La PrEP oral, cuando se administra durante el embarazo, no aumenta los riesgos para madre e hijo

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Un estudio, llevado a cabo en Sudáfrica, evidencia que las mujeres de dicha área geográfica perciben un alto riesgo de infectarse durante el embarazo

Un estudio sudafricano publicado en AIDS ha concluido que la profilaxis preexposición oral (PrEP, en sus siglas en inglés) frene al VIH formada por tenofovir disoproxilo fumarato (TDF) / emtricitabina (especialidad farmacéutica genérica [EFG], Truvada®) sería segura durante el embarazo tanto para la madre como para el feto. Dicha estrategia no incrementaría los riesgos de problemas médicos durante el embarazo y el parto; sin aumentar la probabilidad de problemas tales como el bajo peso al nacer, la muerte súbita del neonato o el aborto.

Los resultados irían en la línea de una revisión sistemática de estudios publicada hace unos años (véase La Noticia del Día 21/02/2020), en la que se concluyó que esta estrategia preventiva podía ser considerada segura, ya que no se encontraron diferencias en los resultados maternos e infantiles en las mujeres embarazadas expuestas a la PrEP en comparación con las mujeres embarazadas que no utilizaron dicha herramienta preventiva.

Las mujeres embarazadas o aquellas que se encuentran en fase de lactancia presentan un mayor riesgo de adquisición del VIH, probablemente por cambios biológicos asociados al embarazo. En el entorno europeo dichos riesgos, de todos modos, son muy bajos, pero en el África subsahariana pueden llegar a ser muy elevados especialmente en el sudeste de África o en Sudáfrica.

La adquisición del VIH durante el embarazo incrementa notablemente el riesgo de transmisión vertical (de madre a hijo) del virus. Así, en un estudio realizado en Sudáfrica en 2012 se observó que el riesgo de transmisión vertical pasaba del 2,2% al 10,7% al comparar los resultados de mujeres que ya llegaron al embarazo con el VIH con los de aquellas que se infectaron durante el embarazo.

En dicho contexto, el uso de PrEP durante el embarazo supone una estrategia preventiva a tener en cuenta en términos de salud pública en áreas de alta incidencia de la infección por el VIH. Ello llevó a que las autoridades sanitarias de Sudáfrica recomendaran desde el pasado año 2012 la PrEP a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Para arrojar más luz sobre este asunto, investigadores de diversas universidades sudafricanas y estadounidenses formaron una cohorte de mujeres adolescentes y adultas en su primera visita de embarazo en centros médicos del área de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Tras su inclusión en el presente estudio, las participantes fueron seguidas hasta un año después de dar a luz.

En el estudio se registró el uso de PrEP -según lo reportado por las participantes- y se midieron los niveles de TDF en muestras de sangre seca para evaluar la adherencia a la PrEP.

Los objetivos principales fueron medir las tasas de abortos, partos prematuros (antes de las 37 semanas), bajo peso al nacer (inferior a 2.500g), tamaño pequeño del feto por edad gestacional (inferior al décimo percentil) y muerte neonatal.

Un total de 1.195 mujeres fueron incluidas entre agosto de 2019 y octubre de 2021, de las cuales de 1.145 se contaba con datos de embarazo y nacimiento de sus hijos. El 72% de las participantes reportaron utilizar PrEP durante el embarazo, el 12% manifestaron contar con la prescripción, pero no reportaron utilizar dicha estrategia y el 18% ni recibió prescripción de la PrEP ni manifestó utilizarla.

La mediana de la edad de las participantes era de 26 años, el 29% tenía parejas con el VIH o estado serológico desconocido y el 46% percibía encontrarse en riesgo de adquirir el VIH. El 97% de las participantes refirió actividad sexual con una o más parejas en los tres meses previos.

Los investigadores no hallaron diferencias significativas en ninguno de los parámetros medidos -tasas de abortos, partos prematuros, bajo peso al nacer, muerte neonatal o pequeño tamaño del feto- entre las mujeres que tomaban PrEP y las que no lo hacían. Así, los abortos se dieron en el 4% de las mujeres en PrEP y en el 5,6% de aquellas que no seguían dicha estrategia y los partos prematuros tuvieron lugar en el 8,2% de las usuarias de PrEP y en el 6,2% de aquellas que no la tomaban (en ambos casos p >0,05). La misma tendencia se observó en lo relativo a bajo tamaño por edad gestacional (9% y 7% de las usuarias con o sin PrEP, respectivamente; p >0,05) y al bajo peso al nacer (10,6% y 8,9% de las usuarias con o sin PrEP, respectivamente; p >0,05).

Respecto a la adherencia a la PrEP, en el 39% de las participantes se detectaron niveles de TDF, un porcentaje muy inferior al de aquellas que referían tomarla (72%).

Los resultados del presente estudio, a pesar de sus limitaciones, evidencian que la PrEP basada en TDF/emtricitabina es segura durante el embarazo. En todo caso, las bajas tasas de adherencia observadas muestran la necesidad de programas de consejo asistido bien diseñados con el objeto de eliminar aquellas barreras que dificultan la adherencia a dicha estrategia preventiva en mujeres embarazadas y/o en fase de lactancia materna.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencia: Davey DLJ et al. Pregnancy outcomes following self-reported and objective-measured exposure to oral pre-exposure prophylaxis in South Africa: an observational cohort study. AIDS, published online 18 September 2023.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD