¿Tiene entecavir actividad frente al VIH?

Joan Tallada
Ver otras noticias

Conocidos expertos cuestionan la alerta de la FDA

Entecavir (ETV; Baraclude®) es un fármaco de la familia de los análogos de nucleósido aprobado para el tratamiento de la hepatitis B. Hasta ahora se consideraba el fármaco de preferencia para la terapia de la hepatitis B en personas que también tuvieran VIH y que no necesitaran o no desearan iniciar TARGA, ya que a diferencia de otros como lamivudina, emtricitabina o tenofovir, a las muy bajas dosis en que se emplea para el VHB, entecavir no tenía actividad antirretroviral.

Recientemente, la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA) ha emitido un aviso en el que da a conocer tres casos de uso de ETV en personas coinfectadas por VIH y VHB que no tomaban TARGA y en las que se ha apreciado reducción de la carga viral del VIH. Además, al menos en un caso se ha detectado la presencia de la mutación M184V, que confiere resistencia a lamivudina y emtricitabina.

Durante la pasada Conferencia de Retrovirus en Los Ángeles (EE UU), Chloe Thio, de la Universidad Johns Hopkins, presentó los tres casos en los que se sustenta la alerta de la FDA y la carta del tipo “Querido doctor” que Bristol-Myers Squibb envió a los especialistas estadounidenses.

Thio explicó que de las tres personas, 2 tuvieron una reducción de 1 log en la carga viral del VIH mientras sólo tomaban ETV y la tercera puede que incluso un descenso mayor. Al menos en un paciente que estaba en interrupción de tratamiento TARGA y tomaba ETV se detectó la presencia de la mutación M184V que según Thio no estaba presente con anterioridad. Respecto a las otras dos personas, no hay datos por ahora sobre la posible existencia de mutaciones de resistencia a los antirretrovirales.

El problema con estos datos surge cuando Thio explica que todos los análisis han sido llevados a cabo con una prueba de detección ultrasensible todavía poco conocida y cuyo uso no está extendido. Al parecer, dicha prueba ha sido desarrollada por Robert Siliciano también de la Johns Hopkins.

En la discusión posterior a la presentación de Thio, varios conocidos expertos pusieron en duda la fiabilidad de los datos presentados, sobre todo teniendo en cuenta que la prueba de detección es nueva y que todos los cientos, sino miles, de intentos de buscar actividad anti-VIH de ETV en el laboratorio habían dado resultado negativo hasta el momento.

En concreto, Richard Colonno, de BMS, agarró el micro para afirmar que en 10 años de investigación y tras miles de pruebas, nunca se había detectado actividad anti-VIH de ETV a las dosis que se recetan para tratar la hepatitis B, y que decenas de médicos están prescribiendo el fármaco en personas con VIH y VHB y ninguno de ellos ha reportado casos similares a los de la Johns Hopkins.

A preguntas de Vicente Soriano, del Carlos III, de Madrid, sobre resistencias en los otros dos casos, Thio respondió que una persona reinició tratamiento para el VIH, y no se conservan muestras de sangre anteriores, por lo que ahora no se puede hacer un análisis, pero que sí se están evaluando muestras del tercer individuo.

Quien, sin embargo, más cuestionó el método utilizado por Thio y sus colegas fue Raymond Schinazi, de la Universidad Emory en Atlanta (EE UU), un muy prestigioso farmacólogo clínico que ha estado estrechamente involucrado en el desarrollo de varios antirretrovirales. Schinazi insistió en que en su laboratorio ETV, en cantidades que llegan hasta los 100 micromolares, no había dado muestras de tener actividad frente al VIH, en pruebas repetidas una y otra vez, y se preguntó si los hallazgos obtenidos por sus colegas eran reproducibles con los ensayos estándares que emplea la mayoría de investigadores, y no sólo con el nuevo test que ha creado la propia Johns Hopkins. Thio respondió que están en el proceso de llevar a cabo este experimento y que darán a conocer qué resultados arroja.

El asunto no es baladí. ETV, como decimos, es el fármaco de preferencia para el tratamiento de la hepatitis B en personas con VIH que no toman TARGA o bien para personas que, por cualquier motivo, toman TARGA que no incluye algún antirretroviral que también tenga actividad frente al VHB. Si resultara ahora que ETV también tiene actividad frente al VIH, darlo en monoterapia supondría un riesgo claro de desarrollo de resistencias a los nucleósidos.

Schinazi, en conversaciones informales con este redactor, remachó que desde su punto de vista, los hallazgos de la Johns Hopkins eran muy cuestionables, cuando no un error, y que la evidencia en contra de la actividad de ETV frente al VIH era abrumadora.

¿Qué queda de todo esto? Está claro que hace falta más investigación para aclarar este asunto. Mientras tanto, conviene que las personas con VHB y VIH que no tomen TARGA (o tomen una terapia para el VIH sin fármacos activos frente al VHB) y quieran tratar su hepatitis B discutan con su médico la posibilidad o no de seguir un régimen con ETV.

Fuente: NATAP / Elaboración propia.
Referencia: Chloe Thio et al. The Anti-Hepatitis B Drug Entecavir Inhibits HIV-1 Replication and Selects HIV-1 Variants Resistant to Antiretroviral Drugs. Abstract 136LB.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD