HIV Glasgow 2022: Se identifican varios factores que aumentarían el riesgo de fracaso al tratamiento inyectable

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Se trata de un fenómeno poco frecuente, pero identificar a aquellas personas con mayor probabilidad de padecerlo favorecería una adecuada selección del tratamiento antirretroviral y minimizaría el riesgo de desarrollo de resistencias

Un estudio presentado en el Congreso Internacional sobre Terapia Farmacológica del VIH, celebrado recientemente en Glasgow (Escocia, Reino Unido), ha identificado varios factores que predecirían el fracaso virológico al tratamiento antirretroviral inyectable mensual o bimestral formado por cabotegravir (Vocabria®) y rilpivirina (Rekambys®).

Aunque el fracaso virológico fue un fenómeno poco frecuente en los ensayos clínicos que llevaron a la aprobación de la formulación inyectable de cabotegravir/rilpivirina (véanse La Noticia del Día 13/03/2019 y La Noticia del Día 11/03/2020), el hecho de identificar a aquellos perfiles de personas más susceptibles a padecerlo puede ser interesante de cara a personalizar adecuadamente la pauta antirretroviral y minimizar el riesgo de desarrollo de resistencias. Además, el hecho de que la administración de cabotegravir/rilpivirina sea mensual o bimestral –lo que significa que los fármacos permanecen en la sangre de forma prolongada a pesar de interrumpir el tratamiento– favorecería el desarrollo de resistencias en caso de fracaso virológico.

Con el objetivo de identificar a aquellos perfiles de personas más susceptibles a experimentar fracaso virológico al tratamiento con cabotegravir/rilpivirina, un equipo de investigadores llevó a cabo un análisis conjunto de los ensayos clínicos realizados para lograr la aprobación de la combinación de antirretrovirales.

Así, el presente análisis contó con datos de los estudios ATLAS (hasta la semana 96), FLAIR (hasta la semana 124) y ATLAS-2M (hasta la semana 152). Dos grupos de factores fueron analizados: variables medidas antes y después de iniciar el tratamiento (en 1.224 participantes) y variables medidas únicamente antes de iniciar el tratamiento (en 1.363 participantes).

Durante los tres estudios analizados, las tasas de fracaso virológico fueron del 1,4% o de 0,54 casos por cada 100 persona-años de seguimiento, sin diferencias significativas entre las pautas de administración mensual o bimestral.

Varios factores fueron identificados como relacionados significativamente con un mayor riesgo de fracaso virológico: la presencia de mutaciones de resistencia a rilpivirina; tener VIH-1 de subtipos A6 o A1; tener bajas concentraciones mínimas de cabotegravir a la semana 4 de iniciar el tratamiento y tener bajas concentraciones de los dos antirretrovirales a la semana 44 tras iniciar el tratamiento.

Las personas con mutaciones de resistencia a rilpivirina presentaron un riesgo de fracaso virológico 25 veces superior al observado en aquellas sin dichas mutaciones. Las personas con subtipo A6 del VIH-1 –el más común en Rusia y la Europa del este- o A1 –originario del África oriental–- presentaron un riesgo de fracaso virológico 15 veces superior al observado en personas con otros subtipos. Las bajas concentraciones de antirretrovirales presentaron un impacto mucho menor –aunque significativo– sobre el riesgo de experimentar fracaso virológico.

Tener un índice de masa corporal (IMC) alto se identificó como un factor de riesgo significativo de experimentar fracaso virológico al analizar solo aquellos factores medidos antes de iniciar el tratamiento. En dicho análisis también se halló una vinculación significativa con el fracaso virológico de las mutaciones de resistencia y los subtipos del VIH-1 identificados en el análisis previo.

Al analizar combinaciones de factores –o ausencia de ellos– se observó que el porcentaje de personas con fracaso virológico en ausencia de alguno de los factores antes identificados era del 0,4%, el porcentaje de fracaso virológico en personas con un único factor era del 2% y el porcentaje de fracaso virológico observado en aquellas con dos o más factores era del 19%.

Los factores identificados en el presente estudio pueden ser de gran ayuda de cara a identificar aquellos perfiles de personas con el VIH que más se pueden beneficiar del tratamiento inyectable con cabotegravir/rilpivirina, así como también para detectar a aquellas en las que dicho tratamiento no sería –a priori– una buena alternativa.

Fuente:Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia:Orkin C et al. Expanded multivariable models to assist patient selection for long-acting cabotegravir+rilpivirine treatment: clinical utility of a combination of patient, drug concentration, and viral factors associated with virological failure over 152 weeks. International Congress on Drug Therapy in HIV Infection (HIV Glasgow), abstract O44, 2022.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD