Etravirina es bien tolerada por personas con VIH y hepatitis C y/o B

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Etravirina (ETR) es un antirretroviral de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN). El fármaco ya está disponible en EE UU desde el pasado mes de enero con el nombre comercial Intelence™. Su aprobación en Europa es inminente.

Actualmente, se encuentran en proceso dos estudios aleatorizados, a doble ciego, controlados con placebo y de diseño idéntico (sólo varía la localización geográfica en la que se desarrollan) llamados DUET-1 y DUET-2, de fase III, con una duración prevista de 96 semanas y cuyos resultados a 48 semanas fueron presentados en la edición de este año de la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas [CROI] (véase La Noticia del Día 04/02/08).

Un análisis preliminar ha evaluado la seguridad y tolerancia de ETR en personas coinfectadas por VIH y el virus de la hepatitis B (VHB) y/o C (VHC) a las 24 semanas de tratamiento.

Los criterios de inclusión del estudio fueron: infección por VIH tipo 1 (VIH-1), carga viral superior a 5.000 copias/mL, terapia antirretroviral estable durante un mínimo de 8 semanas, y VIH resistente como mínimo a un ITINN y con al menos 3 mutaciones primarias asociadas a inhibidores de la proteasa (IP).

Para participar en este estudio, las coinfecciones por VHB y VHC no fueron motivo de exclusión siempre que las transaminasas alanina aminotransferasa (ALT) y/o aspartato aminotransferasa (AST) no fueran mayores a cinco veces los valores máximos normales, la enfermedad fuera clínicamente estable y no se recibiera tratamiento para la hepatitis durante el estudio.

El tratamiento ofrecido en el estudio consistió en:

  • 200mg de ETR o placebo dos veces al día.
  • Darunavir/r 600/100mg (Prezista®/Norvir®) dos veces al día.
  • Una combinación optimizada de análogos de nucleósido según historia de tratamientos y resultado de pruebas de resistencias.
  • Y la opción de tomar enfuvirtida (Fuzeon®) si fuera necesario.

Un total de 140 pacientes de los 1.130 incluidos en el estudio (12,4%) estaban coinfectados por VHB y/o VHC. La distribución de estos 140 participantes por sexos fue la siguiente: en el grupo con placebo el 87% eran hombres, mientras que en el de ETR lo era un 93%. En cuanto a la etnia, eran caucasianos el 80% y el 69%, respectivamente. La mediana de edad fue similar entre los grupos: 43 años (rango 31-60) en el grupo con placebo y 44 (rango 20-61) en el de ETR.

El 38% en el grupo con placebo y el 35% en el de ETR tenían cargas virales de VIH altas (por encima de 100.000 copias/mL). En general, la mediana de carga viral fue de 4,9 y 4,8 log10 copias/mL, respectivamente. La mediana de CD4 al inicio fue de 101,5 células/mm3 (rango 1-801) entre los que fueron asignados al grupo con placebo y de 92,5 células/mm3 (rango 1-666) entre los del grupo con ETR.

La incidencia general de efectos adversos fue similar entre los coinfectados y los no coinfectados. El porcentaje de personas que experimentaron erupciones cutáneas fue del 17% entre los que tomaban ETR independientemente de si estaban coinfectados o no. Tampoco se observaron diferencias entre los grupos con placebo, con una incidencia de erupción cutánea del 9%.

La mayoría de efectos adversos fueron leves o moderados. La incidencia de efectos secundarios hepáticos de grado 3 ó 4, hepáticos graves y hepáticos que implicaron la interrupción del tratamiento fue equiparable entre los coinfectados de los dos grupos. El porcentaje de abandonos por estos efectos adversos hepáticos fue del 1% entre los que tomaban ETR, independientemente de si eran coinfectados o no.

Las elevaciones de las transaminasas de grado 3 ó 4 fueron más frecuentes entre los pacientes coinfectados, tanto entre los que recibieron ETR como entre los que tomaron placebo. Así pues, de forma coherente con la coinfección hepática crónica que presentaban, los pacientes coinfectados mostraron una mayor incidencia de elevación de las transaminasas y de efectos secundarios hepáticos.

Por otra parte, la incidencia de efectos adversos hepáticos fue similar entre el grupo con placebo y el grupo con ETR, por lo que el fármaco no parece incrementar la toxicidad hepática en los pacientes coinfectados.

Fuente: NATAP.
Referencia: Campbell T, Mills A, Morlat P, Schechter M, et al. TMC125 safety and tolerability in treatment-experienced hepatitis B or C coinfected patients in DUET-1 and DUET-2. HEP DART: Frontiers in Drug Development for Antiretroviral Therapies, Hawaii, USA, December 9-13, 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD