas células es un factor de riesgo independiente de pérdida de la densidad ósea

Según un estudio estadounidense, cuyos resultados fueron publicados en la edición del 14 de agosto de 2013 de Clinical Infectious Diseases, las personas con VIH con un recuento bajo de células T CD4 en el momento de empezar el tratamiento tienen de forma significativa más probabilidades de experimentar una pérdida de la densidad mineral ósea (DMO), sobre todo aquellos pacientes que tienen, además, una carga viral elevada.

La pérdida de la DMO ha sido identificada como una de las complicaciones metabólicas que con más frecuencia se observa en hombres y mujeres con VIH. Dicha pérdida puede ser de diferente grado, siendo la osteopenia el primer estadio y la osteoporosis una afección más grave; sus consecuencias pueden ser problemáticas, dado que incrementa de forma notable el riesgo de fracturas.

La pérdida de densidad mineral ósea en pacientes con VIH puede responder a la combinación de diversos factores, como la propia infección, los cambios inflamatorios o metabólicos, la reconstitución inmunitaria, el consumo de alcohol y tabaco, bajos niveles de vitamina D y la toxicidad asociada a la terapia antirretroviral, o una combinación de estos u otros posibles factores.

Aunque existan estudios contradictorios al respecto (véase La Noticia del Día 20/10/2010), se han documentado a menudo niveles bajos de DMO en personas con VIH, especialmente entre aquéllas que toman terapia antirretroviral, en las cuales se han apreciado reducciones de entre el 2 y el 6% de la densidad mineral ósea durante los dos primeros años de tratamiento –una tasa de disminución similar a la detectada durante los dos primeros años de la menopausia–. En los últimos tiempos, diversos estudios han mostrado una incidencia superior de fracturas derivadas de la fragilidad ósea en personas con VIH a la observada en la población general de la misma edad. Con todo, no se conocen en profundidad los mecanismos que subyacen en la relación advertida entre pérdida de la densidad mineral ósea y fractura en los pacientes con VIH.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford en California (EE UU) quiso analizar la pérdida de DMO en pacientes con VIH naive que habían participado en tres ensayos clínicos, evaluando la influencia que podría ejercer en este fenómeno el grado inmunodeficiencia anterior al tratamiento, la reconstitución inmunitaria tras el inicio de la terapia antirretroviral, la coinfección por el virus de la hepatitis C (VHC) y la exposición a fármacos antirretrovirales específicos asociados a toxicidad ósea, entre los que se incluyeron los inhibidores de la proteasa y el análogo de nucleótido tenofovir (Viread®; también en Truvada®; Atripla®; Eviplera®; y Stribild®), entre otros factores.

El análisis incluyó un total de 796 pacientes que empezaron tratamiento antirretroviral por primera vez entre 1998 y 2007. La mayoría de ellos (83%) fueron hombres, blancos, con una mediana de edad de 39 años. Antes de comenzar el tratamiento, la infección por VIH en estos pacientes se encontraba en un estadio relativamente avanzado, con un recuento mediano de CD4 de 208 células/mm3 y una carga viral mediana de 63.000 copias/mL. Cerca de dos terceras partes iniciaron una pauta de tratamiento basada en un inhibidor de la proteasa y una cuarta parte, un régimen que incluyó tenofovir.

A los participantes se les realizaron densitometrías óseas de todo el cuerpo por medio de escaneados DEXA (o DXA, absorciometría dual de rayos X, en sus siglas en inglés) con el fin de examinar la densidad mineral ósea antes de empezar el tratamiento y 96 semanas después de su inicio. Los investigadores evaluaron la correlación entre recuento de CD4 basal, cambios en los valores absolutos y relativos (porcentaje) de células CD4 tras 16 semanas de tratamiento y los cambios observados en la densidad mineral ósea durante las 96 semanas.

Los resultados muestran que la pérdida media de densidad mineral ósea fue de un 2% tras 96 semanas tomando tratamiento antirretroviral.

El recuento de CD4 antes del inicio del tratamiento se asoció de forma significativa con la pérdida de DMO en un análisis multivariable. Los pacientes con un recuento basal de CD4 inferior a 50 células/mm3 experimentaron una pérdida de DMO mayor (un 3% o más) a la observada en personas con un recuento igual o superior a 500 células/mm3.

Un aumento más elevado en los valores relativos de células CD4 (pero no en los valores absolutos) a la semana 16 se asoció de forma significativa con una disminución menor de la DMO; no obstante, dicha relación no se mantuvo tras ajustar los resultados por recuento basal de CD4.

Entre otros factores que fueron asociados de forma independiente con una mayor pérdida de DMO en un análisis multivariable, figuran edad avanzada, sexo femenino, índice de masa corporal bajo, carga viral del VIH elevada e incluir inhibidores de la proteasa o tenofovir en la pauta antirretroviral.

Los investigadores subrayan el efecto sinérgico del nivel de CD4 y la carga viral: cuanto más bajo es el recuento de CD4, mayor es el efecto negativo sobre la DMO en pacientes con cargas virales elevadas.

En sus conclusiones, los expertos señalan: “Un recuento bajo de CD4 antes de empezar el tratamiento, pero no un aumento mayor en el recuento de CD4, es un factor de riesgo sólido e independiente de pérdida de DMO tras iniciar la terapia”.

Pese a que no se conocen en profundidad los motivos que subyacen en la relación entre un recuento bajo de CD4 y la pérdida de DMO tras el comienzo del tratamiento, los autores sugieren que el sistema inmunitario podría desempeñar un papel fundamental en el mantenimiento del sistema óseo.

Todos estos datos, tomados en su conjunto, arrojan más evidencia científica sobre los beneficios del inicio temprano de la terapia antirretroviral y sobre la importancia de incluir las densitometrías óseas en la valoración inicial y en el seguimiento del paciente con VIH con el fin de evaluar su salud ósea.

Fuente: Hivandhepatitis.com / Elaboración propia.
Referencia: Grant PM, Kitch D, McComsey GA, et al. Low Baseline CD4+ Count is Associated with Greater Bone Mineral Density Loss after ART Initiation. Clinical Infectious Diseases. August 13, 2013.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD