Cobertura de la XVI Conferencia Internacional del SIDA, 13-8 de agosto, Toronto, Canadá: lunes 14 de agosto

Joan Tallada - Juanse Hernández
Ver otras noticias

Arranca la XVI Conferencia Internacional del SIDA con récord de participación

Desde ayer domingo 13 de agosto hasta el próximo viernes día 18 más de 24.000 personas procedentes de más de 170 países se reúnen en Toronto, Canadá, en la XVI Conferencia Internacional del SIDA (CIS), la cita bianual sobre la infección por VIH/SIDA organizada por la Sociedad Internacional del SIDA (IAS) junto con GNP+, ICW, ICASO, ONUSIDA y la Sociedad Canadiense de SIDA.

Durante toda una semana y bajo el lema Es tiempo de cumplir, líderes comunitarios, activistas, políticos, médicos y demás agentes implicados debatirán sobre los aspectos más novedosos en la investigación del VIH/SIDA, programas y políticas y lecciones aprendidas que nos permitan mejorar la respuesta a la epidemia. En definitiva, hacer frente de una vez por todas a las desigualdades mundiales respecto a la prevención, atención y tratamientos del VIH/SIDA.

En palabras de Helena Gayle, co-presidenta de la Conferencia y presidenta de la IAS, “dentro de veinticinco años, miraremos retrospectivamente a CIS 2006 como un nuevo punto de partida en la epidemia; un momento en la historia donde tuvimos la oportunidad de ponerle freno a la marea del VIH y optamos por actuar con decisión”.

En este nuevo impulso renovado, “la responsabilidad para erradicar el SIDA pertenece a cada uno de nosotros, de manera individual y colectiva”, ha declarado el Dr. Mark Wainberg, co-presidente de la Conferencia y presidente del Consejo de Administración del Organizador Local de Toronto.

Una vez más, los trabajos y sesiones girarán en torno a cinco grandes áreas científicas: biología y patogenia del VIH (A); investigación clínica, tratamiento y asistencia (B); epidemiología, prevención e investigación sobre la prevención (C); ciencias sociales, económicas y del comportamiento (D); y políticas (E).

Además, un programa comunitario, otro de liderazgo y uno de reciente creación dedicado a la juventud completan cada uno con sus respectivos actos y eventos la amplia oferta a la que los asistentes a esta conferencia tienen acceso.

No obstante, todas aquellas personas que quieran seguir los actos de la conferencia podrán hacerlo cómodamente desde sus casas a través de internet en la web Kaisernetwork.org (www.kaisernetwork.org/aids2006). En esta web se puede acceder a las retransmisiones oficiales de CIS 2006 en directo o grabadas; transcripciones y presentaciones de diapositivas; archivos de audio en inglés, francés y español; y resúmenes diarios de los aspectos más destacados.

En la página oficial de la XVI CIS, www.aids2006.org, se pueden consultar el programa detallado de actos y los resúmenes (abstracts) de todas las presentaciones.

Fuente: Elaboración propia

Juanse Hernández

La ciencia de las vacunas vuelve a las preguntas básicas

La investigación y desarrollo de vacunas para el SIDA tiene cada vez más un lugar destacado en el programa de las Conferencias internacionales del SIDA, lo que cual es un paso adelante espectacular. Hace diez años, en 1996, se creaba la Iniciativa Internacional por una Vacuna contra el SIDA (IAVI, en sus siglas en inglés), y entonces era el único, y modesto, organismo dedicado exclusivamente a descubrir y poner al alcance de todos una vacuna preventiva eficaz, segura y asequible para los países en desarrollo.

Hoy día las iniciativas se han multiplicado, hay equipos de investigación repartidos por doquier, los donantes tienen un interés cada vez mayor, y la sociedad y las comunidades apoyan y se preguntan, saludablemente, cuándo llegará el ansiado producto.

Paradójicamente, gracias el nuevo conocimiento adquirido tras la intensificación de los esfuerzo, somos conscientes hoy día más que tiempo atrás, que tardaremos en disponer de la vacuna. Como dijo Seth Berkley, presidente de IAVI, en el satélite organizado por una miríada de grupos internacionales el sábado, aquí en Toronto, “esta carrera no es un sprint, sino una maratón”. Berkley nos recordaba que hay ya 39 ensayos clínicos en humanos que prueban si una candidata tendrá alguna eficacia, aunque sea parcial, para frenar la transmisión o al menos la progresión de la infección, pero que las perspectivas son modestas.

La primera meta de esta maratón no es la inmunidad esterilizadora, como la que proporciona la vacuna de la gripe, la viruela o la polio, sino una eficacia de al menos el 30%. Parece poco, pero cálculos matemáticos muy serios a los que aludía Stanley Plotkin, una verdadera luminaria en vacunología (ha sido parte del descubrimiento de las vacunas para la polio y la primera para la rubéola), en un taller de la Coalición de Activistas por la Vacuna del SIDA (AVAC, en sus siglas en inglés) de ayer sábado, demuestran que incluso una protección de un tercio (quiere decir que de 100 personas vacunas, unas 30 quedarían inmunizadas, pero el resto no) tendrían un impacto enorme en términos de control de la expansión de la enfermedad, previniendo 4 millones de infecciones anuales, que no es poco.

Encontrar la vacuna es fundamental para crear, ampliar y sostener esfuerzos de asistencia y tratamiento para las personas que ya viven con VIH, como dijo Bill Gates durante el acto inaugural de la Conferencia Internacional. Si conseguimos parar la espiral de nuevas infecciones, será más realista abordar la provisión de servicios de salud a quienes ahora y en el futuro los necesitarán.

Pero no será tan sencillo. De todos los prototipos, quizá el que esté más avanzado y parezca ofrecer algo sea el Ad5 de Merck, cuyo perfil fue repasado en el mismo taller de AVAC por Huntly Collins, una veterana periodista y defensora de las vacunas. Se trata de una candidata a vacuna basada en el vector (vehículo de transporte) adenovirus 5, de la familia de los patógenos que causan afecciones respiratorias, entre ellas el resfriado común. Pero con el Ad5 hay dos limitaciones: una que muchas personas, sobre todo en países industrializados, hemos desarrollado inmunidad natural al adenovirus 5, por lo que una vez inoculada la vacuna, nuestro organismo la eliminaría con facilidad, sin dar tiempo a que se manifieste la reacción inmunitaria contra el VIH; y la otra es que parece claro que no evita la cronificación tras la transmisión, sino que como mucho sirve para que la infección no progrese pese a no tomar tratamiento. Cuánto tiempo podría estar así, no sabemos, pero podría tener utilidad aunque fuese temporal.

El resto de candidatas, a excepción de la combinada ALVAC/AIDSVAX que se está llevando a cabo en Tailandia y en la que nadie, a excepción de sus patrocinadores, cree, están todavía en fases muy prematuras. Otras muchas han quedado por el camino, incluidas líneas completas de investigación, lo que en ocasiones resulta difícil de digerir.

Pero Seth Berkley recuerda que un buen científico es aquel que sabe cuándo debe dejar de intentar probar algo, porque se da cuenta que no va a funcionar. “Es preferible ahorrar recursos, tiempo y energía en algo que no tiene viabilidad que en empecinarse en su consecución”, afirmó ante un grupo de países donantes de IAVI, entre los que se echa de menos a España (excepto el País Vasco, que no pudo asistir pero financia un centro en Chennai, la India). Berkley advierte que va a haber más caídas de líneas de investigación, como la que estaba basada en el vector de la Vacuna Ankara Modificada, y que de eso precisamente se trata: de eliminar la broza para seguir refinando la búsqueda.

Conscientes de la magnitud del desafío, los donantes, como la Fundación Bill y Melinda Gates y el Gobierno de EE UU, han decidido incrementar los recursos dedicados a explorar más en detalle cómo funciona el VIH y cómo construir un producto que frene su transmisión. Hay nuevas ayudas a proyectos de investigación sobre inmunidad celular y humoral, sobre tipos de vectores, y sobre modelización computerizada (véase La Noticia del Día 10/08/06). Los científicos se están dando cuenta de que hay preguntas básicas todavía sin resolver, y que no podremos avanzar si no las abordamos.

Eso no significa renunciar a los ensayos clínicos actuales. Como muy bien me argumentaba Katherine Kripice, de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU, durante el simposio de IAVI, estas pruebas son imprescindibles para obtener conocimiento crucial sobre la factibilidad e impacto de ensayos clínicos a gran escala de tecnología preventiva del VIH en países en desarrollo.

Lástima que Europa en su conjunto (no así países concretos) no esté por labor de apoyar esos ensayos. El empecinamiento en financiar sólo a los equipos de investigación de la propia UE, que no disponen ni dispondrán en un futuro inmediato de una candidata, hacer que el dinero asignado vaya a ser dedicado sólo a desarrollo de capacidades. Como me confirmó Odile LeRoy, director ejecutiva del Partenariado de Ensayos Clínicos entre Países en Desarrollo y Europeos (EDCTP, en sus siglas en inglés) de la Comisión Europea, la primera convocatoria en vacunas del SIDA de este organismo, cuando se haga pública, se centrará en lo que en inglés conocemos como “capacity building”. Esto incluye el millón de euros que ha aportado España a la cuenta del EDCTP, y que por ahora descansa en el banco. También fue decepcionante saber que los EDCTP no exigirán, sólo “alentarán”, la implicación de las comunidades locales en los proyectos de investigación que subvencionen, lo que supone un sinsentido y una política más retrógrada que la de EE UU.

Mientras que nadie duda de que sea necesario desarrollar más capacidades de investigación y desarrollo en vacunas del SIDA en los países donde deben hacerse los ensayos, ni que España también financie a través del Fondo de Investigación Sanitaria a sus propios equipos locales, cualesquiera que sea el estado de sus avances en experimentación, es esencial aportar recursos también a los actuales esfuerzos de ensayos clínicos en el Sur, como los que lleva a cabo IAVI. Esperamos que suceda pronto.

Sitios web de referencia: www.iavi.org / www.avac.org / www.edctp.orgwww.aidsvaccineclearinghouse.org / www.niaid.nih.gov/hivvaccines
Fuente: Elaboración porpia

Joan Tallada

La Fundación Bill y Melinda Gates apuesta por las nuevas tecnologías de la prevención

El presidente del gigante informático Microsoft afirmó ante la audiencia que llenaba las gradas del estadio Rogers Centre de Toronto que el descubrimiento de un microbicida eficaz o de un fármaco de uso oral capaz de prevenir el VIH (estrategia conocida con el nombre de profilaxis pre-exposición o PREP en sus siglas en inglés) podría ser “el nuevo gran avance en la lucha contra el SIDA”.

Melinda Gates insistió también en la necesidad de incrementar el acceso a la prevención eficaz del VIH y afirmó: “Hoy, menos de una de cada cinco personas que están en mayor riesgo de adquirir el VIH tiene acceso a enfoques de eficacia probada como por ejemplo condones, agujas de inyección limpias, educación y pruebas de análisis. Ésta es una de las razones más importantes por la que tenemos más de cuatro millones de nuevas infecciones cada año”.

El matrimonio Gates ha decidido apostar por las nuevas tecnologías de la prevención del VIH, y considera que el descubrimiento de un microbicida eficaz o un fármaco de uso oral para la prevención debería ser una “prioridad urgente” que “marcaría un punto de inflexión en la epidemia”. Una reciente muestra de este apoyo filantrópico a las nuevas herramientas de la prevención fue el anuncio el mes pasado de la concesión de 287 millones de dólares para avanzar en el desarrollo de las vacunas del VIH (véase La Noticia del Día 10/08/06).

En su discurso, Melinda Gates subrayó la necesidad de intensificar la presión política de forma más enérgica y un liderazgo mucho mayor para acabar con el estigma que se asocia con el VIH/SIDA y que hace que la enfermedad sea “mucho más difícil de combatir”. Una vez más en su discurso resonaba de fondo el lema de la conferencia Es tiempo de cumplir al afirmar que todos desempeñamos un papel a la hora de avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías de la prevención: gobiernos, laboratorios farmacéuticos, activistas del SIDA, investigadores y médicos, y las grandes agencias como OMS y ONUSIDA.

Fuente: Elaboración propia / Comunicado de prensa de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Juanse Hernández

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD