Pronóstico de la no progresión del VIH a largo plazo

Pedro Pérez
Ver otras noticias

Un estudio asocia la lenta evolución de la infección con un bajo nivel inicial de ADN viral

Las personas con VIH que mantienen un recuento de CD4 por encima de 500 células/mm3 durante al menos 8 años después del diagnóstico tienen niveles muy bajos de ADN viral poco después de la infección por VIH. Además, en estas personas, dicho ADN aumenta muy despacio a lo largo del tiempo, según un estudio publicado en el número de 1 de enero de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Los no progresores a largo plazo (NPLP) son personas con VIH que, en ausencia de medicación, se mantienen asintomáticos con un nivel de linfocitos T CD4 igual o superior a 500 células/mm3 durante 8 años (el tiempo puede variar según la definición empleada). Se calcula que estos pacientes representan entre el 1 y el 5% de todas las personas con VIH.

En su mayoría, los estudios con NPLP se han centrado en cómo evolucionan estas personas una vez identificadas. Sin embargo, poco se sabe acerca del curso que sigue en ellas la infección durante los primeros años.

Investigadores franceses describieron la evolución de la infección por VIH en un grupo de 664 pacientes de la cohorte SEROCO/HEMOCO, de la Agencia Nacional de Investigaciones sobre el Sida (ANRS, en sus siglas en francés), con un recuento de linfocitos T CD4 superior a 500 células/mm3 en el momento del diagnóstico. Los autores hallaron que 60 de estos pacientes respondían a la definición de NPLP.

Los científicos investigaron qué factores estaban asociados con la no progresión y la historia natural de la infección en estas 60 personas, así como aquéllos relacionados con la pérdida del estado de no progresión.

Descubrieron que los NPLP eran más jóvenes que los pacientes cuya infección progresó en el momento del diagnóstico (25 frente a 28, p= 0,02). Los NPLP también presentaban una mediana de células CD4 más elevada en ese momento, tanto en cifras absolutas (840 frente a 668 células/mm3, p <0,0001) como en porcentaje (p= 0,0002).

La carga viral inicial era menor en los no progresores; asimismo, una mayor proporción de no progresores tenía una carga viral indetectable en el momento del diagnóstico (24% frente a 3%).

Además, los NPLP también presentaron cantidades más bajas de ADN viral en las células mononucleares de sangre periférica, y fueron más propensos a tener un ADN viral inicial por debajo del límite de detección (13% frente a 1%).

Por otra parte, los investigadores encontraron que el descenso medio de linfocitos T CD4 fue de entre 32 y 16 células/mm3 por año, frente a la pérdida de 60-100 células/mm3 anuales que suele verse en la población con VIH general.

La carga viral media de los NPLP en el momento del diagnóstico (dato disponible para 59 de los 60 pacientes) fue algo superior a 1.500 copias/mL, y aumentó una media de 0,040log10 copias por año, hasta llegar a un incremento total medio tras ocho años de 0,32log10 (lo que significa una carga viral media al final de ese periodo de unas 3.000 copias/mL).

La carga viral inicial fue indetectable en 16 NPLP, y continuó así durante una mediana de seis años (en 7 estuvo indetectable durante diez años).

Al inicio del estudio, el ADN viral medio fue de 2,19log copias/106 en los hombres y de 1,75log copias/106 en las mujeres (información disponible para 47 pacientes). En conjunto, aumentó una media de 0,069log copias/106 por año (0,55log copias/106 en ocho años).

La primera medición del ADN viral fue indetectable en 19 personas, diez de las cuales también presentaron una carga viral indetectable al comienzo del estudio. El ADN viral permaneció indetectable durante una mediana de 3,6 años en estos 19 pacientes.

La mediana de seguimiento para los 60 NPLP fue de 16 años. Durante este periodo, treinta y seis pacientes perdieron su estado de no progresión (33 debido a un descenso en su recuento de células CD4). Esto ocurrió una mediana de 11 años tras el diagnóstico de VIH (o tres años después de lograr el estado de no progresión).

El único factor inicial asociado con la pérdida del estado de no progresión fue el nivel de ADN viral. Los pacientes con ADN viral por encima del límite de detección en el momento del diagnóstico tuvieron una probabilidad casi tres veces mayor de experimentar una progresión de la infección que aquéllos con un ADN viral indetectable al comienzo del estudio (cociente de riesgo ajustado [CRA]: 2,8; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 1,2-6,8).

Además, los investigadores descubrieron que los pacientes que perdieron su estado de no progresión presentaron mayores incrementos anuales de ADN viral (más de 0,103log copias/106; CRA: 2,2; IC95%: 1,0-4,8).

Buena parte del interés de este estudio, según los autores, “radica en su habilidad para identificar factores de pronóstico temprano de ser un NPLP”. En concreto, “los pacientes con carga viral y ADN viral iniciales inferiores al umbral de detección presentan el 60% de probabilidades de ser NPLP”.

“Nuestra investigación indica que el estado de no progresión a largo plazo puede establecerse en una fase temprana de la infección. Un bajo nivel de VIH en las células mononucleares de sangre periférica en el momento de la inscripción [en el estudio] constituyó un buen factor de predicción de la duración de la no progresión a largo plazo”, concluyeron los autores.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia.
Referencia: Madec Y, et al. Early control of HIV-1 infection in long-term nonprogressors followed since diagnosis in the ANRS SEROCO/HEMOCO cohort. J Acquir Immune Defic Syndr. 2009; 50: 19-26.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD