Mayores tasas de hospitalización en controladores de élite que en personas en terapia antirretroviral

Jesús Damieta
Ver otras noticias

Según un estudio publicado en Journal of Infectious Diseases, los controladores de élite (aquellas personas infectadas por el VIH que son capaces de mantener niveles indetectables de carga viral sin necesidad de utilizar antirretrovirales) sufrirían ingresos hospitalarios con más frecuencia que el resto de personas con VIH. El estudio fue realizado a partir de 149 controladores de élite identificados entre 34.354 personas procedentes de la Red de Investigación para el VIH (HIVRN en sus siglas en inglés) de EE UU.

El fenómeno de los controladores de élite es conocido hace tiempo, aunque se desconoce la manera exacta en que se produce (véase La Noticia del día 05/03/2010), y ha generado un profundo interés por conocer y replicar los mecanismos por los que los sistemas inmunológicos de estas personas pueden frenar la replicación del VIH sin necesidad de utilizar antirretrovirales. Sin embargo, una de las principales dificultades para su investigación es la baja frecuencia con que ocurre: Según las estimaciones realizadas por el equipo de investigación a cargo del estudio, sólo un 0,43% de las personas con VIH en EE UU serían controladores de élite.

Los investigadores compararon las tasas de hospitalización de la muestra de controladores de élite con las de 4.709 personas con VIH que seguían tratamiento antirretroviral y presentaban cargas virales indetectables; con las de 7.998 personas con cargas virales entre 50 y 1.000 copias/mL, muchas de ellas bajo tratamiento antirretroviral; y con las de 10.605 personas con cargas virales por encima de 1.000 copias/mL, muchas de las cuales no estaban siguiendo tratamiento. Se consideraron estos grupos, respectivamente, como grupo control, grupo de baja viremia y grupo de alta viremia.

Las tasas de hospitalización entre el grupo de controladores de élite, el grupo control, el grupo de baja viremia y el grupo de alta viremia fueron, respectivamente, de 23,3; 10,5; 12,6 y 16,9 persona-años. Tras realizar el ajuste de posibles variables de confusión se concluyó que el riesgo de los controladores de élite de sufrir episodios de hospitalización por cualquier motivo era 1,77 veces mayor en comparación con el del grupo control. En el caso de hospitalización por causas cardiovasculares este riesgo fue 3,19 veces mayor, y en el caso de causas psiquiátricas el riesgo fue 3,98 veces mayor.

De forma común a todos los grupos la causa más común de hospitalización fueron las infecciones no definitorias de sida, con un total de 24,1%. Entre los controladores de élite, no obstante, esta causa sólo provocó 2,7% de las hospitalizaciones. Este resultado se vio compensado por el hecho de que el 31,7% de las causas de hospitalización en este grupo fue por problemas cardiovasculares, lo que contrasta con el 13,5% de hospitalizaciones por este motivo entre los otros grupos.

El estudio presenta algunas limitaciones que deben ser tenidas en cuenta de cara a la obtención de conclusiones validas. En primer lugar, el tabaquismo podría actuar como variable de confusión: para intentar medir su impacto, se realizó un estudio post-hoc en el que se halló una tasa de tabaquismo del 82% entre controladores de élite frente al 68% obtenido en una muestra de pacientes con terapia antirretroviral y carga viral indetectable. Los autores consideran que esta diferencia no es suficiente para explicar por si misma la disparidad en las tasas de ingresos hospitalarios, y que, de ser relevante, el número de ingresos por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debería haber sido significativamente superior en el grupo de los controladores.

Otra limitación del estudio es que no se tuvieron en cuenta los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, como son la obesidad, el colesterol o la hipertensión. Esto, unido al hecho de que los controladores de élite no necesitan realizar tantas visitas por causas médicas, puede haber provocado que la muestra de controladores de élite esté sobrerrepresentando a aquellos que presentan peores condiciones de salud.

En cualquier caso, este trabajo representa un primer esfuerzo de investigar la evolución clínica de un número elevado de controladores de élite, y sus conclusiones plantean dos cuestiones. La primera es relativa a la conveniencia de utilizar antirretrovirales u otra medicación específica en este colectivo para poder abordar sus problemas de salud específicos, opción no recomendada por los autores del estudio al menos hasta la realización de posteriores investigaciones. La segunda cuestión plantea la idoneidad de utilizar a los controladores de élite como modelo a seguir de cara a la obtención de una cura funcional para el VIH: Si los mecanismos que permiten mantener controlada la replicación viral producen necesariamente un empeoramiento general de la salud, será necesario valorar muy cuidadosamente el equilibrio entre el riesgo y el beneficio que se obtendría por esta vía.

Fuente: Aidsmeds / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Trevor A. Crowell, Kelly A. Gebo et al. Élite Controllers are Hospitalized More Often than Persons with Medically Controlled HIV. The Journal of Infectious Disease 2014 : jiu809v1-jiu809.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD